Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fe del Athletic mide la mística del Sevilla

Aduriz, pichichi del torneo, amenaza a los de Emery, que duda en la portería entre Sergio Rico y David Soria

Krychowiak toca el balón ante su compañero Nzonzi.

Partido de los grandes en San Mamés. Empatados a 48 puntos en la sexta y séptima posición en la Liga, Athletic y Sevilla dirimen una eliminatoria apasionante de cuartos de final de la Liga Europa (San Mamés, 21.05, beIN Sports). La fe del Athletic por recuperar protagonismo en Europa se mide a la mística del Sevilla, que disfruta como ningún equipo de su competición preferida, vigente campeón, con el oficio de saber que siempre que llegó a cuartos acabó ganando el torneo. El choque, además, presenta multitud de aspectos interesantes.

Por ejemplo, el regreso de Fernando Llorente a Bilbao. Lo hace el campeón del mundo sin ser titular en el Sevilla, condicionado por el sistema de Emery, que premia a delanteros veloces como Gameiro y hace sufrir a otros más estáticos como el propio Llorente. El goleador no será bien recibido en San Mamés, que no le perdona su forma de marcharse a la Juventus. Los delanteros, sin duda, se antojan como los grandes protagonistas del partido. Por un lado, el incombustible Aduriz, máximo goleador de la competición con ocho tantos. Por otro, Gameiro, que ha anotado tres en las dos eliminatorias que el Sevilla ha jugado en este torneo ante Molde y Basilea (22 en todas las competiciones).

“Hay muchas claves en esta eliminatoria. Nos enfrentamos al vigente campeón, que tiene múltiples maneras de jugar. Creo que será decisivo no recibir un gol en San Mamés”, admite el propio Aduriz. “Queremos hacer algo grande”, añadió el delantero. El Athletic llega al partido con importantes bajas, como las de los lesionados Laporte y Sabin Merino o el sancionado Raúl García. Es probable que, ante la velocidad de Gameiro, Ernesto Valverde opte por colocar en lugar del zaguero francés a Bóveda. “Markel Etxeberria [lateral del filial] está viniendo a entrenar por las bajas que tenemos. Nos puede ayudar, va a estar con nosotros. Es un partido de los que estamos toda la temporada soñando poder jugar. Nos lo hemos ganado a pulso”, admitió Valverde, quien también se refirió al regreso de Llorente a San Mamés. “Llorente es un jugador que ha estado en el Athletic. El público le recibirá como crea conveniente”, destacó el técnico vasco.

“Fue un orgullo defender la camiseta del Athletic, pero ahora soy jugador del Sevilla y deseo que sigamos adelante”, afirmó el propio Llorente, con escasas opciones de jugar en Bilbao. El Sevilla se entrenó en su ciudad deportiva antes de viajar al País Vasco. Con Carriço lesionado y Juan Muñoz fuera por decisión técnica, Unai Emery se llevó a 20 futbolistas, destacando el regreso de Krohn-Dehli, fuera del equipo frente a la Real Sociedad por unas molestias en la rodilla.

La mística del campeón protege a este Sevilla, cuatro veces ganador de la competición (2006, 2007, 2014 y 2015) y con ganas de lograr la Liga Europa por tercera ocasión consecutiva. La ambición, en el club andaluz, se mantiene intacta. “No hay ningún club en el mundo con más hambre que el Sevilla”, admitió José Castro, su presidente, poco antes de coger el avión con destino a Bilbao.

Emery presentará su once de gala. Solo tiene una duda, principal e importante, que es la presencia de Sergio Rico o David Soria en la portería. Soria es un guardameta que ha sorprendido a Emery por sus buenas prestaciones. Además, ha sido el portero titular en las dos eliminatorias anteriores. Recién renovado hasta 2019, Soria se enfrentaría a su primer gran reto como meta del primer equipo.

Con un colegiado de plenas garantías, como el internacional inglés Mark Clattenburg, el Sevilla peleará contra dos imposibles. El primero, su incapacidad para ganar fuera de casa en la actual temporada, donde no lo ha hecho ni en la Liga (restan siete jornadas), ni en la Liga de Campeones ni en la Liga Europa. El segundo, su incapacidad para superar al Athletic en torneos de eliminatorias. En ocho ocasiones se enfrentaron ambos equipos en la Copa. El Athletic pasó en seis ocasiones (1921, 1933, 1973, 1977, 1980 y 2009), ganando, además, la final de 1955 (1-0). El Sevilla solo pasó en la eliminatoria jugada en 1948.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información