El rayo Griezmann le da el triunfo al Atlético

El francés marca en el primer balón que toca nada más entrar al campo y arregla el partido

Griezmann marca el gol del triunfo.
Griezmann marca el gol del triunfo.Claudio Alvarez

El primer balón. El primer chispazo. Una falta rápida sacada por Koke, la puja de Torres con Crespo y Griezmann atento para empalar un zurdazo desde fuera del área. No llevaba ni un minuto en el campo el francés. Y en esos segundos, el Atlético tuvo lo que no había tenido en todo el primer tiempo: su alma y su molde. Celeridad para sacar la falta, voltaje para ir a la presión y decisión para hacer el remate. La jugada debe ser un ejemplo para todos los futbolistas a los que Simeone concedió una oportunidad.

Fue un órdago en toda regla la alineación del Atlético. Siete no habituales con la Liga en juego. La sombra de la final de la Champions a 90 minutos debió pesar en ese once temerario. Si el órdago fue del técnico, el envite recogido por la ristra de su segunda unidad fue timorato porque la trascendencia del duelo les exigía otra cosa. No fueron alineados en una primera ronda de Copa una fría noche de invierno con las gradas semivacías. Fueron puestos a jugar en un duelo con la Liga en juego y el Calderón a reventar. Por encima de que apostar por los balones largos con un equipo plagado de bajitos sea un contrasentido, están el empeño, la tensión y las ganas de morder. Ese abrupto cambio de ropaje dejó sin alma al Atlético. Es normal que perdieran los envíos profundos de Oblak o de Giménez, pero tampoco ganaron las segundas jugadas. Fueron los rojiblancos un equipo deshilachado, con la descoordinación propia de tantos suplentes puestos a jugar la vez, pero el ritmo fue impropio de este equipo. Lo contrario de esa unidad indivisible que suele ser, ya sea con la presión alta, media o baja.

Las decepciones fueron grandes en algunos casos. Óliver falló lo que no puede fallar, pases claros. La única manera que tienen de reivindicarse es con la pelota y tratando de imponer su fútbol. Los silbidos del Calderón aparecieron con el chico, que por momentos pareció superado por la situación. Thomas, con el que se intercambió de banda, también pareció desorientado. Vietto fue un delantero en permanente fuera de juego. Kranevitter ni marcó ritmo ni se impuso en el quite. Correa dio puntadas como un sombrero de espuela sobre Crespo y un disparo raso tras robar uno de esos balones que el Rayo suele jugar en el alambre. Juan Carlos palmeó bien abajo. De todos los secundarios fue el mejor, quizá porque también sea el más anárquico. Solo necesita el balón y el resto importa poco porque su inventiva a la carrera está por encima del desarrollo de los partidos.

El Rayo, plagado de bajas, dominó el encuentro por arriba y por abajo, pero le faltó decisión en ese primer tiempo aguado y soso. Embarba hizo alguna que otra escaramuza y Miku puso a prueba a Oblak antes de que Amaya desperdiciara un remate franco a la salida de un córner.

El descanso fue aprovechado por Simeone, que cumplió su primer partido de condena, para dar entrada a Koke por Gabi. Otro síntoma de que había cierto pensamiento en el duelo del martes en Múnich, que se intuye a pecho partido porque el Bayern también reservó artillería.

Cambios decisivos

Fue la segunda tanda de cambios, Torres y Griezmann por Óliver y Vietto, la que volteó el partido. Antes de su entrada, Javi Guerra tuvo el 0-1 tras girarse en el área y mandar el balón a las manos de Oblak. A nada que hubiera cruzado el disparo hubiera sido gol y habría obligado al Atlético a jugar 35 minutos largos a contrarreloj y con la angustia de la pérdida del título. Un centro chut de Tito exigió a Oblak y esta fue la última acción del Rayo antes de que se desencadenara esa tormenta corta y contundente con la entrada de Torres y Griezmann.

La grada se encendió con la aparición de los dos delanteros, que no tardaron en resolver el encuentro en esa jugada meteórica. Griezmann fue una centella para recoger el mal despeje de Crespo y reventar las redes de Juan Carlos. La descarga se contagió al resto del equipo. Thomas empezó a aparecer, lanzado por Koke; Gámez, también gris en el primer tiempo, comenzó a desdoblarse, y Correa aumento su volumen de ratonería. Torres tuvo la sentencia en un contragolpe claro, con el Rayo ya dejando la retaguardia a la intemperie.

Al no cerrar el partido con esa ocasión, al Atlético le tocó sufrir en su campo un bombardeo final del Rayo. Pero ahí, el equipo de Simeone se maneja mejor que nadie. Aguantó y esperó a que el colegiado decretara el final y certificara un liderato provisional. A dos jornadas, la Liga sigue a tiro del Atlético, aunque bien pudo perderla por ese órdago de su entrenador que los suplentes no acompañaron como la cita lo requería. Koke, Griezmann y Torres le devolvieron en un minuto el alma que aún puede valer una Liga.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS