Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Warriors se alzan sobre los Thunder para atrapar la final

Curry y Thompson, decisivos (96-88), defenderán su corona de nuevo ante LeBron y los Cavaliers

Curry celebra el triunfo ante Cleveland. Ampliar foto
Curry celebra el triunfo ante Cleveland. EFE

LeBron contra Curry, los Warriors contra los Cavaliers, la NBA culminará con la misma final que hace un año. La reedición del duelo arrancará a las tres de la madrugada del viernes, hora española, todavía bajo los efectos del explosivo duelo que enfrentó a Golden State y a Oklahoma. Fue preciso llegar hasta el último minuto del séptimo y decisivo partido de la serie para que la maravillosa muñeca de Stephen Curry rubricara el triunfo de su equipo (96-88).

Culminó así la labor de demolición que tuvieron que acometer los Warriors después de haber estado repetidamente contra las cuerdas. Los Thunder se adelantaron en la serie por 1-3 y los Warriors se acercaron al abismo, tanto en el sexto partido, que llegaron a tener muy cuesta arriba, como en el último que también empezaron mal, con una desventaja de 13 puntos.

GOLDEN STATE, 96; OKLAHOMA, 88 (4-3)

Los Warriors, campeones del Oeste.
Los Warriors, campeones del Oeste. AP

Golden State Warriors: Curry (36), Klay Thompson (21), Iguodala (7, Draymond Green (11), Bogut (2), -equipo inicial-; Barnes (5), Livingston (5), Ezeli (2), Speights (3), Varejao (2) y Barbosa (2).

Oklahoma Thunder: Westbrook (19), Roberson (4), Kevin Durant (27), Ibaka (16), Adams (9) –equipo inicial-; Waiters (5), Kanter (8) y Foye (0).

Parciales: 19-24, 23-24, 29-12 y 25-28.

Oracle Arena de Oakland. 19.596 espectadores.

Las fechas de la final

1º Viernes 3 de junio 3.00

2º Lunes 6 de junio 2.00

3º Jueves 9 de junio 3.00

4º Sábado 11 de junio 3.00

5º Martes 14 de junio 3.00

6º Viernes 17 de junio 3.00

7º Lunes 20 de junio 2.00

Hora peninsular español.

Pero la impresionante puntería y el talento de Stephen Curry y Klay Thompson volvieron a ser determinantes para que su equipo se sobrepusiera a situaciones límite. Los Thunder se pagaron su desfondamiento en el tercer cuarto (71-58). Y su reacción final, después de que Ibaka y Durant enlazaran una serie de aciertos, fue neutralizada por Curry.

Los Thunder habían estado a punto de revertir de la situación después de que Durant anotara siete puntos consecutivos y pusiera el 90-86 en el marcador. Faltaba un minuto y 40 segundos. Pero Ibaka le hizo falta a Curry cuando intentaba otro de sus triples. El MVP anotó los tres tiros libres (93-86). Acto seguido Kevin Durant falló dos tiros y de nuevo Curry sentenció con otro triple a 26 segundos para el final.

Concluyó de esta forma la apasionante batalla. Prevaleció finalmente la excepcional efectividad de Curry y Thompson y su facilidad para manejar los hilos del juego. Los Thunder les llevaron al límite con un derroche físico de Westbrook, con la mano de seda de Kevin Durant y con la línea que impusieron bajo los aros Ibaka y Steven Adams. Pero se quedaron cortos frente a los siete triples, 36 puntos y 8 asistencias de Curry y a los 6 triples y 21 puntos de Klay Thompson.

Los Warriors corrieron el riesgo de quedar absolutamente limitados a la actuación de sus dos estrellas. Pero Draymond Green acabó apareciendo lo justo, con 11 puntos y 9 rebotes, como Iguodala, al que Kerr situó en el quinteto titular en un intento de frenar a Durant.

Los Thunder, que aspiraban a estar en su segunda final, tras haber perdido la primera en 2012 ante Miami, no tuvieron suficiente con los 27 puntos de Kevin Durant, los 19 puntos y 13 asistencias de Westbrook y los 16 puntos y 4 rebotes de Ibaka. Dominaron el partido mientras dominaron el rebote y bajo los tableros, corrieron en las transiciones y limitaron al máximo las pérdidas de balón. Pero los Warriors, pese al desacierto de sus pívots, Bogut y Ezeli, fueron nivelando poco a poco el balance de los rebotes y acabaron haciendo valer los 17 triples que anotaron, en contraste con el 7 de 27 obtenido por los Thunder.

Los Cavaliers de LeBron James buscarán ahora la revancha de la final de hace un año. Entonces, mermados por las lesiones de Kevin Love y Kyrie Irving, perdieron por 4-2. Iguodala, que palió los efectos devastadores de un LeBron James desatado, fue entonces el MVP. Esta vez los Cavaliers llegan en perfectas condiciones físicas, esta vez el duelo por la corona entre Curry y LeBron se presenta, si cabe, todavía más apasionante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información