Luka Doncic, el porteador de trofeos

La joya eslovena de la cantera del Madrid se asienta en la rotación de Laso luciendo talento y batiendo récords de precocidad

Doncic ante Taylor, en el Bayern-Madrid
Doncic ante Taylor, en el Bayern-MadridCHRISTOF STACHE (AFP)

El más feliz en la cabalgata del Real Madrid de baloncesto que presumía con su póker de títulos en su viaje por las instituciones hace cinco meses era un niño de 16 años. Luka Doncic convirtió en un regalo de Reyes la novatada de sus compañeros y cargó, con entregada ilusión y sonrisa rutilante, con los 11 kilos y 250 gramos de la escultura en plata de una mano y un balón que acreditaba a los blancos como campeones de Liga. El chico venía de levantar los trofeos del Torneo de L’Hospitalet, del campeonato de Madrid y de España y de la Euroliga júnior (todos en edad cadete y los tres últimos como mvp) y había llegado al primer equipo para quedarse, con la ambición del que quiere seguir coleccionando gloria a fuerza de talento.

R. Madrid, 85-Gran Canaria, 68

El Real Madrid mantiene su segundo puesto en la Liga Endesa después de vencer con comodidad al Herbalife Gran Canaria en el Barclaycard Center (85-68), en la décima jornada de competición.

Los de Pablo Laso, todavía eufóricos por la victoria ante el Bayern Múnich que les mantiene vivos en la Euroliga, solventaron en el tercer cuarto un encuentro que se mantuvo parejo en la primera mitad, a la que los blancos llegaron solo dos puntos por delante (39-37), gracias en parte al buen papel de visitantes como Eulis Báez o Kevin Pangos.

Sin embargo, los madridistas no perdonaron en su tradicional gran tercer parcial. Salieron espoleados de vestuarios y, apoyados en el alero sueco Jeffery Taylor (con 17 puntos), Sergio Llull (15) y Sergio Rodríguez (14) en ataque y con el mexicano Gustavo Ayón como líder en la faceta reboteadora (10) se impusieron en los dos últimos cuartos para firmar un cómodo triunfo por 15 puntos de diferencia.

“Nunca le veo nervioso, así que yo tampoco lo estoy cuando le pongo en la pista”, cuenta Pablo Laso, el entrenador que le dio la alternativa el 30 de abril. Ese día se convirtió, con 16 años y dos meses, en el debutante más joven de la historia del club, superando en cinco meses a Roberto Núñez y en un año a Corbalán. “Con su calidad se ha ganado nuestra confianza. Sabemos de su capacidad y, si no lo sabes, nunca pensarías que tiene esa edad. Sus compañeros saben que Luka les puede ayudar”, sigue el técnico.

Hijo del internacional esloveno Sasha Doncic, retirado en 2009, y de la campeona mundial de danza Mirjam Poterbin, Doncic nació en Ljubljna el 28 de febrero de 1999. Comenzó a acudir a las canchas de baloncesto con tres meses, su primer juguete fue la pelota y comenzó a botarla con seis años. A esa edad ya metía triples cuando sus compañeros sudaban tinta para tocar el aro. Una biografía de genialidad innata y pasión por su deporte.

“Lo importante es su voluntad para triunfar. Con siete años ya entendía el juego y tenía conocimientos básicos de táctica”, explica orgulloso su padre en cada corrillo en el que colecciona elogios para Luka. Los últimos, tras su exhibición en Miribilla en la octava jornada de Liga, su último récord de precocidad: 15 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 22 de valoración, los mejores registros de un jugador menor de 17 años en la historia de la Liga superando la eclosión de Ricky Rubio en el curso 2005-2006. “Nosotros lo vemos cada día en los entrenamientos y es admirable, pero no puede creérselo. Tiene que seguir trabajando y no dejar nunca la humildad que tiene. Es muy trabajador y así llegará muy lejos”, aconseja el capitán blanco, Felipe Reyes.

Doncic, ante el Gran Canaria
Doncic, ante el Gran Canariaefe

Laso: "Me recuerda a Bodiroga"

Admirador de Petrovic y Teodosic, Doncic disputó la Minicopa de 2012 becado por el club blanco y cedido por el Olimpija Ljubljana. A los pocos meses, con solo 13 años, se instaló en Madrid. Ahora, con 16 y 1,98m, se comporta con el mismo descaro con el que se abrió siempre paso entre generaciones dos o tres años mayores que él. Entre los gestos del conjunto madridista para velar por el crecimiento de la joya de su cantera, el de incorporar al cuerpo técnico de Laso a Paco Redondo, el entrenador que tuteló a Luka en la prolífica cantera dirigida por Alberto Angulo. “Me recuerda a Bodiroga: por su físico, por su visión de juego, de leer los espacios, de hacer cosas defensivas por inteligencia y ofensivas por la calidad técnica que tiene. Es una esponja, siempre ha querido crecer”, se explayó hace un mes Laso en Onda Cero, alterando su mesura en el elogio y el plan de sobreprotección del club que lo aleja de los medios y contiene la euforia sobre su futuro.

Luka y su padre adquirieron hace un par de años, tras el traslado del chico a Madrid, un compromiso con la Federación Eslovena para que acudiera con las selecciones de formación de su país natal hasta los 18 años, momento en el que decidiría donde quiere jugar. La Federación Española aguarda esa decisión, que, en vista de su proyección, se tendrá que anticipar varios meses. En su entorno familiar se da por hecho que jugará para Eslovenia, donde tendría asegurado en poco tiempo el mando y el liderazgo absoluto. En el Madrid ya encuentra hueco para lucir su genética de estrella de la canasta. Desde sus inicios ha jugado en posiciones exteriores desarrollando una técnica que, conforme crece en altura, multiplica su polivalencia. “Lo tiene todo para convertirse en un jugador total”, dejó dicho Mirotic antes de marchar a Chicago.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS