Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Movistar Estudiantes: colegiales treintañeros

El club del Ramiro reconstruye su proyecto con solo tres canteranos en la plantilla y con el fichaje de jugadores expertos. “Pau Gasol demuestra que la veteranía trae éxitos”, señala Willy Villar

Savané, Traoré y Suton, con el Estudiantes
Savané, Traoré y Suton, con el Estudiantes

“Los San Antonio Spurs han marcado un estilo que todo el mundo pone de ejemplo y han demostrado que la veteranía no está reñida con los éxitos”, explica el director deportivo del Estudiantes, Willy Villar, cuando repasa la colección de fichajes del club colegial para la próxima temporada. Confirmada su permanencia en la Liga Endesa tras esquivar el descenso deportivo, la entidad del Ramiro de Maeztu garantizó su viabilidad renovando su acuerdo de patrocinio con Movistar por tres temporadas más, fichó al propio Villar como arquitecto del nuevo proyecto y a Salva Maldonado como entrenador. A partir de ahí comenzó una reconstrucción completa de la plantilla y un cambio del modelo tradicional del Magariños. Salieron ocho jugadores y han llegado siete: Sitapha Savané (38 años), Omar Cook (34), Jordi Grimau (33), Jamar Wilson (32), Ali Traoré (32), Goran Suton (31) y Edwin Jackson (26). Un elenco de jugadores baqueteados que han incrementado la edad media del equipo en casi cinco años de un curso a otro; en siete respecto a la plantilla de 2013. Solo permanecen tres canteranos: Jaime Fernández, Edgar Vicedo y Dario Brizuela.

Los 7 fichajes del Movistar Estudiantes

Sitapha Savané (38 años). Pívot
Procedente del Gran Canaria.
“Líder del vestuario”.

Omar Cook (34). Base.
Procedente del Buducnost.
“Director, pasador y defensor”.

Jordi Grimau (33). Alero.
Procedente del Gipuzkoa.
“Experiencia y equilibrio”.

Jamar Wilson (32). Base.
Procedente del Partizan.
“Potencia y energía”.

Ali Traoré (31). Pívot.
Procedente del Limoges.
“Es pura regularidad”.

Goran Suton (31). Ala-Pívot.
Procedente del Joventut.
“Destaca por su consistencia”.

Edwin Jackson (26). Escolta.
Procedente de Unicaja.
“Talento físico y técnico”.

“Queríamos rodear a nuestros chicos de gente con experiencia, con deseo de involucrarse. Queríamos hacer un equipo. Ahora toca trabajar mucho para ponerlo en práctica. Después de precedentes como el de la temporada pasada, jugadores como Savané son importantes por si, en un momento dado, las cosas se tuercen”, prosigue Villar. El artífice de la configuración de la nueva plantilla apunta que aún falta “un cuatro” para completar el equipo y explica que la búsqueda de piezas no ha estado marcada por el carnet de identidad sino por la filosofía del proyecto, la calidad de los jugadores y el rango de posibilidades que marcaba el mercado.

“Están aquí por su calidad. Esto no es cuestión de edad sino de ética del trabajo. Hoy en día, si el jugador se ha cuidado y no ha tenido lesiones importantes, con 30 años es un chaval muy joven. La tendencia está cambiando, ahí están los casos de Felipe Reyes, Nocioni, Marcelinho Huertas, Prigioni... alcanzan la madurez deportiva a partir de la treintena. Pau Gasol es el jefe y el líder indiscutible de la selección con 36 años. Parece que tiene 18 y sigue metiendo 30 puntos por partido para ganar medallas. Nuestro equipo puede ser maduro de edad pero es joven de espíritu y de capacidad”, añade Villar. “De inicio uno siempre pretende mantener el mayor número de jugadores posibles de años anteriores porque eso, de salida, te da una ventaja. Pero había que hacer un equipo completamente nuevo. Ha habido muchos cambios, pero ha venido gente que conoce muy bien la Liga y el oficio y eso mitiga los problemas de acoplamiento”.

Tras dos meses de travesía del descenso deportivo al rescate burocrático-administrativo, el futuro del club pasa por alcanzar la estabilidad clasificatoria. “No vamos a hablar ni para cubrirnos por debajo ni para venirnos arriba. Queremos ser competitivos desde el primer partido, transmitir una idea y dar la cara siempre. El proyecto debe dar resultados a medio plazo y debemos ir dando pistas de que lo podemos conseguir. Hay que empezar a cambiar la dinámica de los últimos años. Poco a poco intentaremos ir molestando a los de arriba”.

La última plantilla colegial que levantó un título, la Copa del Rey de Vitoria, en 2000, entrenada por Pepu Hernández, estaba integrada por 10 canteranos (Azofra, Jiménez, Alfonso y Felipe Reyes, Gonzalo Martínez, Aisa, Muñoz, Asier García, Arranz, Robles) y dos norteamericanos solventes (Chandler Thompson y Shaun Vandiver). Los tiempos han cambiado y las tendencias se han invertido. Los plazos de los canteranos colegiales en busca de la madurez requieren de la tutela de licenciados. “La experiencia viene fenomenal. Los veteranos siempre van mejorando el rendimiento, ampliando repertorio y tienen saber estar”, cierra Villar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información