Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Me quedo con tu legado

Nos deja tu figura pero no tu obra, que por fortuna será eterno en el mundo del fútbol

Un hombre deposita flores en la estatua de Johan Cruyff en el estadio Olímpico de Amsterdam donde juega el Ajax.
Un hombre deposita flores en la estatua de Johan Cruyff en el estadio Olímpico de Amsterdam donde juega el Ajax. EFE

Ya sabía que no estabas bien, pero no estaba preparado para que te fueras tan rápido, para que empeoraras de repente y nos dejaras para siempre. Es una noticia horrible, pero me consuela saber que nos deja tu figura pero no tu legado, que por fortuna será eterno en el mundo del fútbol.

Recuerdo que en 1988 me fichaste para que dirigiera el fútbol del Ajax como mediocentro. Pero unos pocos días después, anunciaste tu marcha al Barça y de paso mi seguro paso por el banquillo ajacied. No te lo podía tener en cuenta. Aun así, el tiempo me demostró que tu confianza era verdadera porque desde que me nombraste y asumí el cargo de director de la cantera del Ajax hasta el día en que me fui —el año pasado—, siempre me orientaste y enseñaste. Nuestra relación fue directa, intensa y sobre todo enriquecedora. Al menos para mí. Pero es lo que tenías, Johan, que por donde pasabas dejabas un significado, una huella profunda.

Para mí eres el mejor maestro del balón. No hay ni habrá otro igual. Es que siempre estabas un paso por delante del resto y siempre te anticipabas a lo que iba a suceder. Jugaste un fútbol de otra época; y enseñaste otro fútbol para cualquier época. Por algo me decías que en el deporte como en la vida siempre hay que tener los ojos abiertos para aprender de las ideas de los demás. Y que cuando las cosas van bien es el momento justo de innovar y mejorar, porque si van mal ya es demasiado tarde.

Jonk celebra un gol en el Mundial de 1994.
Jonk celebra un gol en el Mundial de 1994.

Los hechos y las verdades demuestran tu valor como profesor e ideólogo. Entre otras cosas porque eres el gran inspirador del fútbol atractivo y atacante, basado en la idea de la creatividad. Y tu visión de formación, que es lo que te hacía diferente sobre el resto, era una visión que englobaba al equipo y también al individuo. Dos ingredientes capitales en la receta del fútbol que ha inspirado a tanta gente en el mundo. Así se puede ver en el Ajax y en el Barcelona, en la Liga española y ahora también en la Bundesliga alemana con el Bayern de Múnich de tu gran amigo Pep Guardiola, donde el juego está impregnado claramente de tu filosofía.

Johan, amigo, eras un gran maestro, un visionario y un creador de fútbol. Tú te marchas, pero nosotros nos quedamos con tu enorme legado.

Wim Jonk. Exjugador del Ajax e Inter, y hasta hace poco el director de la cantera ‘ajacied’ por decisión de Cruyff.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información