Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Rosberg suma y sigue en Rusia y Vettel acaba arrollado

El alemán estalla contra Kvyat tras ser golpeado en una carrera dominada por el piloto de Mercedes, que logra su cuarta victoria por delante de Hamilton y con Alonso, el sexto

GP Rusia Fórmula 1 Ver fotogalería
Vettel, en el momento de ser golpeado por Kvyat. AP

Correr en casa tiene su peligro por aquello de querer demostrarle a tus paisanos lo que vale un peine. Esas ganas de reivindicarse pueden girarse en contra, y eso es precisamente lo que le ocurrió a Daniil Kvyat en Sochi. El piloto de Red Bull tenía cuentas pendientes con Sebastian Vettel después de que ambos se encontraran hace dos semanas en la primera curva del Gran Premio de China, y seguramente consideró que la mejor forma de resolver el asunto era repetir aquella misma maniobra. Sin embargo, si en Shanghái todo aquel que vio las imágenes le dio la razón al chico de Ufá, nadie en su sano juicio le volverá a apoyar después de lo que hizo esta vez: Kvyat arrolló a Vettel por dos veces en la primera vuelta, en la segunda curva y en la tercera, dejando al alemán fuera de combate y con un cabreo de mil demonios.

“Alguien me han dado por detrás en la curva dos y después han vuelto a golpear en la tres. ¡No sé qué cojones estamos haciendo aquí!”, exclamó el tetracampeón inmediatamente después de impactar contra las barreras de protección. Al poco rato y con la carrera todavía en marcha, Vettel ya se había cambiado de ropa y había ido al muro de su exequipo para pedirle explicaciones a su director, Christian Horner. La peor forma de acabar un fin de semana que ya comenzó torcido, después de la penalización de cinco puestos que le cayó por sustituir la caja de cambios de un Ferrari que flojea más de lo deseado.

El paso adelante anunciado este invierno por la Scuderia no termina de materializarse de ninguna manera. Es más, ha sido darle otra vuelta de tuerca al motor para tratar de acercarse un poco más a los Mercedes y el coche comenzar a petar. Con ese panorama, la marca de la estrella no hace más que pasearse sin importarle el escenario ni las circunstancias. Da igual que Lewis Hamilton se vea obligado a arrancar el décimo, que en 20 vueltas es capaz de quitarse de en medio a casi todos sus rivales menos a Nico Rosberg.

Alguien me han dado por detrás en la curva dos y después han vuelto a golpear en la tres", exclamó el alemán

El actual líder del certamen va como un cohete, tanto dentro de la pista como fuera de ella, donde sortea todas las calamidades que se le acumulan a su vecino. La última, en Rusia, donde a falta de 15 vueltas para la bandera de cuadros y cuando perseguía a su compañero, el británico recibió un inquietante mensaje por la radio que le informaba de un problema con la presión del agua. Seguramente, esa avería no llegó ni a existir y aquello no fue más que una comunicación encriptada que le instaba a levantar un poco el pie del acelerador. Finalmente, Hamilton pudo cruzar la meta el segundo, y por delante de Kimi Raikkonen, que volvió a subirse al podio y que gracias a eso superó a Vettel en una tabla de puntos que Rosberg comanda con un margen que asusta. Fernando Alonso concluyó el sexto, su mejor resultado hasta la fecha, y Carlos Sainz lo hizo el duodécimo después de recibir una penalización de 10 segundos por considerar los comisarios que fue demasiado agresivo con Jolyon Palmer.

Nadie que se haya impuesto como Rosberg en las cuatro primeras pruebas ha perdido el título

En la cuarta prueba de la temporada, Rosberg encadenó su séptima victoria consecutiva si tenemos en cuenta las tres que sumó en el tramo final del curso pasado. Esta cifra supone la segunda mejor racha de toda la historia, la misma que consiguieron Michael Schumacher (2004) y Alberto Ascari (1952-1953), y le sitúa a dos del récord absoluto, los nueve triunfos seguidos que Vettel enlazó en 2013, el año en el que se coronó campeón por última vez. Aunque queda un mundo por delante, Rosberg da cada día un pasito más hacia el título que todavía se le resiste pero que parece llevar su nombre: nunca nadie que se haya impuesto en las cuatro primeras paradas del calendario ha terminado perdiendo el título.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información