Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta Mangué: “Queremos la medalla de oro y estar en los Juegos de Río”

La selección femenina de balonmano viaja este jueves de madrugada a Dinamarca, donde se disputa el Mundial a partir del sábado

Soraya Sáenz de Santamaría, con la camiseta de la selección.
Soraya Sáenz de Santamaría, con la camiseta de la selección. EFE

Los Juegos Olímpicos de Río tienen una escala previa en Dinamarca. Si el balonmano femenino quiere obtener un billete directo, todo lo que no sea el oro —salvo que ganen Brasil o Noruega— le obliga a disputar el Preolímpico. "Queremos la medalla y estar en las Olimpiadas", ha asegurado Marta Mangué, la capitana, en el acto de presentación del equipo español, que viaja este jueves de madrugada a Copenhague para competir en el Mundial a partir del próximo sábado.

En el rostro de las 18 seleccionadas por Jorge Dueñas se notaba ambición y ganas de lucha. Son dos de sus señas de identidad en los campeonatos internacionales. Siempre sin perder el buen ambiente entre ellas, importando poco que en tres días comiencen a jugarse el sueño olímpico, hubo tiempo para bromear acerca del objetivo de conquistar un Mundial, algo que no ha conseguido nunca el balonmano femenino. "Sabemos que es difícil, complicado, pero el equipo está plagado de ilusión. Además, tiene un entrenador que es de Bilbao y los de Bilbao no nos arrugamos", dijo Dueñas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no quiso perderse la presentación en sociedad de la selección. Al margen de las palabras de ánimo para lo que les espera en Dinamarca, puso en valor el deporte practicado por mujeres, aunque la número dos del Ejecutivo prefiera hablar de señoras. "Hay un equipazo y saben lo que les ha costado llegar hasta aquí".

Para devolver este apoyo institucional, Mangué le entregó una camiseta firmada por toda la selección a la vicepresidenta. La capitana tuvo también un detalle para el hijo de Sáenz de Santamaría, que se mostró muy sorprendida al ver que le entregaban otra elástica con el nombre de su niño, Iván.

Entre regalos, despedidas y parabienes, hubo tiempo para reconocimientos. Macarena Aguilar, con 202 partidos internacionales sobre sus hombros a sus 30 años, recibió de manos de la portavoz del Gobierno la medalla de plata al Mérito Deportivo. Una distinción con la que fue galardonada el año pasado y que no había podido recoger antes por competir en el Siofok KC de Hungría.

La selección femenina de balonmano afronta el Mundial con el buen sabor de boca del segundo lugar conseguido en el Europeo del año pasado —en la final perdió contra Noruega—. El grupo es muy compacto y apenas hay una cara nueva en la convocatoria, la de la portero Darly Zoqbi, que no ha disputado ningún torneo internacional. "Tenemos un equipo batallador, guerrero y plagado de ilusión. Vamos a por el Mundial", ha concluido Dueñas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.