Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tríos, milagros y un gato imputado

Benzema, en un partido con Francia.
Benzema, en un partido con Francia. AP

02/11 Lunes. Quedan 6 días

Si analizo mis deportes favoritos, las motos no entran si siquiera en el Top 10. Antes de ellas están el baloncesto, el fútbol, tenis, rugby, curling, los saltos de esquí del 1 de Enero, el bádminton, el vóley playa y algunas especialidades más. Pero reconozco que me he enganchado a este fin de temporada que aspira al trofeo al mejor guion deportivo del año. Hace mucho tiempo, Luis Gómez, periodista de este diario y del que aprendí muchas cosas de esto de escribir, en su crónica de aquel célebre partido Real Madrid-Barcelona donde Mark Davis estuvo a punto de saltarme todos los empastes de un zurriagazo (qué bonita palabra) comenzaba su relato con un “Sólo faltó sexo”. En esta historia motera (que todavía se sepa, aunque no haya que descartar giros inesperados de guión) salvo asuntos de ese tipo, no falta de nada, por lo que aficionado o no, resulta complicado no andar enganchado a la trama.

Valentino Rossi, en Valencia. ampliar foto
Valentino Rossi, en Valencia. REUTERS

Se acerca el día grande y no pasa jornada sin novedades. La de hoy es que la organización ha decidido suspender la habitual rueda de prensa con los pilotos del jueves. Fue precisamente en una de ellas cuando Rossi cargó contra el comportamiento de Márquez, por lo que quieren evitar echar más leña a un fuego demasiado atizado ya. A la espera de cómo evolucionan los acontecimientos, no está de más distraerse con otros asuntos. Como el de un trío mejor avenido que el de Rossi-Lorenzo-Márquez. Me refiero al que forman desde hace tiempo inmemorial Parker-Ginobili-Duncan, que esta madrugada batieron el record de victorias juntos, hasta ahora en poder de una tripleta mítica, la que formaron en los 80 Larry Bird, Robert Parish y Kevin McHale en los Boston Celtics. Tantos unos como otros son un ejemplo de muchas cosas, no sólo de longevidad. Gente talentosa, con una ética profesional intachable, poco dados a los divismos y cuyo único credo era y es la victoria a través del juego colectivo. Además, que el record se traspase de un trío estadounidense 100% a otro formado por un francés, un argentino y un nacido en las Islas Virgenes resulta algo representativo de la internacionalización llevada a cabo por la NBA en las últimas tres décadas.

03/11 Martes. Quedan 5 días

Muchas veces he pensado que el fútbol es el único deporte donde un equipo que juega mucho peor que otro, puede terminar ganando. La suma de méritos a los que te obligan la mayoría del resto de las especialidades hace que al final, suela ganar el que más buenas acciones aporta. Vuelvo a reflexionar sobre ello viendo el Real Madrid-PSG, donde los blancos logran una victoria con categoría de milagro, pues en el césped son superados de cabo a rabo. De lo que tengo más dudas es que si esta particularidad del fútbol es buena o mala. Sin duda resulta injusta, pero también tiene su punto atractivo. Ahí lo dejo.

Una ocasión del PSG ante el Madrid. ampliar foto
Una ocasión del PSG ante el Madrid. AFP

En el culebrón de Moto GP, la noticia del día es que el TAS no permite personarse a Lorenzo en el tema de la sanción a Rossi. Aunque eso sí, han aceptado la documentación sobre casos y sanciones anteriores. Mas que lograr meterse totalmente en el ajo, lo que buscaba, según cuenta sus allegados, era hacer un “¿y yo qué?. Porque con tanto jaleo entre Rossi y Márquez, Lorenzo ha quedado relegado a un segundo o tercer plano, cuando es él precisamente el que se está jugando el campeonato. Las declaraciones y ¿patada? de Rossi le dejaron en una posición muy incómoda y desacreditadora hacia sus méritos, pues si finalmente gana el Mundial puede parecer que ha sido por la ayuda de un compatriota, y si lo pierde, pues peor aún. O sea, que pasase lo que pasase, quedaba desairado. Por no hablar de su equipo, Yamaha, que así, a botepronto, parece algo inclinada hacia un lado, y no precisamente el de Lorenzo.

04/11 Miércoles. Quedan 4 días

Una historia como la del final del Mundial de Moto GP sólo podía ser desbancada del foco mediático por otra con una buena dosis de morbo. Era difícil, pero Benzema lo ha conseguido. Vaya, vaya con Karin, alias el gato. Resulta que va supuestamente a cumplir un trámite de declaración en un asunto de chantaje y termina pasando la noche en la comisaría y de testigo se convierte en imputado. El tema es serio, el relato escabroso, y según algún medio de comunicación, le podrían caer hasta cinco años de cárcel. Ante lo que se cuenta, lo mismo que en otras situaciones de diverso pelaje protagonizadas por futbolistas (unas cuantas últimamente) la pregunta surge inevitable: ¿en qué universo creen que viven?. Contesto: en el que les hemos creado. La dosis de mimos, protección, halagos, admiración social, justificación a sus comportamientos o recompensas económicas ha llegado a tal punto, que no me extraña que su relación con la realidad sea a veces tan escasa. Media hora después de maldecir a uno de los muchos chorizos que han campado a sus anchas por estos lares en los últimos tiempos, nos vamos al campo de fútbol a aplaudir y corear el nombre de personas que han hecho lo mismo. Pero mientras metan goles y ganen títulos, nada de lo que hagan será reprobable, salvo para la prensa y afición del club rival, los mismos que hacen mutis por el foro cuando alguno de sus colores mete la pata. Por un lado se crea la atmósfera ideal para que vivan en Marte, y por otro se les hace depositarios de esos valores que supuestamente acompañan al deporte y que evidentemente, no siempre son correspondidos con su comportamiento. Y encima nos sorprendemos.

Igual no vendría mal que en lugar de en el Olimpo de nuestra sociedad, allí donde miramos para inspirarnos e inspirar a las siguientes generaciones, no estuviese casi colonizada (con nuestra aceptación) por deportistas, porque ya adelanto (y les conozco bien) que más de uno nos la está colando. Y la culpa no es sólo suya.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información