Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Óscar Duarte: “Estamos trabajando mucho mejor con Quique”

El defensa del Espanyol repasa su carrera y la nueva etapa del conjunto blanquiazul con Sánchez Flores en el banquillo de Cornellà

Duarte, en la Ciudad Deportiva del Espanyol.
Duarte, en la Ciudad Deportiva del Espanyol.

Óscar Duarte (Catarina, Nicaragua; 27 años) tenía cinco años cuando su madre dejó su pueblo, Masayá, para buscarse la vida como empleada doméstica en San José de Costa Rica. “Al principio no me daba cuenta, era muy chico. Pero, después cuando ella me llamaba por teléfono, me costaba. Siempre nos mandaba regalos a mi hermana y a mí”, cuenta Duarte. Un año después dejó una Nicaragua entregada al béisbol para unirse junto a su madre en una Costa Rica futbolera. Con la pelota en los pies, se sintió como en casa. Se estrenó en Primera en el Deportivo Saprissa y con 24 años armó las maletas rumbo al Brujas. En el pasado mercado de invierno llegó a Espanyol con el objetivo de rescatar a la vulnerable defensa blanquiazul (recibió 74 goles, más que nadie en la Liga pasada). Este verano, ya con Quique Sánchez Flores en el banquillo, el Espanyol parecía haberse olvidado de la sangría de goles, encajó cinco goles en seis partidos. Sin embargo, en el estreno en la Liga se llevó un saco de Sevilla (6-4). Duarte, que pasó la semana entre algodones, es una pieza clava para el técnico del Espanyol, que hoy se estrena ante su afición frente al Málaga (22.00 horas, Bein).

Pregunta. ¿Cómo se convirtió en futbolista en una tierra de beisbolistas?

Respuesta. Soy una rareza. Jugué al béisbol, como todos, pero se me daba muy mal. Lo sigo intentando cuando voy de visita, pero lo mío es la pelota. El deporte nacional en Nicaragua es el béisbol, pero desde hace un tiempo que el fútbol ha comenzado a pelearle el protagonismo. Se ha empezado a apoyarle más, la selección estuvo a punto de clasificarse a la ronda final de las eliminatorias para Rusia (cayó ante Jamaica, 4-3 en el global). Todo ayuda. Además, ahora el Deportivo Saprissa abrió escuelas en Nicaragua.

P. ¿Fue muy duro el cambio de Costa Rica a Bélgica?

Duarte, durante un entrenamiento.
Duarte, durante un entrenamiento.

R. Al principio, sí. Todo es diferente; la vida, la gente está, quizás, más cohibida. Con mi mujer nos aburríamos un poco cuando llegamos. Yo estaba acostumbrado a pasar mucho tiempo con mis amigos, de cachondeo y todo eso cambió en Brujas. Y también había dudas sobre mí, porque el jugador de Costa Rica no era muy conocido en Europa, nos venían como un equipo débil. Pero después del Mundial de Brasil todo cambió (la selección Tica cayó en la tanda de penaltis ante Holanda en los cuartos de final). La gente nos comenzó a tomar en serio.

P. Fue el primer fichaje de la era Chen Yansheng en enero, entonces todo era más incierto en el club.

R. No tenía dudas. Quería venir a jugar en España. Me habían hablado muy bien del proyecto de míster Chen en el Espanyol y de todo lo que estaba pasando en el club. A mí me ilusionaba, aunque en ese momento el equipo no estaba en un buen momento.

P. En algún momento pensó: “¿Qué hago aquí?”

R. No, nunca. Son cosas que pasan en el fútbol. Lo único en lo que tienes que pensar, en esos momentos difíciles, es el siguiente partido. Centrarte en el pasado no te ayuda de nada. En esta nueva temporada ha habido muchos cambios; con Quique estamos muy bien y de a poco van a llegar los resultados.

P. ¿Qué cambió con Sánchez Flores?

R. Estamos trabajando mucho mejor. Él organiza los entrenamientos por líneas, específico para los defensas, los volantes y los delanteros; después en otros ejercicios nos complementamos. Ya se va a ver el resultado del trabajo. En la pretemporada hicimos muy buenos partidos.

P. ¿Y qué pasó ante el Sevilla?

R. Fue un partido muy extraño, con muchísimas ocasiones de gol en las dos porterías. Nosotros podríamos haber marcado siete goles y no lo hicimos. Ellos, en cambio, sí. Fue un encuentro demasiado abierto y sucedieron cosas que no nos venían pasando en la pretemporada.

P. ¿En qué piensa un defensa en un partido como ante el Sevilla?

R. Lo pasas pésimo. Nosotros, los defensores, lo único que queremos es dejar nuestra portería a cero, que el equipo se sienta cómodo y seguro. Mientras nosotros no encajemos, siempre va a ser más fácil que ganemos los partidos. Ahora, tenemos que hacernos fuertes como grupo. Quique nos dijo que estuviéramos tranquilos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información