Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelino: “Es difícil encontrar un club mejor que este”

Roig renueva al técnico asturiano hasta el 2019 para dotar de un proyecto estable al Villarreal

Fernando Roig y Marcelino García, en Vila-real.rn
Fernando Roig y Marcelino García, en Vila-real. EFE

La estabilidad del Villarreal la confiere su propiedad. Fernando Roig, dueño de la entidad castellonense desde hace casi dos décadas, basa sus decisiones mirando el presente y pensando en el futuro. Actúa en el club con la filosofía que predica y ejerce en su conglomerado de empresas cuyo eje es Pamesa, industria cerámica que patrocina al Villarreal en sus camisetas a cambio de 2,5 millones de euros por temporada. Si el fútbol lo marca la inmediatez, para Roig cuenta más el largo plazo. Con tal visión construyó la Ciudad Deportiva del Villarreal, para que dotara de jugadores al primer equipo. “Las categorías inferiores son muy importantes para nosotros”, entiende Roig. No conforme, la segunda casa de entrenamiento ya está operativa. No hay ningún club en España que posea dos instalaciones para la cantera, una de las mejores de España. Cerca de 2.000 niños sueñan en ser futbolistas gracias al Villarreal, un club grande en una población de 50.000 habitantes.

La idea de Roig concuerda con su modo de operar. Si los resultados acompañan, si el juego es agradable para el espectador, si se mantiene la ilusión por crecer, la lógica impone la continuidad del equipo de trabajo. Anunciada el pasado viernes, la renovación de Marcelino hasta el 2019 tuvo su escenificación en la Ciudad Deportiva amarilla con Fernando Roig ejerciendo de maestro de ceremonias respaldado por su hijo, Roig Negueroles, consejero delegado y hombre fuerte del club junto al incombustible José Manuel Llaneza, en la actualidad vicepresidente amarillo. “Estamos satisfechos de que continúen Marcelino y su cuerpo técnico (Rubén Uría e Ismael Fernández, segundo entrenador y preparador físico respectivamente). El contrato se ha firmado por tres temporadas más y esperamos que sean las primeras de muchas más. A pesar de que Marcelino no es de contratos largos, esperamos que aquí sea diferente”, expuso Roig. A sus 50 años, el técnico asturiano no ha estado más de dos cursos en un mismo equipo. Si cumple por entero su nuevo compromiso en el Villarreal, el vínculo les unirá por seis temporadas y media consecutivas. “Creo que podemos finalizar nuestro contrato. Es nuestro deseo”, expresó Marcelino.

"Hemos vivido muy buenos momentos a nivel profesional y personal", asegura el técnico

Más relajado de lo que se encuentra en el banquillo, el técnico asturiano expuso la felicidad que supone seguir en el Villarreal. “Esperamos con trabajo responder a la confianza. Llevamos casi tres años aquí y el tiempo nos ha parecido muy corto. Hemos vivido muy buenos momentos a nivel profesional y personal”, recordó el entrenador amarillo cuyos objetivos pasan por el día a día. “Tenemos ilusión por mejorar constantemente”. Marcelino no quiso entrar en comparaciones con el pasado más fructífero del club castellonense en la etapa de Manuel Pellegrini y en la cual el Villarreal se situó en una semifinal de Champions y alcanzó un subcampeonato de Liga. El técnico chileno permaneció cinco años en El Madrigal hasta que fue fichado por el Madrid. En las 19 temporadas de Roig en la presidencia han pasado 11 entrenadores, cifra agrandada por el año del segundo descenso, el curso 2011-2012 en el que desfilaron tres técnicos (Garrido, Molina y Lotina).

“Cada época es diferente y los jugadores no son los mismos. Manuel es un referente aquí tanto por los logros como por el fútbol practicado”, matizó Marcelino consciente que se le piden resultados y cuidar las formas en el equipo castellonense. “Nos hemos intentado adaptar al Villarreal en cuanto a su filosofía de trabajo y de juego. Los entrenadores ponemos nuestro granito de arena. El mayor porcentaje de la manera de jugar viene marcado por el perfil de los futbolistas. Si estamos aquí es, en gran medida por la confianza que los dirigentes nos dan, y por el juego y la actitud de todos los futbolistas que nos ha tocado trabajar con ellos”, puntualizó Marcelino que ha logrado el 57,8% de los puntos en partidos de Liga. “Esperamos que sean el 90% en el futuro”, sueña Roig. “Todos tenemos la ilusión de mejorar. El proyecto está muy vivo”, redunda Marcelino cuya continuidad en el Villarreal tiene su explicación. “Es difícil encontrar un club mejor que este”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información