Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘soccer’ femenino en pie de guerra

Cinco jugadoras de la selección de Estados Unidos presentan una querella contra la Federación por discriminación salarial

Carli Lloyd es felicitada por varias compañeras. AFP

Cinco jugadoras de la selección femenina de fútbol de Estados Unidos (EE UU) han presentado este miércoles una querella en la que acusan a la Federación de Fútbol de EE UU de discriminación salarial. En la queja, llevada a cabo por cinco estrellas del equipo (las dos capitanas, Carly Lloyd y Becky Sauerbrunn, la delantera Alex Morgan, la centrocampista Megan Rapinoe, y la guardameta Hope Solo), las jugadoras explican que, aunque el equipo femenino es el motor económico de la federación, ellas reciben una remuneración bastante inferior a la de los miembros del equipo masculino.

"Hemos sido bastante pacientes a lo largo de los años, creyendo que la federación haría lo correcto y nos remuneraría debidamente", comentó en un comunicado Lloyd, elegida mejor jugadora del Mundial del año pasado. La guardameta, Hope Solo, comparó directamente los resultados entre el equipo femenino y masculino: "Somos las mejores del mundo, habiendo ganado tres Mundiales y cuatro torneos olímpicos, y los jugadores del equipo masculino nacional ganan más que nosotras".

Las jugadoras que han presentado la demanda ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades Laborales (EEOC por sus siglas en inglés) han solicitado que se abra una investigación a la federación sobre dichas diferencias salariales. El abogado de las jugadoras, Jeffrey Kessler, dijo que "ellas ganan el 40% de lo que ganan los jugadores del equipo masculino". "Es el caso más alarmante de discriminación contra mujeres atletas que jamás he visto", sentenció.

Los datos son los siguientes: un jugador del equipo nacional masculino gana como mínimo 5.000 dólares por perder un amistoso. Pero si el conjunto gana ante un rival importante, el jugador puede recibir hasta 18.000, aproximadamente. Una jugadora del equipo femenino gana cero si el equipo pierde. Si consigue la victoria, se lleva 1.350.

En su reacción, la federación ha expresado en un comunicado que se sienten "decepcionados por esta acción" y defienden que siempre ha potenciado el fútbol femenino y "ha mostrado un gran compromiso a través de la promoción de equipos femeninos en EE UU durante los últimos 30 años".

Sin embargo, las tensiones entre el equipo femenino de fútbol y el organismo no son nuevas. Esta demanda solo supone la última acción en el marco de una serie de quejas que las jugadoras han transmitido acerca de las condiciones laborales —incluyendo la logística de viajes y alojamientos—, así como los sueldos.

El último suceso ocurrió en diciembre pasado, cuando las futbolistas de la selección se negaron a jugar en un campo de césped artificial por motivos de seguridad mientras estaban de gira por Estados Unidos con motivo de su victoria en el Mundial. En consecuencia, el presidente federativo, Sunil Gulati, se limitó a disculparse por la situación y a cargar contra los sindicatos del equipo femenino, crispando aún más las relaciones.

Hope Solo afirmó este jueves en el programa de televisión Today que "poco ha cambiado en la década y media que llevo en este equipo. En esta era se trata de igualdad. Se trata de tener los mismos derechos. Se trata de tener la misma remuneración". "Es nuestro deber como mujeres deportistas luchar por los mismos derechos y los mismos sueldos", enfatizó la jugadora.

Las cinco jugadoras han afirmado que su petición legal representa no solo su sentimiento individual, sino la postura del equipo entero respecto a la diferencia salarial entre el equipo masculino y femenino. Esta iniciativa oficial es otra de las que se suman al debate en los últimos meses sobre discriminación salarial contra las mujeres en otros deportes, como el tenis.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >