Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone, otro acto de fe táctico y físico

El técnico del Atlético lidera otra gesta con un estudio detallado del Barcelona según el jugador que tuviera la pelota. Tapar a Alves y Alba con el despliegue de Koke y Saúl, clave

Simeone animando al Calderón a que apoye a su equipo ante el Barça. Ampliar foto
Simeone animando al Calderón a que apoye a su equipo ante el Barça. AP

Neymar, Messi y Luis Suárez enfilaron el camino del vestuario al autobus del Barcelona en silencio. El trío, yermo ante la estudiada disposición táctica del Atlético, transitaba en silencio por la hierba en dirección a la bocana de acceso al aparcamiento del Vicente Calderón. La ausencia de diálogo entre ellos configuraba un tríptico y la misma sensación de aislamiento del resto de sus compañeros que habían mostrado durante el partido. A unos pocos metros, observándoles de reojo, un veterano del vestuario rojiblanco ofrecía una versión antagónica de la imagen que destilaba el afligido tridente. “Hemos sido un bloque, siempre con las líneas juntas y a lo nuestro”, reflexionaba antes de lanzar una de las claves de una clasificación que ha vuelto a colocar al Atlético de Simeone en primera línea del escaparate del fútbol mundial: “Hemos jugado a ganar allí y aquí. En el Camp Nou no salimos a ver si encajábamos poco o a ver si marcábamos un solo gol; por eso presionamos tan alto allí desde el principio y en el Calderón siempre que hemos podido”.

En esta eliminatoria se ha visto al Atlético más ambicioso tácticamente contra el Barcelona que se recuerda. La alineación en el Camp Nou con Griezmann, Torres y Carrasco y la presión alta en distintas fases han corroborado ese paso adelante. “Fuimos contundentes y solidos en todas las líneas en ambos partidos. El Barça es un equipo que si le dejas ser profundo te termina lastimando, por ellos hicimos la presión alta el mayor tiempo posible y en zona media también”, analiza Augusto Fernández.

“Fue un partido muy táctico, sabíamos cada detalle"

Filipe Luis

Simeone, que argumenta que la mejor manera de implicar en defensa a los jugadores de talento es hacerles presionar arriba porque así roban y disparan rápido como en el juego infantil del gol regañado, volvió a generar ante sus jugadores la paradoja de acto de fe creíble desde lo empírico. Su ayudante Germán Burgos le entregó una disección del juego del Barça, según el jugador que tuviera la pelota, que taponó las vías de juego azulgrana. “Fue un partido muy táctico, sabíamos cada detalle, incluso cómo colocarnos cuando tenia el balón cada rival. Sin el Cholo esto sería imposible”, explica Filipe Luis.

Respecto al juego ofensivo, el Atlético, como en el Camp Nou, trató de aprovechar la velocidad en largo de Carrasco en ausencia de Torres, y la de Griezmann en espacios más cortos. En defensa, la gran variante respecto al Camp Nou, fue taponar la salida del Barça por sus laterales, sobre todo de Dani Alves, que en la ida les hizo mucho daño. “Tratamos, sobre todo, de tapar los centros de Alves, porque sus pases te la lían en el área”, abunda Filipe, que hace suyo el sentir del vestuario: “No queremos al Madrid en semifinales porque nos conocemos mucho y nos satura”.

El despliegue de Koke con el brasileño y de Saúl con Jordi Alba, para esa labor también mostró que ese acto de fe comandado por Simeone también se sustentaba en el pico de forma física por el que atraviesa el equipo. “Estamos sobrados de piernas”, apunta Griezmann.

"Lo más importante era acabar el partido con 11 y lo conseguimos"

Griezmann

Durante los días previos al partido, el Profesor Ortega diseño ejercicios que estimularan el trabajo de fuerza realizado en el gimnasio para transformarlo en una secuencia agresiva de acción-reacción ante las situaciones que se dieran en el partido. Se trataba de hacerle sentir a los jugadores la plenitud física por la que atraviesan. El nivel físico en las últimas semanas de Juanfran, Filipe Luis, Saúl, Gabi, Koke, Griezmann o Torres corrobora el punto de forma en el que ha llegado el Atlético a este tramo del curso.

Después de siete derrotas contra Luis Enrique, las tres últimas adelantándose en el marcador, también transmitió un mayor dominio emocional para saberle jugar al Barça y evitar expulsiones. “Acabamos el partido con 11 y eso era importante”, observa Griezmann.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información