Musonda, la gacela del Betis

Con Joaquín fuera por decisión del técnico Merino, el extremo belga y Rubén Castro son las dos grandes amenazas del conjunto andaluz en el Vicente Calderón

A Charly Musonda júnior lo fichó el Betis en el pasado mercado invernal. Belga de origen zambiano, su padre, también futbolista, se salvó de milagro de la tragedia aérea de la selección de Zambia en 1993. Futbolista del Anderlecht, Charles Musonda decidió viajar por su cuenta para disputar un partido de la fase de clasificación del Mundial 94 en Marruecos. Era muy buena aquella selección de Zambia. En los Juegos de Seúl 88 había goleado 4-0 a la Italia de Virdis, Colombo o Tassotti. Instalado en Bélgica, Musonda jugó 10 temporadas en el Anderlecht. Su hijo, Charly, nació en Bruselas el 15 de octubre de 1996. Ahora juega en el Betis, que logró su cesión del Chelsea. El conjunto inglés lo fichó con 15 años, en 2012, de los juveniles del Anderlecht. Le llamó la atención su velocidad y desparpajo, así como su excelente capacidad para el regate. Musonda escaló hasta llegar al equipo filial del Chelsea, de donde llegó al Betis el pasado mes de enero. “Está siendo un jugador impresionante. Con 19 años, me ha sorprendido por su compromiso. Ojalá tuviéramos la opción de comprarlo”, afirma Juan Merino, que ha contado con el futbolista de manera continua desde que debutara el pasado 7 de febrero ante el Valencia. Ha disputado todos minutos de juego, sin ser sustituido, anotando un gol, ante el Deportivo.

“Me quiero quedar en el Betis”, ha afirmado Musonda, que ha calado hondo en el vestuario andaluz. El primer día, cuando comenzó a hablar en castellano en la caseta. Lo había aprendido durante una estancia de algunos meses con su familia en Barcelona, antes de fichar por el Chelsea. En ese mismo vestuario, mantiene muy buena relación con otro internacional sub 21, en esta ocasión por España, Dani Ceballos. “Charly me llama Isco, no Dani. Ha irrumpido con una enorme fuerza y espero que se salga”, afirmó sobre su compañero el propio Ceballos. Musonda ha sido internacional sub 21 por Bélgica en cinco ocasiones, logrando dos goles. Además de a sus compañeros y técnicos, Musonda encajó rápido con la afición del Betis. No ha dado muchas alegrías el conjunto andaluz a los suyos, por lo que la irrupción del belga supuso un auténtico rayo de esperanza. Sus conducciones y regates alimentaron las esperanzas de una afición algo decepcionada por el pobre rendimiento de Joaquín y el mayúsculo fiasco de Van der Vaart. Incluso trascendió un vídeo del belga jugando en la calle con unos pequeños aficionados del Betis, que lo reconocieron cerca del Benito Villamarín.

Con un contrato de cesión hasta el próximo mes de junio, el Betis intentará que Musonda se quede un año más en Sevilla. En su contrato se contempla esta posibilidad, aunque el Chelsea, donde llegó a debutar en el primer equipo en un amistoso en el verano de 2015, tiene la última palabra. “El moreno belga es rapidísimo”, dijo de él Simeone.

Musonda y Rubén Castro, máximo goleador del conjunto verdiblanco con 15 goles, son las dos grandes amenazas del Betis en el Vicente Calderón ante este Atlético que mirará de reojo lo que pase en el clásico. Joaquín ha sido descartado por el técnico, Juan Merino, por decisión técnica. Con 34 puntos y 13º, el conjunto andaluz no está salvado y busca huir de los puestos de descenso para permanecer con tranquilidad en Primera.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS