Feliciano destempla a Djokovic

El serbio vence (6-1, 3-6, 6-3 y 7-6 en dos horas y 39 minutos) y accede a las semifinales, en las que se medirá a Cilic (6-4, 6-4, 3-6, 6-7 y 6-4 a Tsonga), pero ofrece su versión más gris

Djokovic devuelve una bola ante Feliciano.
Djokovic devuelve una bola ante Feliciano.Jason DeCrow (AP)

De acuerdo. Se impuso la lógica y Novak Djokovic, dictador del circuito en este 2015, venció a Feliciano López: 6-1, 3-6, 6-3 y 7-6, después de dos horas y 39 minutos de partido. De acuerdo. Por algo Nole es el número uno; por algo, también, se ha adjudicado dos grandes y cuatro títulos del Masters 1.000 esta temporada; y, por algo será, solo en una ocasión (París, 2014) no ha alcanzado el penúltimo escalón en sus 22 últimas participaciones en un Grand Slam. Sin embargo, no es fácil ver al serbio padecer, por instantes a merced del jugador que embiste desde el lado contrario. Y, a falta de marcador, eso (y los primeros cuartos de su vida en Nueva York) es con lo que se queda Feliciano, fiel a su guion de principio a fin, muy valiente en una velada que se cerró pasada la una de la madrugada, hora neoyorquina.

Más información
Murray cede ante el asedio
Los felices 33 de Feliciano
Serena liquida a Venus (otra vez)
Feliciano, en busca de la kriptonita
Consulta los resultados del CUADRO MASCULINO
Consulta los resultados del CUADRO FEMENINO

Mascaba dátiles Djokovic y miraba al tendido, en busca de respuestas. Lanzaba algún que otro exabrupto, también. Y es que después de una salida en estampida, de un inicio tan arrollador que todo invitaba a pensar que iba a irse de rositas, sin un solo rasguño, se encontró con un réplica similar y un planteamiento que bien podía haberle costado un buen disgusto. "He jugado verdaderamente mal en el segundo set, pero cuando llegas a estas alturas es normal encontrarte con un partido como este", admitía al término del duelo, con el gesto algo torcido y muy serio. Destemplado. Esta vez, nada de show, ni bromas ni bailes.

Djokovic salió en tromba. De un plumazo, ya le había vuelto la cara a Feliciano con un 6-1 en 25 minutos; cometió un solo error en ese primer parcial. Inapelable, absoluto. Pintaba mal la noche para Feliciano, que lejos de achantarse indagó en su manual y replicó con fuerza. A sus 33 años, aún la tiene, y mucha. Lo demuestran los 55 grandes consecutivos que ha disputado (desde Roland Garros 2002 no falta a ninguno). Armó su brazo izquierdo y exhibió su catálogo de servicios (siete aces en el segundo set, en total 14), cortados y subidas a la cinta. Djokovic, el mejor restador del planeta, poco pudo hacer ante los saques del toledano. Algunos de ellos alcanzaron picos de hasta 222 km/h.

Feliciano López, en un instante del partido.
Feliciano López, en un instante del partido.Jason DeCrow (AP)

Negaba Djokovic con la cabeza y miraba cómplicamente a su banquillo, a ver si el preparador Boris Becker o su esposa, Jelena Ristic, le aportaban alguna pista para escapar del cepo que le puso Feli, el último representante español en el torneo. Le costó al serbio, que superado el mal trago y cedido el set (el segundo; el primero se lo birló Roberto Bautista), entre sombras, comenzó a recomponerse hasta recuperar esa velocidad de crucero, ese tenis robótico ante el que hoy día poco (o casi nada) se puede hacer. Concluyó con 36 golpes ganadores y 17 errores no forzados, por los 36 y 48, respectivamente, del español.

Entre sombras, Nole se recompuso hasta recuperar ese tenis robótico ante el que poco se puede hacer

Djokovic elevó de nuevo los niveles y después de salvar dos bolas de ruptura con 4-2 a su favor en el tercer parcial, puso el automático. Continuó exigido por Feliciano, que le acorraló en la última manga, pero con el depósito ya demasiado justo. En el tie-break definitivo, tras casi tres horas de pulso, Nole demostró que tiene nervios de acero y puño de hierro. Pese a empezar abajo (0-1), seis tantos consecutivos, 7-2 y otro rival abatido; con sudores fríos, pero abatido.

En su trayecto se cruza ahora Marin Cilic, actual campeón. El croata ha progresado de modo silencioso, pero de nuevo se ha colado entre los cuatro mejores del major. En su última aparición fulminó a Jo-Wilfried Tsonga por 6-4, 6-4, 3-6, 6-7 y 6-4. El francés no había cedido una sola manga, pero no resistió a la lluvia de winners (63) y aces (29) del cañonero balcánico, número nueve del mundo. En 13 duelos particulares, Cilic nunca ha conseguido doblegar a Djokovic.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS