Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos prohibirá cabecear el balón de fútbol a los niños

La federación de 'soccer' recomendará a los menores de diez años que no golpeen con la cabeza para evitar contusiones

soccer infantil
Una imagen que no se podrá repetir en las ligas infantiles. Getty Images

La Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF, siglas en inglés) recomienda prohibir a los jugadores menores de 10 años que golpeen con la cabeza el balón de soccer —como llaman los estadounidenses al fútbol de origen europeo. También obligará a limitar los cabezazos en los entrenamientos para aquellos entre las edades de 11 y 13 años.

La medida, anunciada esta semana, responde a una demanda presentada el año pasado en la corte estatal de California. El objetivo es prevenir contusiones y mejorar el tratamiento médico de éstas y otros daños que pueden producirse en partidos de fútbol, un deporte cuya práctica y popularidad crece sin cesar en las categorías inferiores.

Según un estudio de la FIFA realizado en 2007, Estados Unidos es el país con el mayor número de estudiantes jugadores de fútbol del mundo, 3,9 millones. Le siguen Alemania con apenas dos millones de jóvenes y Brasil con poco menos de un millón y medio. Más allá, el número total de jugadores registrados en la USSF es de alrededor de 24 millones y medio, sólo por detrás de la Asociación de Fútbol China.

En agosto de 2014, un grupo de padres presentó una demanda al tribunal estatal de California, en la que acusaron a varias organizaciones, entre ellas la FIFA y la USSF, de negligencia y descuido en el tratamiento de lesiones cerebrales o contusiones producidas al golpear el balón con la cabeza, o por el choque de cabezas entre jugadores cuando disputan un balón aéreo. Los denunciantes sostienen que en 2010 cerca de 50.000 estudiantes jugadores de fútbol sufrieron contusiones. El número es superior al de los jugadores que sufrieron la misma lesión en baloncesto, béisbol y lucha.

El grupo de demandantes también solicitaba un cambio en el reglamento de este deporte universal, unas normas que dependen de la FIFA. Esa es la parte de la denuncia que no ganaron, pero sí han conseguido que la USSF cambie las reglas correspondientes a las categorías de los jugadores más pequeños. La prohibición es obligatoria para las categorías inferiores de los equipos nacionales de la federación estadounidense y para sus academias, pero sólo es una recomendación para el resto.

George Chiampas, el jefe médico de la USSF, explicó al diario The New York Times que “lo que estamos haciendo es crear parámetros y directrices con relación a la exposición a posibles contusiones.” Chiampas añadió que la investigación científica en materia de contusiones que afectan a los más jóvenes todavía está evolucionando y que las pautas de USSF se adaptarían a las conclusiones médicas.

El doctor Robert Cantu, co-autor del libro Concussions and Our Kids (Contusiones y nuestros hijos), dijo al diario Slate que las cabezas de los más jóvenes son más maleables y, al no estar completamente desarrolladas todavía, el riesgo de que el cerebro sea agitado al cabecear el balón es mayor. Esto, según algunos científicos, puede tener repercusiones negativas a largo plazo.

Además de restringir el juego aéreo para menores de 13 años, la USSF también anunció que mejorará y ampliará sus talleres a entrenadores y jugadores sobre el trato y las consecuencias que pueden causar las contusiones. La organización establecerá un plan de acción nacional sobre los protocolos a seguir para el tratamiento de este tipo de lesiones y modificará el número de cambios que pueden hacer los equipos para poder evacuar a jugadores lesionados sin que acarreen penalizaciones.

En Estados Unidos, el debate sobre los golpes en la cabeza se ha centrado hasta ahora en el fútbol americano. El pasado abril, una juez de Nueva York aprobó el acuerdo por el que la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés) pagará hasta cinco millones de dólares de indemnización a 5.000 jugadores que acusaron a la Liga de ocultar las secuelas de los golpes.

Según datos de la Federación Nacional de Asociaciones Estatales de Instituto, el fútbol americano, en el que los golpes son constantes y los jugadores van equipados con protecciones y casco, es el más practicado por chicos al nivel de educación secundaria. El soccer, o fútbol, ocupa la quinta posición, por detrás del atletismo, el baloncesto y el béisbol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.