Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joel: “Ser portero es algo visceral, debes sentirlo”

Entrevista con el cancerbero de Getafe, ex del Atlético de Madrid, y titular en el Everton

Premier League
Joel Robles durante la semifinal de la FA CUP ante el United. REUTERS / Cordon Press

Joel Robles (26 años) es campeón de Europa con la sub-21 española, y de la FA Cup con el Wigan. De Getafe y colchonero, juega en el Everton desde hace dos años. Con los azules de Liverpool disputó la semifinal contra el United hace quince días,un partido que fue el puro reflejo de lo que ha sido el año para los de Martínez: un poste, un penalti fallado, partidazo y a la calle en el descuento. Intuye que en su casa, en Getafe, ya se vive la final de Milán: su padre, escayolista, y su hermano, instalador de equipos de aire acondicionado son del Madrid; Lara, su hermana, estudiante, que juega a baloncesto, es del Atleti hasta la médula, y tiene la habitación forrada en rojo y blanco. Joel vive en Liverpool, con su novia, masajista diplomada, que estudia inglés. Hoy pretende amargarle la fiesta de celebración por el título de la Premier al Leicester con el Everton en el King Power Stadium

Pregunta. ¿Por qué un chaval de Getafe se fue a Wigan hace tres años?

Respuesta. Por qué quería jugar. Mi situación en el Atlético lo exigía. Necesitaba crecer y me la jugué, llegué a prueba 15 días. No tenía nada que perder y me vine.

P. ¿Se fue por De Gea?

Cada gol que te meten tiene una razón por la que podrías evitarlo”

R. No, que va, yo estuve casi un año y medio con David y muy bien, es un tipo fantástico. Me tocó luchar y lo hice siempre. Cuando se fue al United me quedé con Iago Herrerín y Manzano me puso, pero luego prefirió a Curtois y le puso a él. En navidades vi que necesitaba jugar y me ofrecieron ir al Rayo. Estuve seis meses, nos salvamos con el gol de Tamudo y volví al Atlético. Entonces, llegó Sergio Asenjo y vi que necesitaba seguir jugando. Siempre me llamó la atención el fútbol inglés y en contra de lo que muchos me aconsejaron, me vine a Inglaterra. No sabía nada de Wigan salvo que el entrenador era Roberto Martínez. Me fue bien, primero jugué la copa y luego entré en la Premier, y acabamos ganando la FA Cup, pero bajamos a segunda.

P. Jugó con el portero Ali Al Habsi, un portero de Oman en la Premier...

R. ¡Si! ¡Un fenómeno!. Era como una serpiente, era como una culebra, por su rapidez. Si era muy rápido, con gestos técnicos muy raros. Tenía una capacidad de reacción tremenda. Ahora juega en el Reading. Siempre he pensado que cada portero es una filosofía, lo de ser portero hay que sentirlo, es algo muy visceral.

P. En el Wigan hizo historia: el primer portero español en levantar la FA Cup. Inolvidable su parada a Tevez aquella tarde.

Dejé el Atlético porque quería jugar. Fui valiente, llegue a Inglaterra a  prueba y peleé por conseguir lo que quería"

R. Bueno, ¡hizo historia el Wigan!. Lo de aquel día en Wembley fue increíble. Un equipo pequeño como el nuestro y ganamos en el último minuto al City. Pero no pudimos ni celebrarlo, el martes teníamos partido contra el Arsenal y bajamos. Enseñanzas que deja la vida.

P. A punto estuvo de jugar una segunda final, pero les eliminó el United. ¿Resume lo que ha sido la temporada para el Everton?

R. En cierta manera. Hemos perdido muchísimos puntos en el campeonato en partidos donde se han repetido situaciones como esas, errores no forzados, como dice Iñaki (Vergara, entrenador de porteros del Everton, nacido en Ondarroa). Contra el United tiramos al palo con 0-0, jugamos bien, David paró un penalti y al final, cuando ya estábamos casi para jugar la prórroga, llego el 2-1. Hemos perdido muchísimos puntos en el descuento este año, un año extraño donde no se corresponde el juego con la puntuación.

P. ¿Tuvo que cambiar muchas cosas desde que llegó a la Premier?

R. Para eso trabajo, para mejorar y adaptarme siempre, y crecer. Al fútbol inglés te debes hacer, claro, la Premier exige una adaptación. Aquí hay que hacerse respetar en el área, el juego lo exige. Hay una cosa que me ha acompañado siempre: Yo lo hago siempre lo mejor que puedo y me dejo el alma en cada entrenamiento porque he sufrido mucho para estar donde estoy. Y eso he aplicado aquí. A mí nadie me ha regalado nada. He sido valiente y he trabajado para aprovechar mis oportunidades. Ahora disfruto en el Everton.

El Leicester se lo ha ganado. Es un buen ejemplo de que lo más importante es el equipo

P. ¿Usted es de los porteros a los que le gusta analizar sus acciones tras los partidos o prefiere no volver a verlos?

R. Siempre veo lo que hago. Tenemos un programa que edita mis intervenciones. Me permite visualizar situaciones del juego, mi comportamiento, la sincronización, que es lo principal. Cada gol tiene un porqué y hay que buscar la razón de por qué llegan. Cada remate tiene una posibilidad de ser parado, incluso los que terminan en gol. Depende siempre de la capacidad de reacción. Es un timing: la posición corporal debe ser perfecta, anticipación, activar la reacción, los reflejos… todo interviene. Pero cada balón puede ser parado. Lo importante es el momento exacto Al final el portero tiene que estar listo para activarse en una décima de segundo

P. ¿Por qué es portero?

R. Yo de niño, con 8 años, no quería ser portero. En el Getafe le decía al entrenador que si no me ponía un rato a jugar de campo, no iba al partido. A los 12 años, cuando me marché al Atlético, ya fue diferente pero aún y así me plantee dejarlo. Los porteros viven apartados. Mientras los demás hacen un rondo y nosotros estamos al otro lado tirados por el suelo Y en el campo igual, ellos se abrazan un gol y nosotros lo celebramos solos. Vives diferente, eres diferente y hasta que no lo asumes… a mí me costó disfrutar de ser portero. Creo que hasta los trece años no le encontré el gusto, hasta que vas al torneo del Plus y ves que es todo más serio

P. Una edad de ídolos. ¿Cuál era el suyo?

R. Yo era del Atlético, pero mi referencia siempre fue Iker. Creo es una referencia generacional. Las paradas que ha hecho Iker son irrepetibles. El futbol lo olvida muy rápido. Lo vi con Forlan, con el Kun cuando se fueron del Manzanares, se olvida todo muy rápido en el fútbol.

P. Dice Quique Sánchez-Flores que a la Premier hay que entenderla, por distinta. ¿El ejemplo es el Leicester?

R. Si, la premier no tiene nada que ver con la Liga, que es con lo que puedo comparar. Es cierto que hay que entenderla. Ves partidos y dices, solo han tirado una vez. Contra el West Brom 33 veces, ellos un corner y la enchufaron. No tiene nada que ver con otras ligas. Pero el Leicester tiene lo que se ha ganado en el campo. Ha ganado más puntos que nadie y jugadores que no eran top se han revalorizado demostrando que un equipo está por encima de todo. Es un buen ejemplo. Otros lo hemos intentado, ellos lo han conseguido. Se lo merecen, han sido los mejores, enhorabuena.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.