Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paso adelante de Simeone

Desde Leganés (0-0), el técnico del Atlético no alinea de inicio a cuatro mediocentros

Gaitán, Carrasco, Griezmann, felicitado por Filipe, y Gameiro
Gaitán, Carrasco, Griezmann, felicitado por Filipe, y Gameiro Getty Images

Los empates ante el Alavés (1-1) y el Leganés (0-0) en las dos primeras jornadas obligaron a Diego Pablo Simeone a darle una vuelta al equipo. La fórmula de los cuatro mediocentros (Saúl, Gabi, Tiago o Augusto y Koke) con la que terminó el curso pasado e inició este resultó raquítica ante dos recién ascendidos. “Tengo que pensar”, anunció Simeone al término del partido en Butarque. La reflexión condujo al entrenador argentino a jugar con un once más ofensivo en Vigo (0-4), en Eindhoven (0-1), frente al Sporting (5-0), en el Calderón, e incluso en el Camp Nou (1-1), aunque en este último partido solo tuvo 20 minutos de ataque real. Hoy, en el Calderón y contra el Deportivo (16.15, Bein LaLiga) se espera otra alineación similar en el perfil de los elegidos a la de hace una semana en la que Carrasco y Gaitán coincidieron de inicio, aunque la pareja Saúl-Koke en el eje del centro del campo no se repetirá porque el primero ha sido reservado por Simeone para recibir al Bayern de Múnich el próximo miércoles.

Desde aquel traspiés de Leganés, se han dado una sucesión de hechos que esbozan ese intento de Simeone de dar un paso adelante ante las dificultades que le plantean los rivales cuando le conceden la pelota y le esperan en su campo. Desde Butarque, el técnico no ha vuelto a alinear a los cuatro mediocentros de inicio.

 

Explosión goleadora

Coincidente con ese cambio, el equipo ha experimentado una explosión goleadora encabezada por los cuatro delanteros del equipo. Griezmann (4 tantos), Gameiro (2), Correa (2) y Torres (2) han roto la tendencia de un conjunto que se alimenta mucho de la llegada de sus centrocampistas, un filón que en lo que va de temporada solo han explotado Koke (Vigo) y Saúl (Eindhoven). Hacía tiempo que la línea delantera al completo no estaba tan fina ante el gol.

 “El Deportivo es un equipo duro y, salvo contra el Sporting, contra los equipos que se nos encierran nos ha costado”, reconoció ayer Simeone. Artillería y más jugadores de desequilibrio en casa fue el mensaje que pareció querer mandar Simeone con su once inicial de hace una semana. El partido de hoy es una prueba para saber si Simeone mantiene ese paso adelante que se le reclama ante rivales inferiores y también en circunstancias como las que se dieron en el Camp Nou, cuando el Barcelona se quedó sin Messi y sin Busquets. “No sé si el resultado del Camp Nou fue un gran resultado, pero sí un buen resultado. Es normal que la gente pretenda que ganemos, pero la realidad no va con la fantasía. Se puede ganar o perder, son opciones de jugar y todos tenemos razón”, zanjó Simeone.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información