Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lupita González, la primera mexicana en ganar una plata en marcha

La atleta consigue un metal para la caminata mexicana, que no llegaba desde hace 16 años

María Guadalupe González. AGENCIAS / GETTY

La mexicana María Guadalupe González ha redimido a su país en la marcha atlética. Tras ganar la plata en la caminata de 20 kilómetros, Lupita González se ha consagrado como la única mexicana en ganar una presea en la disciplina. Con un tiempo de una hora 28 minutos y 37 segundos se colgó la segunda medalla para la delegación de México en Río. Lo logró tras soportar el embate de las chinas Liu Hong y Lu Xiuzhi, quienes se llevaron el oro y el bronce, respectivamente.

González, de 27 años, creció en los barrios de Tlalnepantla, en el Estado de México. Su deporte preferido era el boxeo, pero su cuerpo no se sentía preparado para subir de peso y de categoría para competir. Se cambió de deporte y probó con el atletismo. Su esbelta figura y su 1,62 de estatura le hizo soñar con alcanzar a su compatriota y referente, Ana Gabriela Guevara, quien también ganó una plata olímpica en los 400 metros en Atenas 2004. Pero una de sus rodillas se lo impidió.

Como terapia le recomendaron practicar marcha y, bajo la tutela del entrenador Juan Hernández, se labró la mejor marchista de México, a pesar de que a ella no le gustaba menear la cadera para ganar. “Se tardaron como seis meses en convencerme. Cuando me veían en la escuela me chiflaban (silbaban) porque entrenaba caminata. Me daba pena”, dijo en una entrevista para la agencia Notimex. Mientras ella entrenaba, también cursaba computación y una carrera universitaria en contaduría.

Su potencial en la marcha fue efervescente. Con 23 años tuvo su primera competencia oficial. Unos meses más tarde participó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Dos años después se estrenó en sus primeros Juegos Panamericanos en Toronto y ganó la medalla de oro. También impuso un nuevo récord de la zona al terminar los 20 kilómetros en una hora 29 minutos y 24 segundos.

En junio pasado compitió en la Copa del Mundo Roma 2016. Allí terminó en segundo lugar y se afianzó con el mejor tiempo del continente americano: una hora con 26 minutos y 17 segundos. No obstante, la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) sancionó a la china Liu Hong por dar positivo. Así, la mexicana se posicionó en el máximo lugar con tan sólo ocho carreras internacionales. Para su preparación a Río prefirió alejarse de los medios de comunicación y tener el menor número de entrevistas. Durante un mes cortó cualquier compromiso para realizar una concentración en la localidad de Toluca.

La marcha atlética de México, antes de Lupita González, había cosechado 10 preseas olímpicas en el siglo pasado. El primero en lograrlo fue José Pedraza en 1968 con una plata. Daniel Bautista ganó el oro en 1976. El máximo referente era Raúl González Rodríguez, quien ganó un oro y una plata en caminata de 20 y 50 kilómetros en Los Ángeles 1984. Su compañero Ernesto Canto también se cubrió de gloria. En Barcelona 1992, Carlos Mercenario se llevó la plata. Cuatro años más tarde fue Bernardo Segura con un bronce. En Sídney 2000, Noé Hernández se colgó la plata y Joel Sánchez el bronce.

Ahora el turno fue para una mujer, para Guadalupe González, la chica a la que le daba vergüenza practicar caminata y que esta vez rompió en llanto cuando cruzó la meta.