La cruzada de Pau Gasol no tiene límites

El pívot acentúa su papel trascendental con las mejores estadísticas de su carrera

Gasol celebra una canasta ante Polonia
Gasol celebra una canasta ante PoloniaPHILIPPE HUGUEN (AFP)

La mayor cantidad de público que jamás haya presenciado en Europa un partido de baloncesto en un pabellón cubierto empezó cebándose el sábado con Pau Gasol y la selección española, rival por antonomasia de la mejor Francia de todos los tiempos, pero acabó rendido ante la espléndida actuación del pívot español. Cuando Sergio Scariolo lo relevó, una vez resuelto el partido de octavos de final ante Polonia, el de Sant Boi se llevó una clamorosa ovación de los mismos que lo habían abucheado. Se trató de un reconocimiento masivo, definitivo, reservado a las más grandes estrellas.

Más información
Pau Gasol se triplica para poner a España ante Grecia
Pau Gasol: “Jugaré ante Grecia sí o sí”
Pau Ribas: “Llegamos con la lección aprendida”

El 4 de la selección, pese a las molestias en el gemelo derecho que le sorprendieron en los instantes previos al inicio y llevaron de cabeza a todo el equipo médico y deportivo, volvió a superarse y fue clave en el desenlace del encuentro. Siempre ha sido determinante, también en la selección, ya desde que debutara en el Eurobasket de 2001, en Turquía.

A sus 35 años, afrontó el campeonato de Berlín y Lille más que nunca como una cruzada, como una cuestión personal. "No me he puesto límites en nada y no voy a hacerlo ahora", afirmó. Su reto es poder disputar el año próximo los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Serían los cuartos para él. Constata que el equipo ha perdido talento respecto a convocatorias precedentes, pero rehúsa las excusas. No quiere escudarse en las bajas, desde Navarro a su hermano Marc pasando por las de Ricky Rubio, Calderón y Abrines. Ni en los problemas físicos de Rudy ni en los suyos. "Voy a jugar contra Grecia sí o sí", avisó ante el trascendental encuentro de cuartos de final de este martes (18.30, Cuatro).

Pau Gasol no repara en medios. Si tiene que batir su récord de triples, lo hace, anotando seis de los siete que lanzó ante Polonia. Nunca tiró ni encestó tantos en toda su carrera. Si tiene que jugarse el físico interponiéndose en el camino de un pívot rápido y duro como Kulig hacia la canasta, pese a la seguridad de que va a ser arrollado, lo hace. Si tiene que exprimirse durante 31 minutos, sumar 30 puntos, capturar siete rebotes y dar cuatro asistencias, lo hace.

Pau es el máximo anotador del campeonato con una media de 23 puntos, por 21 del italiano Gallinari y del alemán Schröder, ya fuera de la competición. También es el jugador que más tapones ha puesto, 2,2 por partido, superando al nacionalizado israelí Fischer y al francés Gobert. Es el quinto máximo anotador, con una media de 7,8 capturas, en una clasificación que lidera el lituano Valanciunas, el único que promedia 10.

La relevancia de Pau Gasol para su equipo se acentúa en la medida en que la aportación de varios de sus compañeros no ha sido la esperada. Solo dos han superado una media de 10 puntos: Mirotic (13,5) y Sergio Rodríguez (10). A continuación se sitúan Llull (9,7), Felipe Reyes (8,3), Pau Ribas (7,7) y Rudy Fernández (6,4). En el rebote también manda Pau (7,8), por delante de Mirotic (6,5), Rudy Fernández (4,2) y Felipe Reyes (3,7). Incluso en las asistencias despunta Pau, el tercero mejor del equipo (3), por detrás de los bases, Llull (4,7) y Sergio Rodríguez (4,2).

No hay, sin embargo, mejor medida para Pau que la comparación con sus propias estadísticas de otros campeonatos. Según la valoración que resume todos los conceptos contables del juego, el pívot catalán ha alcanzado en Lille la mejor nota de los 12 campeonatos que ha disputado con España: 30,7. Su segunda mejor valoración, un 26,5, fue la de los Juegos Olímpicos de Londres, en 2012, en los que España fue medalla de plata. Y su tercera mejor nota fue un 24,5, en el Eurobasket de 2003 en Suecia. La comparativa revela las diferencias que marca Pau Gasol, pues en los tres campeonatos que se perdió en todo este tiempo los mejor valorados fueron Navarro, con un 20,8 en el Eurobasket de 2005, Marc Gasol, con 20,4, en el de 2013 y Rudy Fernández, con 18,1, en el Mundial de 2010. Los tres se quedan lejos de las súper notas de Pau Gasol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS