Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orlando Ortega bate el récord nacional en su debut como español

El atleta de origen cubano rebaja en 21 centésimas la plusmarca de los 110m vallas de Jackson Quiñónez

Merrit, McLeod y Oliver, de izquierda a derecha, en los 110m vallas de Doha. Ampliar foto
Merrit, McLeod y Oliver, de izquierda a derecha, en los 110m vallas de Doha. Getty Images

En su primera competición al aire libre como español, nacionalidad que obtuvo en septiembre pasado, Orlando Ortega batió el récord nacionalidad de la especialidad que le ha hecho grande y para la que es esperanza de medalla olímpica, los 110 metros vallas. El atleta de origen cubano terminó tercero en Doha, en la reunión que abría el circuito de la Diamond League, con un tiempo de 13,12s (viento: +1,4 m/s), 21 centésimas inferior a la plusmarca (13,33s) que en 2007 había fijado Jackson Quiñónez y 18 centésimas superior a su mejor marca, los 12,94s que logró en julio en Mónaco.

No había corrido nunca tan rápido en su primera competición del año Ortega, que fue superado en Doha por los dos jamaicanos de moda, el jovencito Omar McLeod (13,05s, mejor marca mundial del año), el único atleta que ha descendido de los 10s en los 100m y de los 13s en los 110m vallas, y el más conocido Hansle Parchment (13,10s). Ambos atletas ya comenzaron su temporada al aire libre hace una semana y son de maduración temprana.: habitualmente hacen ya en mayo las marcas que los mejores comienzan a producir en julio.

Semenya asombra

Ortega, de 24 años, fue el único atleta español en Doha, donde llamaron más la atención su rival en las vallas, el recordman del mundo (12,80s) Aries Merrit, en su primera temporada con un riñón trasplantado (13,37s), el triplista francés Teddy Tamgho, que volvía a la pista en la que se rompió el tendón de Aquiles hace un año (16,54m en una prueba ganada por el campeón del mundo Christian Taylor, 17,19m), y, sobre todos, la mediofondista sudafricana Caster Semenya, que vuelve a asombrar siete años después de revelarse polémicamente en el Mundial de Berlín. Semenya, sin aparente esfuerzo y con la boca cerrada en una recta tremenda, ganó los 800m con la mejor marca mundial del año (1m 58,26s) beneficiándose del fin de la obligatoriedad del tratamiento de estrógenos a la que debían someterse las atletas con una producción natural de testosterona casi tan alta como los hombres para rebajar a límites femeninos la hormona que más beneficia el rendimiento.

Las mejores marcas de la noche se dieron en los 100m y en el triple femeninos. El el sprint la holandesa Dafne Schippers fue segunda (10,83s) en una carrera en la que las tres primeras bajaron de 11s (Tori Bowie, 10,80s; Veronica Campbell-Brown, 10,91). En el duelo caribeño del salto, la colombiana Caterine Ibargüen (15,02m)logró su 32ª victoria consecutiva, achuchada por la joven Yulimar Rojas, que batió el récord de Venezuela (14,92m, 72 centímetros mejor que su anterior mejor marca).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.