Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gareth Bale sufre la cuarta lesión en el gemelo en los últimos dos años

La resonancia a la que se ha sometido el galés habla de "lesión muscular" sin especificar el tiempo de baja; la luxación de hombro de Ramos se curará en dos semanas

Bale durante el partido contra el Shakhtar.
Bale durante el partido contra el Shakhtar. REUTERS

"A pesar de no haber hecho un partido brillantísimo hemos tenido ocasiones. Hoy la única nota negativa son los tres jugadores que he tenido que cambiar", dijo Rafa Benítez el martes después de golear (4-0) al Shakthar. No se había cumplido todavía la hora de partido y el técnico ya había agotado los tres cambios. Bale se retiró por unas "molestias en el gemelo [sóleo] izquierdo" y esta mañana se ha sometido a una resonancia. Varane se quedó en los vestuarios en el descanso por un fuerte golpe en el tobillo —tenía la marca de los tacos del rival— y Sergio Ramos sufre una luxación en el hombro izquierdo. Aguantó cómo pudo, pero terminó pidiendo el cambio.

"Los de Sergio y Varane son golpes y soy más optimista con ellos, Gareth ha tenido un espasmo en el sóleo. Tuvo un problema parecido el año pasado y hay que esperar", explicaba Benítez el martes. El año pasado y también el anterior. Antes de la del martes, el galés ya había sufrido tres lesiones en el gemelo izquierdo desde que está en el Madrid: una por un golpe y las otras dos por roturas musculares. La primera en diciembre de 2013, la segunda a finales de enero de 2014 y la tercera el pasado abril. En las tres, el tiempo de baja nunca ha sido inferior a las dos semanas.

A mediados de diciembre de 2013, el galés se perdió los dos últimos partidos del año después de recibir un golpe —en un choque con Arbeloa— en un entrenamiento. A la vuelta de las vacaciones, reapareció contra el Celta. Su regreso al equipo duró menos de un mes porque el 25 de enero tuvo que ser sustituido en el partido contra el Granada. Una patada de Murillo en los genitales le dejó KO en el descanso; en un primer momento no se pensó que fuera por el sóleo. Finalmente, se comprobó que el golpe no fue el motivo por el cual se perdió los tres partidos siguientes, sino una sobrecarga. Lo dijo Carlo Ancelotti. "Bale tenía molestias en la pierna izquierda. Se le carga, por lo que le doy descanso para evitar riesgos. Su problema no es en los genitales, sino en el gemelo izquierdo", explicó el técnico italiano, entonces entrenador del Madrid.

Bale no volvió a sufrir problemas en el gemelo izquierdo hasta abril —la lesión a la que el martes se refirió Benítez— al sentir un pinchazo contra el Málaga. Fue baja en los dos siguientes partidos de Liga y en cuartos de Champions.

El martes, contra el Shakthar, se le aplicó hielo en el vestuario y hoy, pasadas las 48 horas de rigor, se someterá a una resonancia. Al galés se le vio incómodo en el partido poco antes de dejarse caer en el suelo y pedir el cambio, como si se estuviese probando. El Madrid ha comunicado esta mañana que Bale sufre "una lesión muscular" pero no ha especificado el tiempo de baja ni el grado de la lesión. No se sabe si es rotura, sobrecarga o pinchazo. Por lo pronto se perderá el duelo contra el Granada y la visita a San Mamés. Posiblemente también la visita al campo del Malmoe y el partido contra el Málaga. El derbi contra el Atlético es el próximo 4 de octubre.

James, Danilo, Sergio...

Bale se une así a las ausencias de James (rotura en el muslo) y Danilo (rotura en la fascia plantar). Benítez el martes lo reemplazó con Mateo Kovacic en un 4-4-2 con el croata en la derecha e Isco por la izquierda. Es una de las opciones que maneja el técnico para suplir a Bale. Si quiere mantener el 4-2-3-1 puede utilizar a Jesé o a Cheryshev. "Si Bale no está disponible, la puerta de la titularidad se abre para cualquiera. Hoy he optado por Kovacic porque nos podía ayudar en la fase defensiva", explicó el técnico el martes.

Sergio Ramos, por su parte, se sometió ayer a una resonancia y el diagnóstico habla de luxación del hombro izquierdo. En principio, son dos semanas de baja, pero es un tipo de lesión que puede acortar sus plazos de recuperación dependiendo del jugador y de su aguante al dolor. Ramos se perderá seguramente el partido del sábado contra el Granada y posiblemente el del miércoles en San Mamés —salvo que quiera estar sí o sí—. Si Varane no se recupera para este sábado, Benítez tendrá que rearmar el centro de la zaga. Tiene a Pepe y a dos comodines como Nacho y Arbeloa que pueden ocupar todas las posiciones defensivas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.