Mejor goles que puntos para el Barcelona en Riazor

Liderado por la pegada de Luis Suárez y el juego de Iniesta, el equipo azulgrana defendió su liderato en la Liga BBVA con un festín ante un Deportivo paralizado

Deportivo vs Barcelona Luis Suárez celebra su segundo gol frente al Deportivo. Lavandeira Jr EFE Vídeo: ATLASFoto: atlas

El Barcelona no es un equipo de puntos sino de goles, consecuente con la nómina de su plantilla, presidida por el tridente formado por Messi, Luis Suárez y Neymar. A juzgar por su actuación en Riazor, la defensa del gol average resulta más estimulante para los azulgrana que administrar la mayor de las diferencias que haya podido tener respecto al Atlético (+9) y el Madrid (+12). Atrapado en la tabla después de encadenar tres derrotas consecutivas (Madrid, Real Sociedad y Valencia) y ceder un empate (Villarreal), el Barcelona detuvo su caída con un marcador rotundo la jornada en que se dudaba de su condición de líder de la Liga. A más presión, mejor fue su respuesta, sobre todo por parte de Suárez, que ya ha marcado más goles que el fenómeno Ronaldo el año de Robson (49 ante 47). El uruguayo fue un martillo que golpeó sin parar las delicadas asistencias de Messi y el juego primoroso de Iniesta. Nadie domina el tiempo y el espacio como Iniesta, la zurda de Messi es única en el mundo y pocos artilleros tienen la pegada de Suárez.

Los goles amenizaron un partido que el Barça empezó en la sala de espera de Riazor. No era protagonista sino espectador, previsible en la alineación y pasivo en el despliegue, sin más novedad que la de Bartra, titular por la sanción de Piqué. Tampoco había marcador al que mirar porque los encuentros del Atlético y el Madrid empezaban más tarde y no antes, como era costumbre, y en el banquillo azulgrana solamente se echaba de menos a Aleix Vidal, descartado sorprendentemente por Luis Enrique. Ha decidido el entrenador que el tridente no lo toca ni Dios. Así que el Barça ganará o perderá la Liga y la Copa con la delantera que capituló en la Champions después del triplete alcanzado la temporada pasada en Berlín. Y la insistencia del técnico se vio recompensada en A Coruña.

Más información
Galicia, el buen camino

Luis Suárez apenas tardó diez minutos en poner el 0-1. El uruguayo no necesita que el equipo juegue bien ni mal para marcar goles, sino que se mueve por instinto y por rachas, como los mejores 9. El Barça tocaba al pie, sin profundidad ni ritmo, muy contemplativo, pendiente de los pases interiores de Iniesta, cuando la pelota acabó en el córner derecho del marco de Manu. Rakitic botó el saque de esquina y Suárez enganchó el balón con la zurda después de ganar la espalda a Sidnei. El central reclamó una falta que no pareció ni advirtió Burgos Bengoetxea. El tanto animó al espantado Barcelona. El equipo había encontrado la manera de ganar un encuentro vital a partir de la jerarquía de Iniesta y de la bota de Suárez. El charrúa repitió poco después, habilitado por el toque de Messi, en una acción iniciada de nuevo por el excelente Iniesta.

Suárez perdonó incluso el 0-3 antes del descanso cuando el Barcelona ya había conseguido domar el partido a pesar de su manifiesta inestabilidad defensiva, expresada en el disperso Alves. No supo rematar el Deportivo sus reiteradas llegadas propiciadas por la poca intensidad del Barça. Bravo gateaba, Bartra achicaba y no atinaba Borges. Muy débil en su área, impreciso y nervioso, el Barça estuvo en cambio especialmente lúcido en las transiciones de Iniesta y en el golpeo de Suárez. El segundo gol convirtió definitivamente el partido en un monólogo azulgrana, paralizado como se quedó el Deportivo.

O calendário dos três concorrentes ao título.
O calendário dos três concorrentes ao título.

Los goles fueron cayendo acompasadamente en el marco de Manu, el tercer portero del equipo de Víctor del Amo. Luis Suárez marcó dos más, para un total de cuatro, y asistió en los de Rakitic, Messi y Neymar. El encuentro se puso tan dulce para los azulgrana que se cumplieron los mejores deseos de su hinchada, como por ejemplo, que marcara Neymar después de cinco jornadas de sequía y que también viera premiada su actuación Bartra: inédito durante la temporada, el central expresó su calidad ofensiva con el 0-7.

Luis Suárez apenas tardó diez minutos en poner el 0-1. El uruguayo no necesita que el equipo juegue bien para marcar, se mueve por instinto

Los azulgrana recuperaron sus mejores sensaciones ofensivas hasta completar un mambo: 0-8. Volvieron a ser contundentes en el área después de que Suárez acabara con el desbloqueo provocado por la derrota ante el Madrid. A falta de cuatro partidos, el Barça encontró el punto de inflexión necesario para competir por el título a base de goles.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS