Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nada puede con el Leicester

El equipo de Ranieri logra ante el Swansea su mayor goleada del curso (4-0) y ya está a cinco puntos de ganar la Premier

Albrighton celebra uno de los goles del Leicester.
Albrighton celebra uno de los goles del Leicester. EFE

El título de la Premier League ya solo es cosa de dos, el del venerable campeonato de Copa inglés también. Las tres últimas jornadas ligueras ofrecen al Leicester la posibilidad de confirmar una de las mayores sorpresas futbolísticas de las últimas décadas. El equipo que dirige Claudio Ranieri sepultó ayer (4-0) a un dócil Swansea y precisa cinco puntos entre los que sume o deje de sumar el Tottenham para alzar el título. Sólo el equipo londinense, que hoy recibe al West Bromwich y puede regresar a los cinco puntos de distancia si vence, está en condiciones de apearle de un liderato que ocupa desde hace trece jornadas.

El exazulgrana Adama Traoré desafía al Aston Villa

El Aston Villa no encuentra la paz. El club de Birmingham, que ya está descendido a la Championship, Segunda inglesa, podría sancionar al exjugador del Barcelona, Adama Traoré, por sus declaraciones. “Te infravaloran, te hacen sentir que no vales nada, pero tú trabajas duro detrás de los bastidores para demostrar un día lo que vales y hacerles ver lo que se han perdido”, publicó el delantero catalán en su cuenta de Facebook, tras quedar fuera de la convocatoria del partido en el que el Villa cayó ante el Southampton (2-4). Según publica el diario británico Daily Mail, en el seno del Villa están muy descontentos con el atacante formado en la cantera del Barça, que llegó este verano a Birmingham a cambio de 10 millones de euros.

Inasequible a la presión, el equipo de Ranieri firmó la mayor goleada de la temporada justo cuando tenía la ausencia por sanción de su delantero referencial. Jamie Vardy vio el partido contra el Swansea desde la grada y todavía debe comparecer hoy ante una comisión disciplinaria que escuchará sus alegaciones para decidir si extiende su suspensión por conducta inapropiada ante el árbitro que le expulsó la jornada anterior en el partido contra el West Ham United. “Van a notar su ausencia porque es uno de los mejores jugadores del campeonato”, vaticinó Mauricio Pochettino, técnico del Tottenham, antes del partido de ayer. No fue así. Su sustituto Leo Ulloa, un argentino con pasado en Castellón y Almería, anotó dos tantos en un partido que encarriló a los diez minutos Mahrez al aprovechar un error del central Williams. Albrighton cerró el marcador en la tarde más plácida del Leicester en lo que va de campeonato. “Sin Vardy, mis chicos dieron aún un poco más”, se enorgulleció Ranieri tras el partido.

El Tottenham al acecho

El técnico italiano se mueve en un alto umbral de exigencia. “Soy positivo, pero creo que el Tottenham ganará todos los partidos que le quedan”, advierte. El tope al que puede llegar el equipo de Mauricio Pochettino es a los 80 puntos, cuatro más de los que tiene el Leicester. En Inglaterra, en caso de empate a puntos se considera el goal average general y ahí los Spurs llevan nueve goles de ventaja sobre su rival. Pero Ranieri tiene un mensaje para Pochettino: “Mauricio, keep calm”, le pide. “Primero quisimos sumar los puntos necesarios para salvarnos y lo conseguimos; luego pensamos en entrar en la Champions y lo logramos. Ahora vamos directos a por el título. Llevamos soñando toda la temporada”, abunda Ranieri, que antes del partido contra el Swansea lanzó un mensaje en la caseta: “Hasta ahora hemos tenido un sueño, tenemos que convertirlo en realidad. Es el momento de empujar con todo”. La segunda plaza ya asegurada garantiza al menos igualar la mejor clasificación de la historia del club, un subcampeonato que data de 1929.

El Leicester ha ganado siete de sus últimos nueve partidos y empató los otros dos. Tiene un sueño y hoy se sentará ante el televisor sabedor de que si el Tottenham no gana dependerá de sí mismo para cantar el alirón el próximo domingo nada menos que en Old Trafford. Pochettino ha desvelado que ve los partidos de su rival acompañado de su presidente. Ranieri tiene otra rutina y la aplicará esta noche: “Los veo con mi mujer. Es mejor”.

El Crystal Palace jugará ante el United la final de la FA Cup

Mientras el Leicester se aferra a lo más alto de la tabla en la Premier League, en la Copa también hay duelo final servido. El Crystal Palace derrotó al Watford (2-1) en Wembley y se las verá el 21 de mayo contra el Manchester United, que había derrotado el sábado por idéntico marcador al Everton.

Apeados en las semifinales quedaron los dos técnicos españoles, Roberto Martínez (Everton) y Quique Sánchez Flores (Watford), que opositaban a jugar el partido con más solera de Inglaterra.

El Crystal Palace se adelantó en el marcador gracias al gol de Bolasie de cabeza en el inicio del primer tiempo. Ya en la segunda etapa, Deeney firmó el gol del empate para el conjunto del técnico español. Pero el Crystal Palace quería llegar a la final de Wembley y Wickham marcó el 2-1 para el equipo de Alan Pardew, que lo clasificó para la final de la FA Cup ante el United.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.