Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bolt golpea primero; Gatlin no responde

El jamaicano, que terminó al trote, dominó su serie, igualó su mejor marca del año con 9.86 y se metió a la final (03.25) con el mejor tiempo

Bolt en la semifinal.
Bolt en la semifinal. Getty Images

En las semifinales, Bolt golpeó primero y Gatlin no le replicó. El jamaicano sigue saliendo regular, pero mostró su capacidad de aceleración de toda la vida, incluso mejorada, y se impuso con la aparente facilidad que lo hace único. Ganó su serie con 9,86s, sin viento, su mejor marca del año, la segunda semifinal más rápida en la historia de Bolt en Mundiales y Juegos, después de los 8,85s de Pekín previos a su primer récord mundial y por delante de los 9,87s de Londres.

Cinco minutos después de Bolt, Gatlin se impuso en la suya. Salió como un rayo. Ganó unos metros ya, pero no se le apreció el cambio de marchas que distingue a los mejores. Su tiempo, 9,94s, fue el tercero de las semifinales, pues le superó, con 9,92s, el canadiense De Grasse, el joven que se rebeló el pasado Mundial de Pekín y que repite final. Puede que la décima de segundo que le cedió Gatlin a Bolt en la lucha de orgullos sea puramente táctica: en el Mundial de Pekín, en agosto pasado, Gatlin utilizó la táctica de intentar hacer dudar a Bolt con unos tiempos extraordinarios en las dos primeras carreras y llegó seco a la final.

A los tres, que se presentan como favoritos para la final de las 3.25 (hora peninsular), se les unió el francés Jimmy Vicaut, quien ganó su serie con 9,85s después de sufrir en la primera ronda, que pasó con el 24º tiempo (10,19s). Es el tercer francés únicamente que disputará una final olímpica de 100m, 48 años después de Roger Bambuck (quinto en México 68). Los cuatro restantes clasificados son el marfileño Ben Youssef Meité (9,97s), el surafricano Akani Simbine (9,98s), el jamaicano Yohan Blake y el norteamericano Trayvon Brommell (10,01s ambos). Bolt correrá en la final por la calle 6, Gatlin lo hará por la 4 y el canadiense De Grasse por la 7. La 2 será para Brommel. la 3 de Simbine, la 5 para el francés Vicout y en las últimas, 8 y 9, correrán Meité y Blake.

El extraño microclima variable del campo del Estadio Olímpico, esta noche hasta arriba de público, un espeso calor húmedo, nada de viento, complació enormemente a los velocistas, lo que augura una gran final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.