Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La televisión va a desaparecer tal como la conocemos hoy en día”

El empresario mexicano defiende la creación de Chivas TV, un canal en el que retransmite los partidos de su equipo de fútbol

Jorge Vergara durante un evento de Chivas
Jorge Vergara durante un evento de Chivas EFE

La ruptura de Chivas y Televisa sacudió al fútbol mexicano. El llamado “equipo del pueblo” anunció la creación de su propio canal en el que transmitiría sus partidos de local, un hecho inédito en México y a nivel internacional. Así nació Chivas TV, una especie de Netflix del fútbol. “Es el primer canal que permite ver los partidos de un equipo, en el mundo, por supuesto, en vivo”, asegura el dueño Jorge Vergara a EL PAÍS. Pero, el salto digital no ha sido fácil. El club rojiblanco ha renunciado a cerca de 30 millones de pesos (dos millones de dólares) en los próximos dos años por derechos de transmisión y ha pagado un precio alto en la prensa de su país.

En mayo pasado, Vergara, dueño de las Chivas y de la empresa Omnilife, terminó el contrato de transmisión de partidos con la televisora más popular de México después de 22 años. “En este año, a raíz de las negociaciones, Televisa decidió bajar considerablemente el ingreso, a la mitad, en lugar de subirlo”, asegura el empresario mexicano y afirma que la reducción se debió a la competencia con la televisión restringida. “Si eso iba a seguir sucediendo, al ratito nos iban a cobrar por transmitirnos”.

Vergara no reveló cuánto ha invertido en el proyecto. Espera recuperar su inversión en dos años e incrementar los cerca de 100.000 suscriptores a varios millones. El encargado de Chivas TV, de hasta 40 trabajadores, es su hijo Amaury Vergara, director de cine forjado en Nueva York.

Desde el lanzamiento del proyecto hubo dudas respecto al alcance entre los aficionados. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Internet, a finales de 2015 sólo el 59.8 % de la población de México cuenta con el servicio de red. La prensa mexicana tildó de elitista a Chivas TV. Vergara considera que su equipo es blanco de los medios mexicanos, “pero esto es muy de la ‘cultura México’ que cuando anuncias un cambio, todos te critican. A Chivas nos critican por todo”.

José Luis Higuera, el CEO de Omnilife, presentó en los últimos días de junio los cuatro tipos de membresías de Chivas TV. El paquete que abarca todos los partidos de liga y copa (torneos Apertura 2016 y Clausura 2017) tenía un costo inicial de 2.750 pesos (148 dólares) y después se redujo a 1.999 pesos (107 dólares). El canal vende partidos a la carta. El ‘clásico’ contra el América es el juego más caro y tendrá un costo de 500 pesos (26 dólares). Al preguntarle a Vergara si un aficionado promedio podría pagar el mejor paquete de Chivas TV, respondió que los precios son asequibles. “Al final sacando cuentas el que no tenga lo suficiente se puede juntar con 10 parientes para verlos”.

Su primera transmisión en la liga mexicana fue un Chivas-Monterrey con fallas en el audio e interrupciones en la imagen, lo que provocó quejas entre los suscriptores de la plataforma y burlas en las redes sociales. Higuera reconoció que tuvieron 30 por ciento de anomalías. Los reclamos se hicieron eco cuando la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció unos días más tarde que iba a investigar las afectaciones a los usuarios y determinar si los proveedores del servicio eran responsables.

La Profeco dio un plazo de 10 días para que Chivas explicara si las fallas eran imputables al club o a Cleeng, el brazo técnico del proyecto, especificara los términos y condiciones a los que se adhieren los suscriptores al contratar el canal y resarciera el daño a los abonados. El golpe sobre la mesa del organismo gubernamental llegó a los titulares de la prensa mexicana y obligó al equipo a tomar cartas en el asunto. El siguiente partido contra Jaguares de Chiapas por la copa se emitió sin contratiempos. El club prometió mejoras, como una interfaz “más amigable” para los espectadores, y ofreció gratis el próximo juego como local contra Querétaro a los usuarios perjudicados. Y así fue.

El enfrentamiento entre Chivas TV y la Profeco parecía terminado hasta que la prensa denunció los nuevos términos legales de la plataforma. En ellos, los de Guadalajara pretendían blindarse al incluir una cláusula que impide a los usuarios acudir a tribunales o presentar una demanda colectiva para resolver cualquier inconformidad con el servicio. La Profeco inició una nueva investigación. “Estamos dentro de los parámetros de la ley”, señala Vergara. Hasta el momento, los usuarios del servicio no han presentado ninguna queja formal ante el organismo.

Chivas TV no ha sido la primera innovación de Vergara. Cuando compró al equipo en 2002 eliminó la publicidad de la camiseta, los anunciantes volvieron cuatro años más tarde. En 2010 construyó su propio estadio de calidad mundial y trajo al Manchester United para su estreno. En 2012 trajo a Johan Cruyff como su asesor y en nueve meses terminaron peleados. El empresario ha mantenido uno de los principios del club: jugar exclusivamente con futbolistas mexicanos. Aun así, él no se considera un revolucionario del fútbol.

El proyecto de Chivas TV ha interesado a cuatro de los otros 17 equipos de la liga, según Vergara. No dice los nombres. Vislumbra que en un futuro el fútbol de su país será transmitido por Internet. “Es el camino. Está claro que va a desaparecer la televisión como la conocemos hoy en día”, afirma. Su prueba de fuego será cuando transmitan el derbi de Guadalajara contra el Atlas el sábado por la noche.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información