Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jugador de la NFL protesta por la violencia policial contra negros

Colin Kaepernick se niega a ponerse en pie durante el himno nacional antes de los partidos

Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers, ha decidido que no se pondrá más en pie para escuchar el himno nacional antes de un partido de la liga de fútbol americano (NFL). El jugador, que dio este inusual paso por primera vez el viernes en un encuentro de pretemporada, explica que se trata de una protesta por la violencia policial contra afroamericanos en Estados Unidos. Ha prometido que continuará su sentada hasta que haya un “cambio significativo y la bandera represente a todos por igual”.

Colin Kaepernick, quarterback de los 49ers de San Francisco.

“Continuaré quedándome sentado cuando suene el himno. Voy a apoyar a aquellos que son oprimidos. Es algo que que tiene que cambiar, y cuando vea ese cambio y la bandera comience a representar a todos por igual, entonces me levantaré”, anunció el número siete de los 49ers el domingo. “Yo tengo la voz para defender y apoyar a aquellos que no tienen una voz, una plataforma para contar sus historias y provocar un impacto”, defendió su el jugador.

La bandera y el himno estadounidenses son sagrados en este país. Son los símbolos unificadores por excelencia para ciudadanos de distintas ideologías, razas y culturas. Y el fútbol americano, el deporte que más patriotismo emana y mejor representa la cultura del país. Cada encuentro de la NFL comienza con un estadio repleto en pie y en silencio, con la mano al corazón y las gorras quitadas, escuchando con emoción el himno nacional.

“No me voy a levantar para mostrar orgullo hacia una bandera en un país que oprime a los negros y a la gente de color”, dijo Kaepernick en una rueda de prensa. “Mi objetivo es llamar la atención sobre este fenómeno”, explicó en referencia a la violencia policial contra afroamericanos, que en los últimos años ha suscitado un intenso debate nacional y cuyos casos más recientes son la muerte de Alton Sterling en Luisiana o Philando Castile en Minnesota a manos de la policía.

“Hay mucha injusticia y es algo que debe cambiar. Este es un país que se define por el lema ‘libertad, derechos, y justicia para todos’, pero eso no está ocurriendo así ahora mismo”, argumentó Kaepernick, que es de padre negro y madre blanca.

En un comunicado oficial, los 49ers han dicho que reconocen el derecho del jugador a elegir si participa o no en la celebración del himno nacional, de acuerdo a los valores estadounidenses de libertad de expresión. La NFL también se ha expresado: “Se anima pero no obliga a que los jugadores se pongan en pie durante el himno nacional”.

El entrenador del conjunto de San Francisco, Chip Kelly, ha dicho que reconoce el derecho de su jugador a protestar. El ambiente en el vestuario es de respeto hacia la decisión del quarterback.

Kaepernick no es el primer deportista que incumple la reverencia habitual. Gabby Douglas, una gimnasta estadounidense que ganó el oro en las olimpiadas de Río no se llevó la mano al corazón durante el himno nacional tras la victoria. Aunque el protocolo del comité olímpico estadounidense no obliga a los deportistas a hacer ese gesto, la joven pidió disculpas ante una lluvia de críticas diciendo que no era su intención faltar al respeto. En 1996, el jugador de la NBA Mahmoud Abdul-Rauf ejerció una protesta parecida a la de Kaepernick con motivo de en lo que, según consideraba el jugador, un historial discriminatorio de EE UU hacia los musulmanes, algo que interfería con sus valores islámicos. Abdul-Rauf fue suspendido por la liga.

La decisión de Kaepernick ya le ha generado ya numerosas críticas, especialmente entre sus seguidores y otros deportistas, no tanto por el mensaje que quiere transmitir sino por la forma en que lo hace: discrepan con Kaepernick porque, según han escrito en twitter, asocian la bandera con los sacrificios de los militares que defienden al país. Pero el jugador tiene claro lo que está haciendo y el porqué, y no tiene miedo de perder su trabajo. De ser así, dice, “sabré que he defendido lo correcto”.