Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y Luis Suárez se echó a descansar

El uruguayo marcó un gol, dio otros dos y aceptó el cambio el día que encontró todos los espacios

Suárez celebra su gol al Leganés. Ampliar foto
Suárez celebra su gol al Leganés. REUTERS

Renunció a la posesión Luis Enrique, armó una línea del centro del campo plano y dijo jugar a los espacios. Los forzó todos Luis Suárez, que abrió el partido con una carrera muy suya, zafándose de un defensa, llegando al área y regalando el gol a Messi, una acción muy propia del delantero que fue en el Liverpool. Luego, marcó el segundo, regaló el tercero y tras dar la asistencia del protestado penalti a Neymar, Luis Enrique le mandó al banquillo. “Lo entiendo”, dijo el uruguayo. “El descanso es importante. Y también lo entenderán los compañeros cuando les toque. Somos seres humanos y el cuerpo necesita descanso”.

Luis Enrique fue quien decidió darle descanso en el minuto 55, quien decidió renunciar al balón, quien prefirió escoger la búsqueda de espacios y el jugársela mano a mano en ataque a tener el control del balón. “Es un triunfo importante ante un rival que preveíamos que iba a ser difícil al negociar la salida del balón. Hemos aprovechado espacios, generado situaciones de uno contra uno y hemos marcado tres goles en el primer tiempo, que pudieron ser más”, expuso el técnico tras el partido, conforme por una victoria en Butarque que no consideró menos; “por una parte nos incomodaba la presión, por otra nos permitió tener espacios y supimos aprovecharlos”. Recordó el técnico eso de que estos encuentros suelen ser llamados trampa, de esos que si te despistas, lo pagas. “Si el equipo sale dormido o pensando que se resolvería solo, nos hubiera costado más. Lo hemos afrontado con garantías y lo hemos solucionado”, explicó. Aunque fue Luis Suárez quien encarriló el partido.

“Lo entiendo”, dijo el uruguayo. “El descanso es importante. Y también lo entenderán los compañeros cuando les toque”

Un partido que descolocó a Garitano, técnico del Leganés. “Me ha sorprendido que no jugara Sergi Roberto. Creía que descansarían Rakitic y Neymar”, aseguró el técnico del Leganés, al que durante la semana debió darle un pálpito. A Luis Enrique, a quien le gusta sorprender, le gustaría oírlo. “Ya esperábamos que nos vinieran a buscar”, aseguró el asturiano al visualizar el partido. Luis Enrique, que a principio de temporada habló de que había puesto a trabajar a sus analistas para conocer a los equipos a los que no conocía, forzó las acciones de uno contra uno. “No quería que se pensaran que nos íbamos a echar atrás”, dio como explicación Garitano, que al final, pese a la derrota, se mostró orgulloso de que su equipo hubiera peleado.

Una de las soluciones de Luis Enrique vino de la versatilidad de Rafinha, que tras marcar un golazo y colaborar en la victoria se confesó muy contento de su partido: “Del gol y del partido. Y de la victoria, claro”. Razonó que con tres puntas con los que tiene el Barça, “el gol siempre llega” y dijo que “estoy preparado para jugar en cualquier posición porque físicamente estoy bien”. Luego, bromeó sobre una discusión que tuvo con Neymar cuando le intentó separar del árbitro: “Ya no somos más amigos, lo odio. Fue una pelea de hermanos. No, en serio, son cosas del partido”.