Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol, de nuevo en alerta

La Federación mantiene para los partidos de Italia y Rumanía los refuerzos en el dispositivo de seguridad que ya puso en marcha en Bruselas tras los atentados de París

Morata, en el aeropuerto de Barajas tras la suspensión del Bélgica-España
Morata, en el aeropuerto de Barajas tras la suspensión del Bélgica-España reuters

Como sucedió con los atentados de París de noviembre de 2015, uno de ellos en el mismo estadio Saint Denis durante el amistoso Francia-Alemania, las acciones terroristas acaecidas ayer en Bruselas han vuelto a coincidir con fechas destinadas a la disputa de partidos internacionales de selecciones. El fútbol vuelve a estar en alerta ante el peligro de nuevos atentados yihadistas.

El Bélgica-Portugal que debía disputarse el próximo martes en Bruselas será suspendido. Con este, sería el segundo encuentro que Bélgica no podrá disputar por riesgo de atentado tras la suspensión de su enfrentamiento con España el pasado 16 de noviembre, que también debía disputarse en el estadio Rey Balduino de la capital belga. Por entonces, las autoridades decidieron que el encuentro no se jugara ante la amenaza real de atentado, alimentada por la imposibilidad de controlar a una cédula yihadista. Incluso algunos medios belgas llegaron a asegurar que el motivo de la suspensión fue la presencia en los alrededores del estadio del terrorista recientemente detenido Salah Abdeslam, una de las cabezas pensantes y ejecutor de los atentados de París.

La selección española viaja hoy a Udine donde mañana se mide a Italia y el viernes a Cluj para jugar el domingo contra Rumanía. La Federación mantiene el refuerzo de seguridad en la expedición que ya dispuso en el desplazamiento a Bruselas tras los atentados de París. La decisión estaba tomada antes de que el yihadismo golpeara en el aeropuerto y el metro de Bruselas Dos miembros de la seguridad privada de la Federación y un policía se desplazaron en la mañana de ayer a la ciudad sede del partido. Allí se produjo el contacto con las autoridades italianas y con los organizadores del partido para conocer sobre el terreno el dispositivo que se montará tanto en la llegada de la selección al aeropuerto de Trieste, como en el hotel de concentración, y en los desplazamientos al estadio para el entrenamiento de hoy por la tarde y para el partido de mañana. Fuentes federativas aseguran que en Rumanía ya les han garantizado que el equipo sea recogido a pie de pista y que lo normal es que hoy en Trieste también. El hotel de concentración en Udine estará vigilado por seguridad privada del propio establecimiento y por la policía italiana tanto de uniforme, como de paisano. En Cluj se repetirán las medidas de seguridad.

Intranquilidad

El recuerdo de la tensa noche en Bruselas ha reaparecido entre los internacionales españoles. "Evidentemente", dijo consternado Pedro, "no se vive tranquilo del todo porque ya se han dado varias situaciones pero tenemos que seguir adelante, afrontar nuestros partidos. Confiamos en la seguridad que marca cada país para que no suceda nada", "En la Eurocopa vamos a estar bien protegidos. Tenemos que pensar únicamente en los partidos, entrenar y esperar que no se den estas catástrofes", añadió el extremo del Chelsea.

En la Eurocopa, España se concentrará en un hotel en la isla de Re, ubicada frente a la ciudad de La Rochelle. Allí España estará protegida por gendarmes y la unidad de élite antiterrorista francesa (GIGN) tanto en su lugar de trabajo habitual como en los desplazamientos. Además, la UEFA aportará ocho miembros de su seguridad privada que estarán permanentemente con el seleccionado español. La seguridad privada de la Federación está estudiando estas semanas el dispositivo que montará, pero serán entre cinco o seis personas las que se desplacen con la expedición.

Del Bosque es partidario de esas medidas de seguridad, aunque su deseo es que no fueran demasiado perceptibles, lo que no parece muy posible ante el nivel de alerta que habrá.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información