Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ITF exonera a Marrero y Arruabarrena de un presunto amaño en el Abierto de Australia

El organismo asegura que no existe ningñun indicio de "actividad de corrupción" en torno al partido del dobles mixto que disputaron los dos tenistas españoles en la última edición del Abierto de Australia

Marrero y Arruabarrena, durante el partido en Australia.
Marrero y Arruabarrena, durante el partido en Australia.

La Unidad de Integridad del Tenis (TIU), la comisión creada recientemente por la Federación Internacional de Tenis (ITF) para combatir la corrupción en su deporte, considera que no existen pruebas de que los españoles David Marrero y Lara Arruabarrena estén implicados en el amaño de un partido disputado este año en el Abierto de Australia. Así lo transmite The wall Street Journal, donde un representante del citado organismo confirma la impunidad de los españoles. "Mientras los detalles de la investigación seguirán siendo aún confidenciales, no ha sido identificada ninguna actividad de corrupción y no se emprenderá acción alguna contra ningún jugador implicado", expresa Mark Harrinson en la información del medio estadounidense.

El pasado 25 de enero, The New York Times informó de que una reconocida casa de apuestas (Pinnacle Sports) había suspendido los pronósticos de un partido del dobles mixto en el que participaban Marrero (Las Palmas de Gran Canaria, 35 años) y Arruabarrena (Tolosa, 24 años). Según indicó e medio neoyorquino, la empresa percibió movimientos sospechosos cuando se invirtieron grandes cantidades a favor del dúo formado por la checa Andrea Hlavackova y el polaco Lukasz Kubot. Estos vencieron a la pareja española por 6-0 y 6-3 en el duelo disputado en la pista 6 de Melbourne Park, y el primer set, precisaba la información, duró tan solo 20 minutos.

Entonces, Marrero alegó que jugó lesionado y los otros tres jugadores negaron tajantemente cualquier manipulación. "Sabía que no había hecho nada malo, así que estaba bien", señala ahora Marrero al Wall Street Journal. "Estoy feliz de que todo se haya acabado", dice el español, cuyo teléfono móvil fue intervenido por la TIU, al igual que los de los otros tres deportistas. "Me dijeron que todo estaba bien, que no debía preocuparme de nada", prolonga Marrero, que compitió durante estos días en el dobles de Roland Garros hasta que una lesión de su compañero Pablo Carreño les obligó a abandonar.

La información del Wall Street Journal precisa que ni Arruabarrena ni Hlavackova han querido hacer declaraciones y que no ha podido localizar a Kubot.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información