Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pogba eleva el listón

El centrocampista francés de la Juventus está a punto de cerrar su pase al Manchester United por una cifra récord que superará los 110 millones de euros. "Aún no hay acuerdo entre clubes. Los periodistas son unos loros", dice su representante.

Pogba juega al baloncesto en Miami.
Pogba juega al baloncesto en Miami. gtresonline

En julio de 2009 Paul Pogba se mudó al Manchester United y generó un conflicto con su anterior equipo, Le Havre, que acusó a los ingleses de pagar 200.000 euros a los padres de un chico de 16 años para que cruzase el canal y se instalese en su vivero; en julio de 2012 tras llegar al primer equipo dejó Old Trafford y se fue a la Juventus con la carta de libertad bajo el brazo; en julio de 2016 regresará a Manchester después que la entidad que primero le fichó y luego le vio marchar acordase pagar a los italianos una cantidad que oscilará entre los 110 y los 120 millones de euros. El centrocampista francés ya ha pasado un primer reconocimiento médico en Los Ángeles y allí espera que se crucen los contratos para convertirse en el traspaso más caro de la historia del fútbol protagonizado por un jugador de 23 años de gran presente y potencial, pero que no ofrece grandes cifras goleadoras y al que resulta complicado agregar a día de hoy a un listado de los cinco mejores futbolistas del planeta. Entre tanto, el representante del francés, Mino Raiola, alarga la intriga afirmando que aún "no hay acuerdo entre clubes". "Los periodistas son unos loros. Es un juego entre la prensa italiana y la de Reino Unido por anunciarlo primero y por ver quién es peor", espetó en su Twitter mientras su representado aguarda para posar con su nueva camiseta en la que será la foto del verano.

A Pogba le contempla una exuberancia en la que debe modelar todavía una mayor sutileza futbolística. Deberá lograrlo de la mano de José Mourinho en un regreso a Manchester con ganas de revancha, dolorido como quedó por su partida hace cuatro años tras varios desencuentros con sir Alex Ferguson. El veterano técnico escocés quería dosificar los tiempos para que su joven talento entrase en su escuadra, apenas lo alineó en siete ocasiones. Pogba tenía más prisa. Cuando le pusieron encima de la mesa un contrato de 24.000 euros semanales decidió, aconsejado por su representante Mino Raiola, no firmarlo. “Si se maneja así es mejor que esté lejos de nosotros”, zanjó Ferguson. En la Juventus epató nada más llegar. “Cuando le vimos entrenar nos miramos preguntándonos si en Manchester estaba ciego”, recuerda Gianluigi Buffon cuando le preguntan por Pogba. Ahora vuelve a la que fue su casa para cobrar 15 veces más y su agente, del que el técnico escocés decía que se sentía ante él como “agua y aceite”, se llevará una comisión que supera los 20 millones de euros.

Las cifras de la operación suscitan resquemores. “Estoy asustado, son precios que dan miedo”, apunta Arsene Wenger, técnico del Arsenal que acaba de hacerse con el mediocentro suizo Xhaka por 45 millones. “Los clubes son muy ambiciosos, pero da la impresión de que no importa lo que haces porque nunca es suficiente”, apostilla el veterano entrenador alsaciano. Aficionados gunners han expresado su desagrado porque su equipo no gasta más dinero en adquisiciones y el primer ejecutivo del club, Ivan Gazidis, ha trazado una línea: “No firmaremos a jugadores en base a la presión popular. Somos disciplinados y no iremos más allá de nuestros recursos financieros, fieles a nuestros valores”. El Arsenal ha tratado de fichar este verano a Vardy y Lacazzette, dos delanteros, pero se negó a subir la oferta para tratar de convencer respectivamente a Leicester y Lyon. Acabó por plegar velas y sigue en la búsqueda.

“El fútbol es un juego colectivo, yo quiero armar equipos de manera diferente y dudo que gastase ese dinero por un futbolista aunque dispusiese de él. Se lesiona y es como el humo que se marcha por la chimenea. Me retiraría del fútbol antes de pagar cien millones por alguien”, reflexiona Jurgen Klopp, el entrenador del Liverpool. El Manchester United se gastó en fichajes hace dos temporadas 195 millones de euros y la pasada 146. Ganó la Copa inglesa, pero acabó quinto en la Premier League y se quedó fuera de la próxima Liga de Campeones. De confirmarse la llegada de Pogba en los términos apuntados, ya estaría este verano por los 200 millones de gasto tras incorporar además a Mhkitaryan por 42, a Eric Bailly por 38 y a Ibrahimovic, que llegó sin mediar traspaso. En estas tres últimas campañas habrá gastado 541 millones de euros de los que apenas ha logrado descontar 150 por ingresos de transferencias.

“Está bien saber quien es el mejor jugador del mundo de la temporada pasada, pero a mí lo que fascina es poder encontrar al que será el mejor de la próxima”, apunta Klopp. En Manchester ya saben que tomar malas decisiones sobre el futuro acaba teniendo un coste. Durante las cuatro campañas que Pogba ha pasado en Turín, el United no ha cesado de buscar soluciones para su centro del campo. En ese tiempo llegaron a Old Trafford futbolistas como Fellaini (32 millones), Ander Herrera (30), Schneiderlin (35) o Schweinsteiger (10). A este último, que ayer anunció su adiós a la selección alemana, ya se le busca una inmediata salida.

El montante del traspaso entre Juventus y Manchester United, precedido del que llevó a Higuain de Nápoles a Turín delata además donde se mueve ahora el mercado. Desde que el Real Madrid convenció a Figo hace 16 años para que dejase el Barcelona por 61,5 millones, fue la casa blanca la que ha protagonizado los movimientos más onerosos. Zidane (71), Cristiano Ronaldo (94) y Bale (101 millones) elevaron sucesivamente un listón que pasó de estar en Italia durante los noventa a alzarse en España con la eclosión de los galácticos y su segunda réplica en el regreso de Florentino Pérez a la presidencia madridista. Se llegó a cifras a las que apenas se acercó el Barcelona primero con el fichaje de Ibrahimovic (69 millones, justo el verano de 2009 en el que el Real Madrid desembolsó más de 150 entre Cristiano y Kaká) o un total de 160 para reclutar primero a Neymar, luego a Suárez y conformar su delantera de ensueño junto a Messi.

Todavía hoy los tres o cuatro mejores futbolistas del mundo juegan en España y un repaso al palmarés del Balón de Oro de los últimos seis años muestra que en su podio de 18 opciones, 16 las copan futbolistas de la Liga porque apenas Ribéry y Neuer se colaron en la tercera plaza en dos ocasiones. Pero los crecientes ingresos por derechos de televisión apuntan a que los precios en las transferencias subirán a cotas como las que ahora marca Pogba por jugadores de un nivel muy inferior al de los delanteros de Real Madrid y Barcelona o los centrocampistas de la dorada época de la selección española.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información