Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar irrumpe entre Messi y Cristiano Ronaldo

El brasileño estará por primera vez entre los finalistas del Balón de Oro, trofeo copado desde 2007 por el delantero del Barça (4) y el del Real Madrid (3)

ATLAS

Con 20 años y 46 goles marcados en su emergente carrera, Lionel Messi asomó la cabeza por primera vez en la gala del Balón de Oro de 2007. El galardón se lo llevó Kaká, que se lucía en el Milan de Carlo Ancelotti. Cristiano Ronaldo, con 22 años y 56 goles, se quedó con la plata y el argentino se volvió a Barcelona con el Balón de Bronce. Entonces, ni CR7 ni La Pulga podían imaginarse que empezarían un duelo mano a mano por goles y premios. Y con el Balón de Oro ya no habría dudas: era para el 7 del Madrid o para el 10 del Barcelona. Cristiano cosechó tres (2008, 2013 y 2014) y Messi cuatro (2009, 2010, 2011 y 2012). Hoy, Messi tiene 28 años y suma 494 goles, Cristiano ya sopló las 30 velas y cuenta 510 tantos, mientras que por detrás asoma Neymar Junior que, el próximo 11 de enero en Zúrich, se subirá al podio por el Balón de Oro. Seguramente, el brasileño no lo ganará. Por ahora.

Duelo entre el 10 y 7

Es la novena ocasión que Messi queda entre los tres finalistas. “No estaría mal tener una casa en Zúrich”, bromean desde el entorno del rosarino, sobre la cantidad de presencias del 10 en la gala. Para Cristiano será su octava participación. Solo se quedó fuera del podio en 2010, cuando el Barça de Pep Guardiola colonizaba el fútbol y España se quedó con el Mundial de Sudáfrica.

No deja de ser un reconocimiento de que hiciste las cosas bien durante la temporada”, cuentan fuentes cercanas al 10 del Barcelona.

“No quiero verte perder ni un Balón de Oro más contra Cristiano”, le advirtió Diego Maradona a Messi en 2008. La Pulga, en parte, cumplió. Se llevó cuatro consecutivos (y así superó a Cruyff, Platini y Van Basten), hasta que en 2013, Cristiano se rebeló contra el monopolio del azulgrana. El 7 del Madrid destronó al rosarino y hasta pareció haberle desafiado con su catártico grito de “sí”, tras levantar su tercer galardón. “Espero alcanzar a Messi”, dijo el portugués el pasado mes de enero. “Nosotros lo vivimos como un premio más. Leo siempre dice que para él lo importante son los premios colectivos, pero no deja de ser un reconocimiento de que hiciste las cosas bien durante la temporada”, cuentan fuentes cercanas al 10 del Barcelona.

Leo aparece como el gran favorito para alzar su quinto Balón de Oro. Aunque perdió la final de la Copa América frente a Chile (rechazó el premio al mejor jugador del torneo, porque solo le interesaba llevar la copa a la Argentina), el rosarino anduvo desatado en el Barcelona de Luis Enrique, que se quedó con el triplete la temporada pasada. En 2015, marcó un total de 48 goles (44 con el Barça y cuatro con la albiceleste) y repartió 24 (21 y tres). Neymar, por su parte, contó 44 tantos (40 con de azulgrana y cuatro con Brasil) y 13 pases de gol (12 y uno). Los números de Cristiano, mientras, son de 48 goles (45 con el Real Madrid y tres con la selección portuguesa) y 17 asistencias (14 y tres). “Esta nominación de Cristiano refleja todo el valor que tiene. Es el mejor jugador del mundo y está, por octava vez, entre los candidatos”, convino Fernando Santos, seleccionador de Portugal.

“El tridente merece ser finalista en el Balón de Oro”, había deseado Neymar. El brasileño esperaba viajar a Suiza con sus dos amigos. Sin embargo, Luis Suárez se quedó fuera del trío y el Barcelona no pudo monopolizar la gala de la FIFA y de la revista France Football como en 2010, cuando La Pulga, Xavi Hernández y Andrés Iniesta optaron por el galardón. Aquella ocasión fue la tercera vez en que tres jugadores del mismo equipo estuvieron en el podio. El Barça de Guardiola emuló al Milan de Arrigo Sacchi: Van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard lo firmaron en 1988 y un año después Franco Baresi sustituyó a Gullit.

Luis Enrique vs. Guardiola

“Felicidades a Messi, Neymar y Luis Enrique”, escribió el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu en su cuenta de Twitter. El argentino y el brasileño no serán los únicos representantes del Barcelona. Su entrenador se disputará con Guardiola (Bayern Múnich) y Jorge Sampaoli (seleccionador de Chile) el premio al mejor entrenador del 2015. Mientras que para el técnico de Santpedor, que conquistó la Bundelisga, ya se consagró en 2011, para Sampaoli, ganador de la Copa América, será su primera vez en Suiza. Por su parte, Jill Ellis (entrenadora de Estados Unidos) y sus homólogos Norio Sasaki (Japón) y Mark Sampson (Inglaterra) se disputaran el premio al mejor técnico del fútbol femenino.

Por el lado femenino, la americana Carli Lloyd (Houston Dash), la japonesa Aya Miyama (Okayama Yunogo Belle) y la alemana Celia Sasic buscarán tomar el testigo de Nadine Kessler, ganadora en 2014. Messi también competirá por el Premio Puskas, que reconoce el mejor gol del año. La Pulga, autor de un gol excelente en la final de Copa del Rey contra el Athletic en el Camp Nou, competirá con Alessandro Florenzi (Roma) —se lo marcó al Barcelona— y Wendell Lira (Goianesia).

“Nunca jugué para ser el mejor del mundo o por el Balón de Oro”, afirma Neymar, que estará por primera vez en Zúrich. “Siempre jugué para ser mejor, para superar mis metas. Ser el mejor del mundo es consecuencia de ese trabajo. Si hablan de eso hoy es porque mi trabajo va bien”, completa el 11. Su fútbol se vislumbra como el único capaz de romper la hegemonía de Cristiano y Messi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información