Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Usain Bolt se lesiona a un mes de los Juegos

El hombre más rápido de la historia buscará desesperadamente ir a Río a por su tercera triple consagración olímpica

Usain Bolt muestra cara de dolor tras las series de los 100m, el viernes en Kingston. ATLAS

La participación de Usain Bolt, la gran estrella del deporte mundial, en los Juegos de Río corre peligro. El hombre más rápido de la historia se lesionó en los isquiotibiales, los músculos de los velocistas, del muslo izquierdo la madrugada del sábado corriendo en Kingston las semifinales de los campeonatos de Jamaica, prueba selectiva para los Juegos. A las cuatro de la mañana, hora española, se hizo oficial que no participaría en la final. Si Bolt hubiera sido norteamericano, donde rige la regla estricta de que solo los tres primeros en la final se clasifican para los Juegos, en aquel momento Río se habría quedado sin la estrella que puede salvarle del desastre. En Jamaica, sin embargo, la regla es más flexible: solo los dos primeros se ganan dos de las plazas fijas. En circunstancias excepcionales, como una lesión sobrevenida, la tercera la otorga discrecionalmente el comité técnico de su federación. Los Juegos se inauguran el cinco de agosto. Las pruebas de atletismo comienzan el 11.

Yohan Blake, quien estuvo a punto de ser descalificado por salida falsa, y Nickel Ashmeade terminaron primero y segundo. El veterano Asafa Powell fue cuarto.

“Desde el viernes en la primera ronda sentía molestias en los isquios”, tuiteó el único atleta que ha ganado dos veces el oro olímpico en los 100m y en los 200m, así como en el relevo corto. “Después de la semifinal pedí al médico que me examinara y diagnosticó una rotura de fibras de grado uno. Con el certificado médico he solicitado una exención para no participar ni en la final ni en las demás pruebas del campeonato”. Su agente, Ricky Simms, confirmó poco después que Bolt irá a tratarse a Estados Unidos y que disputará el día 22 de julio en Londres el mitin en el estadio olímpico para probar al comité jamaicano que está en forma y que debe ser seleccionado para el 100m y el 200m de Río.

Bolt deberá apurar los plazos para llegar a tiempo y cruzar los dedos para no recaer. Según los especialistas, una rotura de fibras de grado uno supone un mínimo de 15 días de parón. "Aunque los nuevos tratamientos con pegamento elaborado con factores de crecimiento extraídos de las plaquetas del propio atleta o con células madre puedan acortar algún día la curación, hasta pasada una semana el deportista no puede empezar a trotar o a efectuar ejercicios isométricos para fortalecer el mésculo dañado", señala José Bodoque, fisioterapeuta de los equipos españoles de atletismo y triatlón. "Y esfuerzos explosivos, propios de un velocista, no se pueden hacer hasta pasadas tres semanas. Y hay que tener mucho cuidado, porque una recaída es normalmente mucho peor que la primera lesión". El isquio, situado en la parte trasera del muslo, está considerado como el punto débil de los sprinters, el que más lesiones produce.

Bolt, de 29 años, nunca ha ocultado que la única razón de su continuidad en un atletismo en el que lo ha ganado ya todo es la búsqueda de su triple triple, ser coronado tres veces triple campeón olímpico ( lo fue en Pekín 2008 y en Londres 2012) y pasar a la historia como el más grande. Por ahora ya es doble recordman mundial de 100m (9,58s) y 200m (19,19s) y campeón mundial imbatido (salvo por una salida nula en los 100m de 2011) en ambas pruebas desde 2009.

Casi todas las revistas del mundo tienen reservada su portada de agosto para Usain Bolt, el símbolo olímpico positivo. Si renunciara su puesto como anuncio de la cita lo ocuparían temas bastante menos brillantes: los rusos y sus dopajes, el mosquito y el virus Zika, la corrupción brasileña , la violencia o los retrasos y el caos previstos en unos Juegos que se acercan a toda velocidad.