Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Godín y el ‘síndrome Costa’

El central, como el hispanobrasileño hace dos años, recae de una lesión muscular en plena pelea por los títulos

Godín, tras lesionarse en San Mamés.
Godín, tras lesionarse en San Mamés. EFE

Las pruebas a las que fue sometido el viernes Diego Godín confirmaron la recaída en San Mamés de la lesión muscular que le tuvo apartado cerca de 20 días. La lesión es la misma por la que tuvo que ser retirado en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Champions ante el PSV, el pasado 15 de marzo. Por entonces, al central uruguayo se le diagnosticó una lesión muscular de grado II en el bíceps femoral de la cara posterior del muslo derecho. El parte de ayer revela “lesión muscular de grado I-II en el bíceps femoral de la cara posterior del muslo derecho”.

La presencia de Godín hoy (18.15, Canal + Liga) ante el Málaga, el miércoles (20.45, beIN Sport) ante el Bayern de Múnich y el próximo sábado frente al Rayo Vallecano está descartada. Sus posibilidades de disputar el partido de vuelta de las semifinales de la Champions en Múnich, el tres de marzo, pasan por la decisión de arriesgarse a una rotura aún mayor que le pueda dejar fuera de una hipotética final y de la recta final de la lucha por el título de Liga.

La situación de Godín rememora a la vivida con Diego Costa hace dos temporadas, cuando el Atlético también se jugaba la Liga y su presencia en la final de la Liga de Campeones. Costa se lesionó en la ida de los cuartos de final de la competición europea contra el Barcelona y desde entonces vivió un calvario. Cada vez que reaparecía, volvía a romperse. Su alineación en la final de Lisboa todavía colea en la memoria de los atléticos porque a los diez minutos tuvo que ser sustituido. Godín reapareció el pasado 6 de abril con motivo de la ida de cuartos de final con el Barcelona. Había recibido el alta médica un día antes, aunque ya llevaba un par de sesiones de trabajo con sus compañeros. Jugó ese partido, el del Granada en casa el domingo pasado y el de San Mamés, en el que recayó de la lesión a los diez minutos de juego.

“El Atlético pierde jerarquía, un hombre importantísimo, pero tenemos jugadores que lo harán muy bien, recuperamos a Giménez, y le deseo que se recupere en cuanto antes”, dijo Simeone. La importancia de Godín no solo trasciende a lo defensivo y a lo anímico, Con él en el campo el equipo no se acula tanto cerca de su área. El canterano Lucas y Savic, más el recuperado Giménez, forman el trío de centrales con el que el Atlético tendrá que afrontar al menos los tres próximos partidos, todos ellos decisivos, antes de viajar a Múnich. Allí el resultado de la ida puede dar la idea de si merece la pena arriesgar o no con Godín.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.