Djokovic también es humano

El francés Simon (6-3, 6-7, 6-4, 4-6 y 6-3, tras 4 horas y 32 minutos) exprime al máximo a Nole, que logra el pase a cuartos (Nishikori) con 100 errores no forzados. Cruce entre Serena Williams y Sharapova

Djokovic, durante el encuentro contra Simon.
Djokovic, durante el encuentro contra Simon.Rick Rycroft (AP)

Es lo que tiene ser el número uno, el jerarca indiscutible, porque después de las cuatro horas y 32 minutos de máxima exigencia a las que le sometió el francés Gilles Simon, de los 100 errores no forzados que cometió (una barbaridad) y del 6-3, 6-7, 6-4, 4-6 y 6-3 que reflejó al final el marcador, Novak Djokovic aún se permitía la licencia de bromear con un espectador instalado en lo alto de una grada mientras contestaba al extenista Jim Courier. "De acuerdo, colega", le respondió a esa persona que le recomendaba a pleno pulmón que no hiciera tantas dejadas.

Desde que chocara con Anderson en Wimbledon (6-7, 6-7, 6-1, 6-4 y 7-5), nadie le había exigido tanto al número uno

Porque sí, Djokovic también es humano. Sobrevivió Nole a uno de sus peores días, en un duelo que aparentemente no deberia haberle costado tanto resolverlo. Sin embargo, en todo Grand Slam suele haber tramos críticos y el de Belgrado supo sacarlo adelante. "Él ha jugado un partido fantástico. Han sido cuatro horas y media, algo físicamente muy duro", precisó el ganador de 10 grandes, que con la victoria firmó su 27ª presencia consecutiva en los cuartos de un grande e igualó la marca del estadounidense Jimmy Connors (Federer, con 36, tiene el récord).

Djokovic, rival de Kei Nishikori por un billete para las semifinales –6-4, 6-2 y 6-4 del japonés a Jo-Wilfred Tsonga– pasó las de Caín ante el francés, pero en realidad no desprendió en ningún momento la sensación de que se le pudiera ir de las manos el pulso. Y eso que hacía mucho tiempo que nadie le ponía contra las cuerdas. El precedente más cercano apunta a Wimbledon 2015, cuando el sudafricano Kevin Anderson (en un duelo partido en dos por la falta de luz) le extenuó hasta el 6-7, 6-7, 6-1, 6-4 y 7-5 (aunque en un tiempo inferior: tres horas y 47 minutos).

En los tres duelos previos en el torneo, Nole había cometido 78 errores

Lo de Simon tuvo muchísimo mérito. El galo, de 31 años y sin títulos excesivamente reseñables (Hamburgo 2011, el de mayor rango), un jugador cuyo pico fue el séptimo puesto que alcanzó en el ranking allá por 2007, le plantó cara de principio a fin; le arrebató 16 juegos y le tuteó en los peloteos; y encima le hizo registrar una cifra de errores absolutamente impensable para un tenista del calibre de Djokovic. 100 errores no forzados: 20 en el primer set, 24 en el segundo, 14 en el tercero, 29 en el cuarto y 13 en el último. Para apreciar la dimensión del dato, hay que tener en cuenta que en los tres duelos previos en el torneo había cometido un total de 78.

"Novak, ¿qué sentías cuando se iban esas bolas fuera?", le preguntó Courier en la entrevista posterior que se efectúa al ganador del partido, a pie de pista. "No lo quieras saber, Jim...", respondió el serbio. "Y ahora Nishikori. ¿Cómo lo ves?", prosiguió el estadounidense, exnúmero uno y doble ganador en Australia y Roland Garros. "Gane quien gane, gano Uniqlo [la firma comercial que les patrocina a ambos]... Pero bueno, él tiene una gran presión desde Japón... No, en serio, estoy bromeando", zanjó Djokovic. Y eso que había sido un mal día...

Serena Williams devuelve la bola en su partido de octavos.
Serena Williams devuelve la bola en su partido de octavos.Cameron Spencer (Getty)

Si Nole pasó apuros, no le ocurrió así a la reina del circuito femenino. Serena Williams se quitó de en medio a Margarita Gasparyan (6-2 y 6-1, en solo 55 minutos), a la que castigó con fiereza en los restos: la rusa tan solo pudo salvaguardar un 19% de los puntos con sus segundos servicios. Ahora, la número uno se topará en el trayecto hacia su 22º major con Maria Sharapova, que sufrió bastante más contra la prometedora Belinda Bencic: doble 7-5.

La madrugada del lunes al martes (2.00, Eurosport), pulso de altura en los cuartos, por tanto. Sin embargo, pese a que el cruce empareje a las dos jugadoras con más cartel, las cifras ponen las cosas en su verdadero sitio: Serena ha vencido 18 de los 20 choques contra Masha (número cinco), y en 11 de los 12 enfrentamientos en superficie dura.

Resultados. Cuadro masculino: Tomas Berdych, 4-6, 6-4, 6-3, 1-6 y 6-3 a Roberto Bautista; Roger Federer, 6-2, 6-1 y 6-4 a David Goffin; Novak Djokovic, 6-3, 6-7, 6-4, 4-6 y 6-3 a Gilles Simon; Kei Nishikori, 6-4, 6-2 y 6-4 a Jo-Wilfred Tsonga. Cuadro femenino: Maria Sharapova, doble 7-5 a Belinda Bencic; Serena Williams, 6-2 y 6-1 a Margarita Gasparyan; Agnieszka Radwanska, 6-7, 6-1 y 7-5 a Anna-Lena Friedsam.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS