Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Deportivo, más listo que el Betis

El cuadro de Víctor Sánchez mantiene su buena racha fuera de casa a costa de un rival sin creación y flojo en defensa, que jugó a chispazos y sin orden

Betis - Deportivo Ampliar foto
Joaquín toca el balón ante Fajr, que anotó el gol del triunfo del Deportivo. EFE

Más intenso e inteligente, el Deportivo se impuso con justicia a un Betis de buenas maneras, pero inconsistente, sin creación en el centro del campo y con lagunas en defensa. Los de Víctor Sánchez mostraron empaque en un segundo tiempo donde se labraron el triunfo gracias a dos buenos goles. Uno un tirazo de Fede que sorprendió a Adán y otro un buen disparo dentro del área de Fajr después de una estúpida pérdida de balón del Betis, que había logrado hacer el 1-1.

Al equipo de Mel le queda mucho camino por delante. Tiene muchos jugadores veteranos y alguno, como Van der Vaart, ofreció una imagen lamentable, hasta el punto de que se marchó de forma rocambolesca del campo después de chocar con su compañero Rubén Castro. Heliópolis se le da bien a los gallegos, que han comenzado la Liga a un buen nivel, sobre todo fuera de casa. Al Betis solo le alumbró Dani Ceballos, solo en un centro del campo donde dominó a su antojo el Deportivo. El equipo andaluz se partió, no tuvo el balón y le costó un mundo superar las líneas del Deportivo. Intenso y fuerte, los gallegos se llevaron con justicia un triunfo que les coloca en una posición cómoda

BETIS, 1-DEPORTIVO, 2

Betis: Adán; Piccini, Bruno, Westermann, Vargas; Joaquín, Xavi Torres (Rennella, m. 74), Petros, Van der Vaart (Dani Ceballos, m. 48); Jorge Molina (Van Volswinkel, m. 59) y Rubén Castro. No utilizados: Dani Giménez; Jordi Figueras, Cejudo, Varela y Portillo.

Deportivo: Lux; Laure, Sidnei, Arribas, Fernando Navarro; Mosquera, Juan Domínguez (Celso Borges, m. 59), Fajr; Fede (Juanfran, m. 67), Jonathan (Lucas Pérez, m. 64) y Luisinho. No utilizados: Manu Fernández; Álex Bergantiños, Luis Alberto y Oriol Riera.

Goles: 0-1. M. 54. Fede Cartabia. 1-1. M. 59. Petros. 1-2. M. 72. Fajr.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a Joaquín, Piccini, Jonathan, Fernando Navarro, Lux, Laure, Westermann y Luisinho.

Benito Villamarín. 37.051 espectadores.

Betis y Deportivo colisionaron en un ejercicio intenso, de mucha presión y poco fútbol. Los dos equipos se encuentran en un aceptable momento y saben que todos los puntos que puedan amarrar en estos instantes de Liga tienen un enorme valor. La carrera por la permanencia es larga y atañe a un buen número de equipos. A Víctor, por ejemplo, le dio por las rotaciones para dejar fuera a los jugadores que habían anotado los seis goles de su equipo hasta el momento: Lucas Pérez, Borges, Luis Alberto y Juanfran. No le salió mal la apuesta. El Deportivo, con superioridad en el centro del campo, anuló a un Betis donde no apereció Joaquín y con un centro del campo muy limitado en lo técnico con Xavi Torres y Petros. El balón era casi siempre del Betis, pero a los andaluces le costaba un mundo avanzar medio metro.

Mel persistió en su apuesta por dos delanteros, Jorge Molina y Rubén Castro, y esa táctica debilita su medular, donde Van der Vaart, muy justo en lo físico, solo inquietaba a balón parado. Entre las limitaciones del Betis con la pelota y la buena defensa del Deportivo, el primer tiempo fue un auténtico tostón. El ritmo lento del encuentro solo se alteró a los cuatro minutos, cuando un error de Lux habilitó a Rubén Castro. El delantero no supo culminar con todo a favor y no hubo penalti en la carga de Arribas. La mejor ocasión del Deportivo llegó en un disparo con mucho veneno de Fede al palo. Por el camino, Rubén provocó una buena estirada de Rubén.

Fede, que ya había avisado, se sacó un disparo de la chistera que sorprendió a Adán, algo adelantado. Ya había salido Van der Vaart del terreno de juego y al Betis lo mantuvo Dani Ceballos. Mel no va a tener más remedio que apoyarse en el joven canterano, el único futbolista del que dispone capaz de romper líneas y dar un pase adelantado. En una de sus acciones, Dani habilitó a Petros, que empató. Al Betis le faltó inteligencia para controlar el partido, mientras que el Deportivo creció con los cambios. Petros perdió un balón en el centro del campo con el lateral Piccini adelantado y el conjunto coruñés dibujó un contragolpe extraordinario. Marcó Fajr y el Betis lo intentó acumulando delanteros, en medio de un desorden brutal.

Joaquín, Van Volswinkel, que debutaba, y Rubén Castro no pudieron ayudar a Dani Ceballos y el Deportivo manejó con solvencia el tramo final del encuentro. La decepción presidió Heliópolis porque el Betis ofreció malas sensaciones y fue superado por un Deportivo que encaró el partido con los suplentes. Su orden, su cohesión en el centro del campo y dos buenos goles le valieron para llevar la infelicidad al Benito Villamarín. El Betis, débil y jugando a chispazos, está lejos aún de ser un equipo competitivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información