Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Roja y el balón como oxígeno

Miñano, preparador físico de la selección, confía en el grupo y en el estilo para aguantar los esfuerzos en un cuadro tan duro

Del Bosque junto a Javier Miñano.

Metida en la parte del cuadro más dura, con Italia, Alemania, y Francia en el horizonte antes de una hipotética final, España no solo afronta un exigente reto futbolístico, también un imponente ejercicio de sobreesfuerzos. Javier Miñano, preparador físico y hombre de confianza de Vicente del Bosque desde que coincidieron en el Real Madrid, ha diseñado un plan cimentado en no cambiar las rutinas de los jugadores en sus clubes.

Hasta la concentración de España en la Isla de Ré han llegado máquinas de gimnasio que algunos jugadores utilizan en el día a día de sus respectivos equipos. “Le hemos preguntado a los cuerpos técnicos de los clubes. Lo que hacemos es adaptarnos. Si algún jugador necesita un determinado aparato para correr en tapiz o para hacer estiramientos los hemos traído. No creemos conveniente cambiar sus rutinas en un mes, tratamos de potenciar lo que hacen en sus equipos, no cortarlo”, revela Miñano en una conversación reposada.

Lo fundamental es que este grupo nos ha dado motivo para creer en ellos, tengo confianza"

Ante la pregunta de si España está capacitada para desarrollar una presión alta, que es una de sus armas, en dos semanas de tanta exigencia, Miñano alude a la normalidad. “Lo fundamental es que este grupo nos ha dado motivo para creer en ellos, tengo confianza. No les vamos a pedir algo a los que no están acostumbrados y ellos compiten al máximo nivel domingo y miércoles”.

El estilo de España y su desarrollo a través del físico van de la mano. “Cuando más sufre esta selección es cuando no tiene el balón o no llevamos la iniciativa. En los tres partidos hemos visto a una selección con su propia identidad, y eso no ha cambiado, no hay esa sensación de desastre que parece existir cuando se analiza el partido con Croacia”.

En una serie de encuentros tan comprimidos también puede haber tiempo para el ahorro de energías a través del estilo. Con el marcador a favor, las circulaciones largas pueden servir para administrar esfuerzos siempre y cuando no se incurra en pérdidas en zonas peligrosas. España es una de las selecciones del torneo que más pases da (2.023) y la de mejor porcentaje de acierto (93%). “La expresión control del juego conlleva eso. Si hay algún momento que no tenemos el balón vamos a sufrir y al reves, estos jugadores pueden llegar a disfrutar”.

La inusual decisión de Vicente Del Bosque de alinear el mismo equipo en los tres partidos de clasificación abrió un debate sobre su conveniencia que se bifurcaba en dos vertientes. Una apuntaba a cómo podía afectar anímicamente a los suplentes. La otra, a la acumulación de esfuerzos concentrada en solo 11 jugadores. “No había ningún motivo físico ni médico para decirle al seleccionador que no podía alinear ante Croacia a ninguno de los titulares en los dos partidos anteriores”, zanja Miñano,

El día de la derrota con Croacia, en Burdeos, la temperatura superó los 30 grados y la humedad abochornó el ambiente. “Solo notamos un poco más de humedad y de calor, los jugadores requirieron más líquidos, pero no lo resaltaron demasiado”, defiende Miñano. “Normalmente, cuando se alude al bajón físico debemos hacer un análisis más profundo, puede ser un factor, pero hay otras opciones, más futbolísticas a las que quizás es más difícil llegar o analizar”.

Candreva, baja

Miñano es un hombre próximo a los jugadores. Ha vivido muy de cerca la reacción del grupo ante el caso De Gea, la suplencia de Casillas, las quejas de Pedro o las críticas a Ramos por el penalti fallado. El gesto de Piqué nada más acabar el partido con Croacia reclamando la unidad del grupo le ha llevado a elogiar al central públicamente. “Me sorprendió la capacidad que tiene un jugador de a los 10 segundos de terminar un partido, con cierta decepción por la derrota, con las pulsaciones altas, y con todo lo que se había montado alrededor por su gesto en el himno tenga la capacidad de reconducir todo eso hacia un mensaje de unidad. En la mente de todos estaba cambiar el chip y de afrontar sin el pesimismo de una derrota el partido con Italia”. Una Italia que no podrá contar con Candreva, uno de sus jugadores clave, por lesión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información