FÚTBOL INTERNACIONAL | ITALIA

El fiscal pide seis meses de cárcel para Conte por fraude deportivo

El ahora seleccionador italiano habría dado el OK, según la investigación, al amaño de un partido cuando era técnico del Siena

Antonio Conte el pasado 28 de marzo.
Antonio Conte el pasado 28 de marzo. CHRISTOF STACHE / AFP

Dos días después de la firma con el Chelsea, Antonio Conte se ha encontrado con la petición de seis meses de cárcel del fiscal de Cremona, Roberto di Martino, el encargado de investigar el calcioscomesse (una trama de amaños y apuestas ilegales en el fútbol italiano). El ahora seleccionador de Italia está acusado de fraude deportivo y la justicia deportiva ya le castigó con cuatro meses de inhabilitación en 2012. Ahora, el fiscal ha pedido seis meses de prisión por fraude deportivo.

Más información

La acusación se remonta a su época de técnico del Siena (2010-11) y al último partido de esa temporada contra el Albinoleffe (que ganó 1-0 contra el Siena, ya ascendido). Uno de sus exjugadores acusó a Conte de estar al tanto de los amaños que se estaban gestionando en el vestuario y entre los dos clubes. El técnico siempre se declaró inocente y víctima de extrañas acusaciones. Sus abogados tienen turno de réplica el 11 de abril y la sentencia se conocerá entre mediados de abril y finales de mayo. Poco antes, por cierto, del comienzo de la Eurocopa.

“En mi investigación he contado diez partidos irregulares jugados por aquel Siena y Conte [que era el entrenador] nunca se dio cuenta de nada”, explicaba ayer el fiscal Di Martino. Entiende que el técnico italiano estaba al tanto de las irregularidades y no sólo no las denunció sino que dio su visto bueno. Según Di Martino son “demasiados los episodios anómalos a lo largo de su carrera como para creer que sean fruto de la mala suerte o de una mera coincidencia”.

Recordaba, en este sentido el fiscal, el pasado de Conte en el banquillo del Bari, equipo cuyos jugadores vendían el mismo partido más de una vez y se encontraban las ganancias en las taquillas del vestuario al final del encuentro. Algo que, por cierto, admitió, Stellini, el segundo de Conte en aquella época.

De ser declarado culpable, el técnico italiano en ningún caso iría a la cárcel, pero una condena por fraude deportivo mancharía su carrera y armaría, al menos en Italia, un revuelo importante antes de la Eurocopa. No se sabe si el Chelsea, que le ha contratado para las próximas tres temporadas, daría marcha atrás.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50