Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Como no soy español natural me criticarán por la falta de gol”

Diego Costa se reivindica con su mejor partido con España pese a no acertar de cara al gol. El técnico insiste en que hay que disfrutar

Diego Costa se saluda con Courtois.
Diego Costa se saluda con Courtois. REUTERS

El primer control y el giro que hizo Diego Costa nada más salir anunciaron a ese jugador vertical y dañino del Chelsea y de sus mejores años en el Atlético. En la zona mixta se presentó guerrero, dispuesto a reivindicarse y a ajustar cuentas por las críticas que recibe. A partir de su entrada, España fue más amenazante y la defensa belga comenzó a sufrirle. No hizo gol, “pero si juego así llegará”, advirtió. “Creo que vosotros [la prensa], si fuera un jugador del Madrid o del Barcelona, diríais que he hecho un buen partido y que he cambiado, pero como no soy un español natural a la gente le gusta criticar la falta de gol”, soltó de arranque. “En muchos momentos”, prosiguió, “tenéis razón, no digo que con la selección haya hecho grandes cosas, pero cuando hago cosas bien también me gusta que se digan, no solo que me critiquen porque no he marcado porque yo también formo parte de la selección. Este ha sido mi mejor partido”.

Mientras hablaba, Costa parecía liberarse. “En todos los equipos en los que que he jugado lo he hecho igual. Tengo calidad, hago goles, no es siempre lo otro. Está claro que algunas veces me paso y la lío de verdad, pero otras veces, con un poquito, ya hacen tempestades. Soy el primero que me doy cuenta cuando hago tonterías”. La actuación de Costa fue una buena noticia para Julen Lopetegui, que definió todo lo que es el delantero hispanobrasileño con un dicho muy acertado. “No hay jamón sin hueso. No os quedéis con el hueso”.

Parte del plan Lopetegui pasa por retrotraer a sus jugadores a la infancia, al placer de jugar por jugar. Está en la tarea del seleccionador lograr que alcancen ese estado abstrayéndoles de la distorsión que conllevan el profesionalismo y la alta competición. La palabra disfrutar es habitual en el discurso del nuevo seleccionador y anoche, con la victoria ya en el saco volvió a emplearla. Pretende un disfrute colectivo a través de ese recreo individual de sus futbolistas en su relación con el juego. “Estamos contentos por el resultado, y por la actitud de los chicos que han querido disfrutar siendo un equipo. Juegan muy bien y tienen muchas virtudes”, asegura el técnico vasco, que explicó esa importancia de mantener esa parte lúdica y recreativa del fútbol: “A todo el mundo le gusta disfrutar de su trabajo”.

Lopetegui valoró bien al equipo en ataque y en defensa, admitió ese inicio impreciso y timorato: “Hemos tratado que funcionen como equipo y lo han hecho con balón y sin balón. Bélgica es peligrosa cuando les dejas correr porque tienen cuatro o cinco de los mejores jugadores del mundo en ese tipo de acciones. Incluso cuando el partido ha estado más equilibrado, hemos sabido disfrutar”.

El papel de los jóvenes

Como su antecesor, Lopetegui también ha pedido un paso adelante a la generación destinada a tomar el relevo. En su primera alineación señaló a Carvajal, Koke, Thiago, Vitolo y Morata como parte de esa cuña de aire fresco respecto a la Eurocopa. “Cuando los más jóvenes están aquí es por algo. Tienen que ir asumiendo su rol. Hoy han dado ese paso, tendrán que poco a poco ir cogiendo la responsabilidad. Es ley de vida”.

Los belgas se quedaron sin respuesta en el campo y el público respondió con enfado. Roberto Martínez, el técnico español que debutaba en el banquillo local, dijo que comprendía los abucheos de su afición. “Perdimos la intención a los 15 minutos. No hemos jugado tan bien como podríamos. Cuando España hizo el primer gol, creo que no supimos volver al partido”, apuntó el catalán.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.