Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María del Rosario, la chica de la pesca, se queda con la plata

La taekwondista mexicana gana su tercera presa olímpica

María del Rosario Espinoza besa la medalla de plata en Taekwondo
María del Rosario Espinoza besa la medalla de plata en Taekwondo AP

María del Rosario Espinoza se quedó la medalla de plata tras perder en la final contra la china Zheng Shuyin. En un día de competencias venció a tres rivales en la categoría de más de 67 kilogramos. De esta manera sumó la quinta presea olímpica para la delegación mexicana. Espinoza se ha colocado como la deportista más exitosa de México.

Para poder entrenar, María del Rosario debía ayudar a su padre a pescar en Guasave (Sinaloa), en el noroeste de México. Eligió al taekwondo como el deporte de su vida. Con 20 años ganó la medalla de oro en el campeonato mundial y en los Juegos Panamericanos en 2007. Un año después, en su primera cita olímpica, se colgó la presea dorada. Aquella vez no soltó ninguna lágrima durante su celebración, tan solo se cobijó con la bandera mexicana.

Su triunfo 4-1 contra la noruega Nina Solheim la situó en la élite del deporte mexicano. María del Rosario de convirtió en la mejor deportista de su país luego del lugar vacante y la segunda mujer mexicana en colgarse el oro, la primera fue Soraya Jiménez en levantamiento de pesas en Sídney 2000. Para lograrlo tuvo que hacer sus maletas y mudarse a la Ciudad de México.

Un par de semanas antes de que empezarán las competencias en Londres 2012, María del Rosario fue reclutada por el Ejército mexicano como deportista. Allí gana un salario y seguridad social. También está sujeta a las leyes militares. En junio pasado, Espinoza fue ascendida a cabo de Educación Física y Deportes.

En Londres 2012 fue seleccionada como la abanderada nacional. Las expectativas de la prensa y de ella misma eran las de repetir una medalla olímpica. Era la favorita hasta que se cayó en cuartos de final ante la serbia Milica Mandic. Su sueño se esfumaba. Necesitaba de una combinación de resultados para pelear por el bronce y se dio.

En la reclasificación, Espinoza venció a la samoana Talitiga Crawley y entró a la pelea directa por la medalla contra la cubana Glenhis Hernández. La sinaloense la superó 4-2, en un último round en el que se le notaba ansiosa: necesitaba que el reloj avanzara más rápido. En los cinco segundos finales sólo se defendía de su rival. Al ganar no pudo contener el llanto. Estuvo cerca de irse con las manos vacías. 

María del Rosario se clasificó a Río tras vencer a su compatriota Briseida Acosta, quien era la subcampeona mundial. En esta ocasión llegó como la veterana de la delegación mexicana de Taekwondo con 28 años. En ella están puestas las esperanzas de una medalla para su país. Su compañera Itzel Manjarrez (26 años) perdió el bronce contra la tailandesa Panipak Wongpattanakit. Carlos Navarro (20)  también terminó en cuarto lugar tras ser derrotado por el surcoreano Taehun Kim. Y Saúl Gutiérrez (23), quien quedó eliminado en la primera ronda. 

La pescadora sinaloense ha evitado hablar del retiro con la prensa de su país. Su decisión está pendiente. De lo que sí estuvo segura fue de subir a toda costa al podio.Tras ganar la plata se ha convertido en la única mexicana con tres presas olímpicas. María del Rosario puede sonreír. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información