Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kent acaricia el título de Moto3

El británico remonta sobre el asfalto mojado de Motegi y se impone a un conservador Bastianini

Danny Kent, durante el gran premio de Japón.rn Ampliar foto
Danny Kent, durante el gran premio de Japón. Getty Images

Había parado de llover, pero la pista seguía mojada. En esas condiciones prefirió el líder de Moto3 no arriesgar más de la cuenta, que por muy acostumbrado que uno, como buen británico, esté a la lluvia, tampoco es necesario jugársela porque sí. Llegó Danny Kent a Motegi con 55 puntos de ventaja sobre Enea Bastianini y se marcha del circuito japonés con 56, uno más, merced a un sexto puesto que al espectador le puede dejar algo frío pero a él le deja muy bien situado para proclamarse campeón del mundo en Australia, dentro de una semana. Entonces, dependerá de sí mismo: le bastará con terminar la carrera con 50 puntos de ventaja sobre el segundo, esto significa, por ejemplo, que aunque Bastianini ganara la carrera el piloto del Leopard Racing tendría suficiente, incluso, con ser tercero. Claro en las últimas seis carreras disputadas, Kent solo se ha subido al podio en una ocasión: en el GP de Gran Bretaña, donde ganó.

La carrera, que quedó reducida a sólo 13 vueltas por el retraso acumulado en las sesiones matinales –una densa niebla obligó a aplazar el inicio del entrenamiento en todas las categorías–, la dominó Nicolò Antonelli de principio a fin. En solo un par de giros ya sacaba dos segundos de ventaja al resto del pelotón. Las distancias se acortaron con el paso de las vueltas, pues a medida que se secaba la pista, su ritmo bajaba y sus gomas acusaban el empuje inicial. Así que se le acercó Oliveira en los últimos giros, pero no lo suficiente como para incomodarle lo más mínimo. De hecho, ganó con un segundo de ventaja. Y al tercer escalón del podio se subió por segunda semana consecutiva Jorge Navarro, que aprovechó el fallo en los minutos finales de Viñales, con quien andaba jugándose los cuartos.

Las numerosas caídas y su atrevimiento en los minutos finales de la carrera permitieron a Kent recuperar las posiciones perdidas por una mala salida (cuarto en parrilla, 16º en el primer paso por meta), y a base de adelantamientos, algunos en los que se jugó el pellejo (hubo un toque con Hanika, a quien le pidió calma), alcanzó y dio caza a Bastianini, demasiado conservador para ser el segundo, ese que debe atacar el liderato.

Zarco celebra el título con una victoria

En una carrera sin mayores alicientes que ver pasearse al flamante campeón del mundo de Moto2, Johann Zarco, el francés cumplió con el guion. Dominó la carrera desde la primera vuelta hasta la última, la 15ª, pues también esta prueba fue reducida a causa de los retrasos acumulados durante la mañana del domingo. El piloto del equipo de Aki Ajo, que supo ya el viernes que sería campeón pasara lo que pasara en la prueba, después de que Tito Rabat asumiera que no podía correr tras fracturarse el radio el lunes pasado, compitió libre de toda presión. Y exhibió la misma superioridad y constancia que le ha acompañado todo el curso. Nadie le hizo sombra. Ni asomó duda alguna bajo el sirimiri en Motegi, el asfalto todavía bien mojado tras la tormenta descargada durante toda la mañana. Y festejó el triunfo y la corona con otro mortal atrás, esta vez desde su Kalex. Francia no celebraba un título de la categoría intermedia desde que lo ganara Olivier Jacque en el año 2000.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información