MOTOCICLISMO

Márquez recibe amenazas por teléfono

Al piloto de Honda, al que le llaman anónimos desde que terminó la temporada con acusaciones de amaño, aún le dura la resaca del Mundial

Márquez, en el Circuito Ricardo tormo en Cheste.
Márquez, en el Circuito Ricardo tormo en Cheste.Julián Rojas

El Mundial de MotoGP ya terminó. Y aunque han acabado incluso los test que suceden a la última carrera del año, en el circuito de Cheste, a Marc Márquez, el campeón de 2014 y tercer clasificado este curso, protagonista a su pesar en este final de temporada, aún le dura la resaca. Su duelo con Valentino Rossi, primero líder del campeonato y a la postre perdedor del Mundial para suerte de su compañero de equipo Jorge Lorenzo, sigue pasándole factura. Desde que terminara la última prueba del curso, el pasado domingo día 8, entre acusaciones de amaño por no haber adelantado a Lorenzo, vencedor en Valencia, el piloto español ha recibido llamadas anónimas y amenazas en su teléfono móvil personal. Las llamadas comenzaron un día después de que finalizara el Mundial y se han sucedido hasta este último fin de semana, aunque han ido disminuyendo con el paso de los días y la escasa atención que les ha dedicado el campeón del mundo, poco alarmado por el asunto, según su entorno.

Márquez y sus allegados pusieron el caso en conocimiento de un agente de la Guardia Civil, quien averiguó que el número móvil del piloto se había publicado en un blog en internet. A pesar de que se ha recomendado al deportista que se cambie el número, como se suele aconsejar en estos casos, para que las amenazas cesen, este ha hecho caso omiso y tampoco ha querido imponer una denuncia para que se inicie una investigación formal. Si la cosa no va a mayores, su intranquilidad, tampoco, afirman quienes le conocen. “Relativiza mucho las cosas, y no tiene miedo”, cuentan. Tanto es así que un día, después de que el agente hubiera localizado dos de los números desde los que procedían las amenazas, devolvió una llamada para saber qué querían de él.

Relativiza mucho las cosas, y no tiene miedo”, dicen en su entorno. No ha cambiado su número de teléfono, ni ha querido imponer una denuncia.

Este lunes Márquez se desplazó a Italia, fuente de muchas de las críticas vertidas en el último mes, desde que el gran premio de Malasia desatara una rivalidad sin precedentes entre Rossi y Márquez, y por extensión también del italiano con Lorenzo, su rival por el título. Allí, donde se acusa a los pilotos españoles de haber amañado el Mundial, se celebraba este lunes la jornada inaugural del Salón de la Moto de Milán. Y allí acudieron los tres protagonistas del final de la temporada mundialista. Lo hizo Márquez, eso sí, con un dispositivo de seguridad (pura prevención), como estrella en el puesto de Honda, donde se presentaron las novedades del 2016. Como el Salón no abre al público hasta el miércoles Yamaha rehusó poner más seguridad de la que ya había y confiar en la buena fe de sus pilotos, que se volvían a ver las caras por primera vez desde que lo hicieran en el circuito Ricardo Tormo. Lorenzo y Rossi fueron las estrellas invitadas al stand de la casa de los diapasones, que este año celebra su 60 aniversario y que celebró la triple corona en el Mundial de MotoGP con el ambiente algo enrarecido: sus pilotos ni se miraron a la cara, ni se estrecharon la mano. Estaban allí para salir en la foto y eso hicieron.

Este martes Márquez, junto a su hermano Àlex estará en el Palacio del Pardo, ya sin seguridad extra, para recibir el Premio Nacional del Deporte que le fue concedido en el 2014 junto a Carolina Marín. Àlex fue galardonado con el Premio Princesa Leonor al deportista menor de 18 años.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50