Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Butragueño tiene su propio estadio en México

El Club Celaya homenajea al exjugador del Real Madrid al renombrar su campo

Emilio Butragueño durante un partido con el Atlético Celaya en 1998.
Emilio Butragueño durante un partido con el Atlético Celaya en 1998.

La euforia que dejó el Buitre a su paso por México vuelve dos décadas después. Tras alcanzar la gloria en el club de su vida, el Real Madrid —con el que conquistó seis ligas, dos Copas del Rey y cuatro Supercopas de España—, el internacional español decidió pasar sus últimos años como futbolista en un equipo modesto, el Atlético Celaya de México, donde coincidió con dos amigos y mitos madridistas: Hugo Sánchez y José Miguel González Míchel. 18 años después de colgar las botas, la directiva del club celayense ha decidido rebautizar el estadio Miguel Alemán Valdés, llamado así en honor al expresidente mexicano entre 1946 y 1952, como Estadio Monumental Emilio Butragueño Santos.

La última temporada que Butragueño disputó con su Real Madrid fue la 94-95. En aquella campaña escasearon los goles, quizá su mayor especialidad, y sus apariciones en el once comenzaron a ser cada vez más esporádicas. En ocho partidos sólo hizo un gol, al Racing de Santander. Al verse relegado a un papel meramente secundario en el conjunto merengue, al que tantas alegrías dio, en agosto de 1995, recién concluida la temporada, aceptó la oferta del Celaya, un recién ascendido a la primera división mexicana. Mutó entonces de Buitre a toro, apelativo con el que se conoce a los hinchas del club. En aquel momento, la plana mayor del club era de nacionalidad española o, al menos, descendientes de españoles y lograron establecer un contrato de un millón de dólares por cada temporada que el Buitre jugase en el equipo. En un principio, el mítico 7 blanco firmó por dos años, pero su estancia en Celaya finalmente se prolongó uno más.

Butragueño presente en el renombramiento del estadio de Celaya
Butragueño presente en el renombramiento del estadio de Celaya

En sólo tres temporadas, el madrileño hizo más que muchos en más tiempo: se convirtió en el tercer máximo goleador de la historia del club, se ganó el afecto de los 494.304 habitantes de Celaya. “No me imaginaba a Emilio yéndose para allá con toda la familia a cuestas, pero parece que sigue con el gusanillo del fútbol”, afirmó Míchel después de conocer el fichaje de su amigo por el Atlético Celaya. Dos temporadas después se unirían al Buitre el propio Míchel, fino extremo derecho, y su más fiel compañero de batallas en el ataque merengue y leyenda del fútbol mexicano Hugo Sánchez. Tres estandartes de la Quinta del Buitre, la generación de futbolistas que más ha marcado a los aficionados del Real Madrid moderno se retiraba con la camiseta blanca y los pantalones azules del Celaya.

Ahora, Butragueño tendrá el privilegio de tener un estadio con su nombre, algo que sólo Hugo Sánchez ha conseguido. En 2003, el pentapichichi inauguró un coliseo en el Estado de México, que hoy no alberga ningún equipo de fútbol profesional.

“México es parte de mi corazón, cada vez que vengo estoy en casa. En el tema personal fueron tres de los mejores años de nuestra vida como familia”, afirmó en una entrevista con la cadena de televisión estadounidense ESPN. No exageró. De hecho, su idilio con el país norteamericano data de mucho antes. En el Mundial de 1986, disputado en territorio mexicano, anotó hasta cinco goles con la camiseta de la selección española: uno contra Irlanda del Norte en la fase de grupos y un póker contra Dinamarca en octavos de final.

Ya con la casaca del Atlético Celaya, el espigado Butragueño jugó 91 encuentros y marcó 29 tantos. En su primera temporada en México llegó a la final de la liga contra el Club Necaxa del DF —desde 2003 con sede en Aguascalientes— y solo un remate de cabeza desviado a pocos minutos del final privó al delantero del trofeo en un partido disputado en el estadio Azteca, cuna del fútbol mexicano. Un fallo que aún se recuerda en las calles de Celaya (270 kilómetros al noroeste de la capital). Ese mismo partido, con los mismos jugadores, se repitió el jueves en honor al Buitre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.