Djokovic, un favorito erosionado

Exigido en sus dos últimos duelos, el número uno aterriza en las semifinales (frente al croata Cilic) con una carga física muy elevada: 36 kilómetros y 10 horas sobre la pista

Djokovic, durante el duelo contra Feliciano.
Djokovic, durante el duelo contra Feliciano.MATTHEW STOCKMAN (AFP)

En la madrugada neoyorquina, los rugidos del tigre serbio. Exabruptos, malos modos; dos ojos inyectados en sangre y una yugular inflamada; una raqueta que paga el instante colérico de Novak Djokovic, traspuesto porque su plan ante Feliciano López no cuaja y el español le exprime hasta la última gota de sudor de su cuerpo. Venció Nole (6-1, 3-6, 6-3 y 7-6), el gran favorito al trono. Venció, sí, pero de nuevo, un pulso que se fue casi hasta las tres horas y que hace mella en el depósito y los músculos del número uno, mimados hasta el extremo con una alimentación sin gluten.

Más información
CRÓNICA: Feliciano destempla a Djokovic
Serena despide a Venus (otra vez)
Murray cede ante el asedio de Anderson
Consulta los resultados del CUADRO MASCULINO
Consulta los resultados del CUADRO FEMENINO

Si sus tres primeros partidos en Flushing Meadows fueron resueltos de forma relativamente plácida, ante João Souza, Andreas Haider-Maurer y Andreas Seppi, en las dos últimas citas Djokovic tuvo que emplearse a fondo y recuperar en momentos puntuales su mejor tenis para solucionar el desaguisado. El castellonense Roberto Bautista ya le generó un primer sobresalto y Feliciano volvió a terrenalizar a un campeón que llega a las semifinales con un gran desgaste físico.

En concreto, Nole ha permanecido sobre el cemento 10 horas y ocho minutos, en las que ha recorrido 36,5 kilómetros. Una cifra nada desdeñable a la que se suma el peaje atmosférico procedente del calor y la humedad de Nueva York por estas fechas. “Es normal, a estas alturas sé qué tipo de partidos me voy a encontrar”, señaló tras derribar a Feliciano.

Federer emplea un método inverso: minimizó su presencia (siete horas y 35 minutos) y el kilometraje (21,8)

Mientras Djokovic no ha podido escapar del cuerpo a cuerpo, con el consecuente peaje, el otro gran favorito, Roger Federer, ha empleado un método completamente inverso. En sus compromisos frente a Leonardo Mayer, Steve Darcis, Philipp Kohlschreiber y John Isner (esta madrugada se batía con Richard Gasquet), el ganador de 17 grandes minimizó su presencia (siete horas y 35 minutos) y el kilometraje (21,8).

Ahora, en las semifinales le espera el croata Marin Cilic (6-4, 6-4, 3-6, 6-7 y 6-4 a Jo-Wilfried Tsonga), que defiende el trono conseguido el año pasado y es el mejor restador del torneo (suma 97 puntos en primeras devoluciones y 135 en segundas). Además, colecciona más aces que nadie: 111. A Nole, erosionado, le espera una gran lluvia de golpes.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS