Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça mantiene su esencia

El equipo azulgrana recupera a varios jugadores anónimos del curso anterior y conserva sus señas de identidad para batir al Celtic

Arda Turan golpea al balón  para marcar el primer gol del Barça ante el Celtic.
Arda Turan golpea al balón para marcar el primer gol del Barça ante el Celtic. AFP

En un equipo donde el líder Messi vuelve antes de tiempo para trabajar, donde el teórico portero suplente (Ter Stegen) hace lo propio para reclamar protagonismo y donde todos compiten con denuedo por su puesto, tal y como exige el técnico Luis Enrique, la noticia lógica es que el Barcelona mantenga su esencia por más que le falte una o dos marchas y los intérpretes no sean los principales. Así lo aclaró en el primer amistoso de la pretemporada, en Dublín y ante el Celtic de Brendan Rodgers, mucho más rodado porque está inmerso en la fase previa de la Champions.

Celtic, 1-Barcelona, 3

Celtic: Gordon (Fasan, m. 46); Janko, Ambrose, O’Connell (Ajer, m. 46), Izaguirre (Fisher, m. 77); Brown (Rogic, m. 46), Bitton (Allan, m. 46), McGregor (Amstrong, m. 46); Roberts (Ciftci, m. 46), Griffiths (Dembelé, m. 46) y Forrest (Christie, m. 66).

Barcelona: Masip (J. Suárez, m. 77); Aleix Vidal, Martínez (Nili, m. 77), Mathieu (Marlon, m. 61), Cámara (Borja, m. 77); Denis Suárez (Mújica, m. 61), Sergi Roberto (Alfaro, m. 61), Arda (Aleñá, m. 61); Messi (Samper, m. 46), Luis Suárez (Carbonell, m. 61) y Munir (Gumbau, m. 77). No utilizado: Tello.

Goles: 0-1. M. 11. Arda. 1-1. M. 30. Griffiths. 1-2. M. 31. Ambrose (p. p.). 1-3. M. 41. Munir.

Árbitro: Phil Tremayne (IRL).

Aviva Stadium. Unos 40.000 espectadores.

Impulsados por la avidez de Luis Suárez, el Barça presionó como acostumbra la salida del balón rival. Una seña de identidad que recuperó Luis Enrique a su llegada y que no quiere perder para ganar la pelota y el protagonismo. Y también, aplicados al seguir la receta clásica, los zagueros trataron de jugar siempre el cuero desde la raíz. Una decisión que acentuó la ausencia de Piqué y que sonrojó a los dos centrales del primer acto. Sobre todo al novel Martínez, que regaló la primera pelota que tocó con un pase horizontal que por poco no hizo bueno Roberts (un zurdo cedido por el City con talento a borbotones) y que tembló en ese pase de Masip desde dentro del área al controlarlo de la peor de las maneras y regalar el tanto de Griffiths, que apenas tuvo que empujar el esférico. Le secundó Mathieu, que se enredó en otras dos ocasiones, en dos pérdidas que el Celtic no supo finalizar. Pero tocarla desde atrás es una imposición y el central francés, al menos, encontró su alivio un minuto más tarde de la pifia de Martínez, cuando un pase suyo vertical lo taconeó Denis Suárez —dejó detalles de calidad y la certeza de que se entiende con Messi— para la llegada de un Cámara que centró al área chica, donde Ambrose puso el pie y se hizo un autogol.

La ascensión de Cámara anunciaba otra de las esencias blaugranas, toda vez que los laterales se mostraron bien profundos. Así llegó el primer gol del encuentro, con una apertura de Sergi Roberto a la carrera de Aleix Vidal, que pisó línea de fondo y se inventó un caño delicioso sobre Izaguirre para levantar la cabeza y poner el balón hacia atrás. Ahí apareció Arda, que le pegó de primeras con el interior del pie para poner la pelota cerca de la escuadra y a gol. La diana reivindicaba la competitividad de la plantilla y ponía de relieve la voluntad de acentuarse de dos jugadores desdeñados: Aleix Vidal, que se las tuvo con el técnico y que dijo haberse fumado la pipa de la paz antes de esta pretemporada; y Arda, de quien se plantearon su venta [rechazó jugar en China] pero que Luis Enrique se enrocó en lo contrario porque confía en que sea su año.

Minutos para casi todos

También marcó Munir y de nuevo llegó por la vía del lateral izquierdo porque Cámara prolongó un cambio de orientación de Messi para Luis Suárez, que recortó dentro del área para sacar un centro raso a la llegada y diagonal del extremo. Otra evidencia de que los anónimos del curso anterior querían perder su condición de olvidados.Incluso Samper, a quien se le busca una cesión y que parece encaminado hacia el Valencia, se subrayó con un robo y un pase sensacional a la espalda de la zaga y al desmarque de Luis Suárez, que le pegó torcido.

La rueda de cambios se dio a falta de media hora —a excepción de Messi, que sólo jugó una parte; y de Tello, que se quedó en el banquillo— y el Barcelona perdió picante y precisión en el pase, también iniciativa porque el Celtic probó fortuna con disparos desde media distancia de Rogic y Christie. Pero los jóvenes expresaron gazuza y descaro con chutes desde el centro del campo de Cámara y de Carbonell. También Aleñá y Mújica explicaron que son el futuro, que tienen fútbol de sobra para alcanzar el primer equipo si no pierden la paciencia. Aunque no llegaron más goles y el Barça venció para dejar la sensación de ser el mismo equipo de siempre.

Luis Enrique deja a Tello sin minutos

Luis Enrique advirtió al área deportiva que no contaba con Montoya, Tello, Douglas ni Adriano, que fue traspaso al Besiktas turco por 600.000 euros. El lateral catalán también encontró la salida con la carta de libertad y el viernes se confirmó su incorporación al Valencia. Douglas, sin embargo, apura su permiso hasta el 8 de agosto para resolver su futuro. Y queda Tello, que realiza la pretemporada con el equipo pero que ayer, aunque fuera convocado, fue el único futbolista que se quedó sin jugar ante el Celtic.

El delantero estuvo cedido en las últimas dos temporadas (Porto, 2014-2015; y Fiorentina, 2015-2016) y podría volver a uno de estos dos equipos. Aunque el Barça aguarda porque podría utilizarlo como moneda de cambio en la contratación del delantero que falta para cerrar la plantilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.