Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El United de Van Gaal conquista la FA Cup ante el Crystal Palace

En su segunda temporada en el banquillo y cuando todo parece indicar que Mourinho será su sucesor, el holandés conquista la mítica copa

Fa Cup Final
Mata convierte el gol del empate del United en la final de la FA Cup. AP

Louis Van Gaal jamás deja un equipo sin una copa más en sus vitrinas. Lo hizo en su Ajax multicampeón a principios de los 90, ganó cuatro títulos con el Barcelona, tres con el Bayern Munich y hasta con el humilde AZ Alkmaar se llevó una liga holandesa. Lo volvió a hacer con el Manchester United. Después de una primera campaña vacía de títulos y cuando Mourinho, según la BBC, ya es su sucesor en el banquillo de Old Trafford, el técnico holandés se amigó con su historia en la Copa con más historia. El United venció al Crystal Palace en la final de la FA Cup (2-1), con goles de Mata y Lingard y Van Gaal respira.

En su primera temporada en Manchester, el United finalizó en la cuarta posición de la Premier, a 17 puntos del campeón Chelsea, suficiente para clasificar para la Champions, pero en la Liga de Campeones no pudo pasar la fase de grupos, tercero por detrás del Wolfsburgo y del PSV Eindhoven. Y si el curso pasado entró por la puerta de atrás a la Champions, este año ni eso. El United quedó quinto en la liga inglesa, clasificado para la Europa League, una competición poco atractiva para el pedigrí del Manchester United. Así las cosas, la FA Cup se presentaba como una aspirina para la hinchada del United y como una especie de premio consuelo para Van Gaal. Lo fue.

De Gea y Van Gaal, con la FA Cup.
De Gea y Van Gaal, con la FA Cup. Getty Images

El United se plantó en el campo del cuadro del sur de Londres, pero a los red devils les costaba muchísimo incomodar a Ward, portero del Crystal Palace. Los muchachos de Van Gaal solo encendían a su afición en Wembley cuando el balón tocaba los pies del tan joven como talentoso Rashford. El delantero inglés encontró compañía a veces en Martial, otras en Rooney, aunque el 10, clavado como mediapunta, destacaba más por sus inmensas carreras en defensa que por su fútbol en el área del Crystal Palace. Ocurrió, sin embargo, que el dominio del United se desinfló y el conjunto de Londres comenzó a visitar con frecuencia a De Gea. Aunque sin problemas para los de Manchester porque, cada vez que lo intentó, el Crystal Palace chocó ante el portero español.

El segundo acto recuperó al mejor United. Lo intentó Fellaini, que reventó el travesaño con un zapatazo desde fuera del área. Y después fue el turno de Martial, pero su disparo de cabeza también se estrelló en el palo. El gol se le atragantaba el gol al conjunto de Van Gaal. Y cuando mejor estaban los red devils en el partido, la sorpresa de apoderó de Wembley. Tras un saque de esquina, Puncheon aprovechó la segunda jugada para fusilar a De Gea. La alegría, sin embargo, le duró un suspiro a las águilas. Rooney, además de haber aprendido a defender, sabe de lo que sabe. El capitán se inventó una jugada mágica, dejó en el camino a cinco jugadores del Crystal Palace y su centro encontró a Fellaini, que le dejó servido el balón a Mata para que firme el 1-1. El empate se ancló en tablero y el partido se estiró hasta la prórroga.

Nada cambió en la prórroga, el United atacaba y el Crystal Palace esperaba agazapado por un contra que encuentre a los de Manchester a contra pie. Lo hizo. Bolasie salió disparado y Smalling no tuvo más remedio que placar al extremo francés. Roja para Smalling y la noche pintaba mal para Van Gaal. Pero los muchachos del holandés se rebelaron contra su suerte, conscientes de la historia de su equipo y del currículo de su entrenador. Lingard pescó una pelota en el aire y con una volea espectacular mandó la FA Cup para Manchester. Una copa más para el United y un alivio para Van Gaal que no se quería ir de Inglaterra sin premio.

A Van Gaal todavía le queda un año más de contrato. Pero con Mourinho ya casi fichado, el holandés se despide de Old Trafford. No lo dejará sin nada. Fiel a su costumbre, Van Gaal siempre deja una copa. Esta vez, la mítica FA Cup.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.