Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varane ya manda en la defensa

El central francés se asienta como titular por primera vez desde que está en

el Real Madrid

Tiene un 92% de acierto en los pases

Raphaël Varane defiende el balón ante Aduriz Ampliar foto
Raphaël Varane defiende el balón ante Aduriz EFE

Raphael Varane apenas tiene 22 años y está liderando la defensa del Real Madrid con la madurez que se le presupone a un veterano. Por primera vez desde que llegó a Chamartín, se está asentando como titular en el centro de la zaga. Le ha quitado el sitio a Pepe y no se ha arrugado cuando ha tenido que sustituir a Sergio Ramos. Ni siquiera en un escenario como San Mamés donde el capitán fue baja por una luxación en el hombro. Ante el Málaga (18.15, Canal+Liga), Varane liderará de nuevo la zaga ante las ausencias de Ramos y Pepe (lesión muscular).

“Cuando un jugador como Varane lo hace bien, es que hay un trabajo previo de otros entrenadores. También del cuerpo técnico, yo siempre he dicho que el mío es muy bueno y todo eso se suma a la calidad y el potencial que tienen Varane. La competencia con el resto le hace crecer y mejorar. Está en un equipo importante en el que se le exige mucho”, comentaba ayer Rafael Benítez, técnico del Madrid.

La exigencia no preocupa al central francés. Tiene la cabeza bien amueblada y no da señales de debilidad en la cancha. Es bueno en el juego aéreo, limpio en el choque, tiene buena salida de balón y un buen sentido de la colocación. En los 394 minutos que lleva en Liga ha hecho sólo una falta. Es, además, el central del equipo con más acierto en los pases (92%). No ha fallado más de cuatro por encuentro. En sus 123 partidos en el Madrid le han sacado 7 tarjetas amarillas (una cada 17 encuentros).

Según los médicos del club tiene un cuerpo prodigioso para el deporte. Dicen los que le ven a diario que es un obseso de la preparación física y del cuidado de la alimentación. Le describen como un chico sencillo y discreto; más alegre y simpático de lo que aparenta. Asiduo al Museo del Prado en sus ratos libres, es muy celoso de su vida privada. Dominaba el castellano a los pocos meses de aterrizar en Madrid y sigue yendo a clase como buen alumno aplicado.

Según los médicos del club tiene un cuerpo prodigioso para el deporte. Es un obseso de la preparación física

Chico juicioso, siempre le ha hecho caso a su mamá. “Mi primer sueldo en el fútbol [no profesional] fue de 300 euros. Mi madre me decía: ‘mete algo en la hucha’. Y con 15 años empecé a ahorrar porque en la residencia [del Lens] no tenía gastos. Fue un buen consejo el que me dio mi madre. La primera vez que gasté algo de mi bolsillo fue para comprarme un vaquero. Me parecía caro pero me encantó esa sensación de sentirme independiente económicamente”, confesaba Varane hace pocas semanas en una entrevista en el Journal du Dimanche. También decía que le causó más estrés la Iglesia el día de su boda que jugar delante de 80.000 personas.

Indiscutible para Benítez

Benítez ha apostado por Varane. El francés ha superado la competencia de Pepe, el central de referencia de Carlo Ancelotti junto a Sergio Ramos. De los seis partidos disputados por el Madrid esta temporada, Varane ha sido titular en cinco. Y el único en el que no empezó de inicio (Espanyol en Cornellà) fue por precaución (venía de un fuerte golpe en el tobillo).

Indiscutible también en la selección francesa, Varane despertó todas las alarmas en verano de 2013. En mayo de ese año se operó en Francia por una rotura en el menisco exterior. La recuperación fue un calvario. En el cuerpo médico del club blanco, de hecho, temían que la operación no había salido bien del todo y que tenía que pasar de nuevo por el quirófano. Varane volvió a jugar en octubre y le pararon porque la rodilla operada se le inflamaba tanto que no aguantaba dos partidos seguidos. En el Madrid optaron por una terapia conservativa y por un trabajo de fortalecimiento. Dio sus frutos.

A sus 22 años, el central francés ya ha vivido también la parte mala del fútbol. Este año saborea por primera vez la titularidad. Lo hace tras haberse casado. “El día de la boda bailé toda la noche. Mi familia alucinó porque nunca me habían visto así. No soy mal bailarín, simplemente soy tímido, pero cuando me lanzo no me frena nadie”, contaba en la entrevista en el Journal du Dimanche. En el Madrid también va lanzado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información