Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Courtois encabeza la rebelión belga

El meta vuelve a criticar las decisiones de su seleccionador mientras crece el clamor contra Wilmots tras la eliminación ante Gales

Thibaut Courtois golpea el palo frustrado durante el partido contra Gales.
Thibaut Courtois golpea el palo frustrado durante el partido contra Gales. EFE

“¡Algunos no se dan cuenta de la oportunidad que hemos dejado pasar!”. Clamaba Thibaut Courtois tras la ducha mientras trataba de digerir, sin conseguirlo la derrota ante Gales en los cuartos de final de la Eurocopa. “Perdí una final de la Liga de Campeones con el Atlético, pero esto es mucho más duro”, explicó el meta del Chelsea. Durante el torneo había alzado en ocasiones la voz para alertar sobre la tibieza del grupo, también sobre algunas soluciones tácticas aportadas por el entrenador Marc Wilmots. Así lo hizo tras la derrota inicial ante Italia. Entonces se intentaron tapar las discrepancias, el equipo pareció remontar y se abonó una cierta calma. Hasta que llegó otro fiasco, los mismos errores, según Courtois. “Ya tuvimos problemas contra el 3-5-2 de Italia. Gales nos planteó el mismo sistema y volvimos a equivocarnos con los mismos problemas tácticos. Di mi opinión a quien debía darla, pero no se escuchó”.

Courtois y seguramente más de media Bélgica apuntan a Wilmots, que fue de mal en peor en la toma de decisiones durante el partido. Mediada la primera parte su equipo ganaba y tres defensas galeses cargaban con una tarjeta amarilla. “Y nos fuimos muy atrás, les dejamos tomar el control y ganar espacios”, lamenta Courtois. “Entiendo lo que quiere decir Thibaut porque es la segunda vez que tenemos problemas contra un sistema así”, apuntó Kevin de Bruyne. “Dominamos los primeros 25 minutos y de pronto nos fuimos atrás, no dejaba de gritar a los chicos que saliesen, pero hubo problemas de comunicación. No soy un mago, pero sí el responsable. Teníamos importantes bajas atrás y nuestros defensas eran muy jóvenes, apenas tienen una media de edad de 23 años”, se justificó Wilmots por la decisión de agrupar al equipo. En esa línea tomó en el descanso una decisión que se reveló nefasta: retiró del campo aun extremo, Carrasco, por un centrocampista interior, Fellaini. “Es complicado trabajar ciertos automatismos”, se excusó el entrenador. Lo cierto es que mediada la segunda parte, De Bruyne, que debía caer hacia la derecha tras el cambio, transitó hacia dentro con el balón y buscó una combinación al espacio en ese flanco diestro. No encontró a nadie, Carrasco estaba en el banquillo, él en el medio y el lateral Meunier no llegaba a esos terrenos.

El desequilibrio dañó a Bélgica y dio alas a su rival. “Ellos siempre tuvieron superioridad en el centro del campo”, resumió Mertens, que salió ya a al desesperada en el cuarto de hora final para reemplazar al lateral Jordan Lukaku. “No era fácil jugar ahí”, confesó el mediocentro Witsel. “Simplemente nos superaron en número”, zanjó Courtois. En Lille, a un paso de su frontera, con 40.000 compatriotas en la grada y muchos más en las calles para disfrutar del ambiente previo al partido, Bélgica trazó una de sus mayores decepciones futbolísticas. “Y ahora que venga un entrenador”, pidió en su crónica Stephen Keygnaert una de las voces periodísticas más respetadas del país. “Wilmots no puede quedarse tras esta escandalosa eliminación”, completó.

Emerge el nombre de Michel Preud'homme como sustituto de Wilmots, que tiene contrato hasta 2018

Con contrato hasta 2018, el técnico pidió unos días para sopesar su futuro. “Estamos todos con él. Crecimos de su mano en los últimos cuatro años”, le defendió Eden Hazard, caústico en la derrota: “La vida sigue”. Courtois no fue tan efusivo. “Si seguimos todos juntos, en septiembre habría que volver a hablar porque hay cosas que deben cambiar”. Wilmots no buscó la confrontación. “Vino de frente tras el partido contra Italia y hablamos. No tengo ningún problema por eso, pero le dije que no estaba de acuerdo con sus críticas. Creo que estábamos bien preparados para enfrentarnos a un 3-5-2, pero la baja de Vertonghen en el último entrenamiento nos hizo daño”.

En Bélgica ya circulan listados con posibles candidatos a suceder al seleccionador y en todos emerge el nombre de Michel Preud’homme, mítico exguardameta y ahora entrenador del Brujas, al que ha llevado al título liguero tras once años de sequía. Los responsables de la federación belga emitieron un comunicado en el que apuntan que no tomarán “decisiones precipitadas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información