Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bauza, nuevo entrenador de la selección argentina de fútbol

El técnico es ídolo de Rosario Central, el archirrival del querido Newell's Old Boys de Messi

Bauza dirigiendo al San Pablo de Brasil, en la última temporada.
Bauza dirigiendo al San Pablo de Brasil, en la última temporada. AFP

No hizo falta el viaje a España. Lo que Argentina buscaba lo ha encontrado en las venas del continente latinoamericano. Edgardo Bauza, argentino de 58 años, ha sido elegido por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para dirigir a la selección nacional de ese país. El San Pablo, equipo al que dirigía hasta ahora, ya ha anunciado la rescisión de su contrato. El Patón, como se lo conoce en su país, es rosarino como el anterior técnico de la albiceleste, Gerardo Martino, y como el jugador más importante que tiene el equipo, Lionel Messi. Pero Bauza es de la otra mitad de la ciudad. Es de Rosario Central, el clásico rival de Newell´s Old Boys, el equipo del Tata y de La Pulga.

Tras las negativas de Sampaoli, Simeone y Bielsa, el presidente del Comité Regulador de la AFA, Armando Pérez, ha buscado en casa. Bauza es un entrenador que conoce a la perfección América Latina. El equipo ecuatoriano Liga de Quito y San Lorenzo de Almagro, de argentina, lograron cada uno la primera Copa Libertadores bajo su dirección, en 2008 y 2014, respectivamente. Este año estuvo cerca de convertirse en el primer entrenador en lograr tres Libertadores con tres clubes distintos entrenando al San Pablo de Brasil, pero cayó en las semifinales ante el, luego campeón, Atlético Nacional de Medellín (Colombia).

Bauza comenzó su carrera como entrenador en Rosario Central, donde había jugado como defensor central, convirtiéndose en uno de los máximos ídolos de la historia del club. El Patón era un jugador aguerrido, pero se transformó en uno de los defensores más goleadores de la historia de todas las ligas de primera división. Esa mezcla resume su trayectoria como técnico: en sus primeros años, su Central era un equipo sumamente ofensivo, con jugadores de buen pie, gran dominio y mucha verticalidad. Pero en ese ciclo Bauza perdió varios partidos importantes: una final de copa Conmebol en 1998 y una semifinal de Libertadores en el 2001. También fue segundo en la liga argentina en 1999.

Esas heridas, y quizás también los años, lo han transformado en un técnico mucho más pragmático y prudente. Así fue como logró ganar las dos Libertadores: con equipos aguerridos, no tan ofensivos pero muy eficientes. Se ganó el mote de entrenador copero y el San Pablo lo contrató para volver a obtener una Copa Libertadores, e incluso compró jugadores argentinos que podían funcionar con su estilo, como el ex 9 de Boca Juniors, Jonathan Calleri, hoy en los Juegos Olímpicos con la sub 23 argentina.

A los 58 años entrenará por primera vez una selección. El panorama no es fácil. Luego de los Juegos Olímpicos, en los que dirige Sergio Olarticoechea, Argentina deberá enfrentarse ante Uruguay de local el 1 de septiembre y contra Venezuela, de visitante el 6, por las eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Bauza tiene dos semanas para presentar la lista de convocados a esa doble fecha FIFA. La albiceleste marcha tercera en el camino a Rusia pero a solo dos puntos de Brasil, quien de momento está fuera del mundial.

Además, deberá seducir y reconquistar a Lionel Messi, quien renunció a la selección tras la derrota en la final de la Copa América frente a Chile. Hoy, la idea futbolística de Bauza se acerca mucho más a lo que Argentina mostró en la última etapa del Mundial de Brasil en 2014 que a lo que se ha visto con Martino. Habrá que ver cómo afecta eso la relación con Messi, quien, instintivamente, dentro del campo prefiere un equipo con muchas variantes ofensivas y presión asfixiante. ¿Podrá hacerlo volver?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información