Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y United se echan la culpa por el fracaso del fichaje de De Gea

El club blanco no recurrirá ante la FIFA y Keylor Navas seguirá en el Bernabéu

El Real Madrid iba a presentar hoy a David de Gea como nuevo portero para las próximas seis temporadas. En vez de los retoques de última hora en el palco, los dirigentes del club pasaron una mañana frenética en las oficinas del estadio intentando averiguar si había un método para que la FIFA validase el fichaje del guardameta español.

La LFP recibió la documentación para su inscripción fuera de plazo. La hora límite eran los 00.00 y el club blanco se la envió a las 00.28 por lo que las cosas se quedan como estaban el domingo. El resultado del embrollo fue que David de Gea será portero del Manchester United hasta junio del año que viene y Keylor Navas, al que se utilizó como moneda de cambio en la operación, seguirá defendiendo la portería del Real Madrid hasta nueva orden. Los dos clubes se han culpado mutuamente por el fracaso en la operación.

A través de sendos comunicados, ambos coinciden en casi todos los detalles del relato, pero se acusan de haber dilatado la negociación hasta fuera del límite permitido por la FIFA (00.00). El United, en su página web, asegura que si el fichaje no se llevó a cabo es porque "el Real Madrid no subió la documentación de David al TMS a tiempo [algo que según el United él sí hizo]; o el Real Madrid no subió la documentación de David a la Liga a tiempo" .

Además, añade que la federación inglesa tenía conocimiento de que el United había hecho el papeleo a tiempo, y que esta ofreció su ayuda para apoyar esta versión en caso de disputa ante la FIFA. "El United ofreció su asistencia y los documentos sellados al Real Madrid, pero ellos eligieron no seguir esta ruta", concluye el comunicado.

¿Qué es el TMS?

El 1 de octubre de 2010 la FIFA instauró el TMS (Transfer Matching System); un sistema informático que sustituye el antiguo papeleo y que es obligatorio para los traspasos internacionales. Los clubes que quieran traspasar un jugador tienen que introducir en este sistema informático el acuerdo alcanzado. Sin los datos insertados en el TMS, el traspaso no es considerado válido. La FIFA lo introdujo para conseguir mayor transparencia en los fichajes internacionales y proteger a los futbolistas menores de edad.

La rapidez con la que se pueden ir insertando los datos en este sistema depende de la conexión a Internet ya que hay que saltar de pantalla en pantalla para ir adjuntando documentos. La información que requiere es: nombres de los clubes y de las asociaciones, datos personales de los jugadores (fecha de nacimiento, nacionalidad, nombre de pila, segundo nombre en el caso de que procediera, y todos los apellidos), tipo de fichaje (permanente, cesión, intercambio), posibles pagos de comisiones, cuantía total del traspaso, datos sobre cualquier compensación por entrenamiento y formación o sobre contribuciones de solidaridad, plazos de satisfacción del pago (de los cuales puede haber uno o más), calendario de los pagos (con fechas, cantidades a abonar y beneficiarios) y datos de los pagos ya efectuados (incluida toda la información sobre el banco pagador, el banco beneficiario, la cantidad pagada, la fecha del pago y el beneficiario) Además de la información mencionada anteriormente, los clubes y las asociaciones deben introducir en el sistema documentos acreditativos de la nacionalidad, del nombre correcto y de la edad del jugador; una copia del nuevo contrato laboral del jugador, una copia del acuerdo de traspaso y pruebas acreditativas de los pagos.

El Madrid fue el primero en dar su versión sobre lo ocurrido. El club blanco aseguró en un comunicado emitido este mediodía que ambos clubes llegaron a un acuerdo por el traspaso de los dos porteros; que el Madrid remitió los contratos a las 13.39 y que el Manchester los devolvió ocho horas más tarde, a las 21.43 (21.42 según el club inglés) con algunas modificaciones. El Madrid, según su comunicado, reenvió los contratos firmados De Gea y Navas a las 23.32. En su versión, el United asegura que sólo llegó el del portero español y sin firmar. Y añade: "A las 23.40, minutos antes de la hora límite, se hicieron más cambios en la documentación que pusieron en riesgo el acuerdo".

El Madrid asegura que el Manchester alcanzó un acuerdo con "los representantes de Keylor Navas a las 23:53 hora española y es a esa hora cuando se remiten los contratos al jugador para que sean firmados". Según el United, esto ocurrió a las 23.55.

Además de las firmas, para que los contratos tengan validez y los jugadores puedan ser inscritos en las ligas, los clubes tienen que insertar los datos de cada uno en un sistema informatizado de la FIFA, el llamado TMS. Sostiene el Madrid que el Manchester insertó en el TMS a las 00.00 los datos de la operación de David de Gea. Según el club inglés, en cambio, ellos insertaron los datos a las 23.58. Para adjuntar todos los datos en el TMS se suelen necesitar al menos 20 minutos, por lo que, la operación, para cerrarse, tendría que haberse empezado bastante antes.

La LFP no iba a abrir el plazo

La Liga de Fútbol Profesional (LFP), por su parte, aseguró esta mañana a este periódico que no iba a abrir el plazo para inscribir a De Gea como jugador del Real Madrid. Fuentes de la patronal explicaron que "el plazo terminó anoche y hay unas normas que son para todos y hay que cumplirlas". La LFP también afirma que "la FIFA no tiene potestad para ordenar la inscripción de un futbolista".

No es la primera vez que al Real Madrid y al Manchester United les sucede algo parecido, y también con el agente Jorge Mendes de por medio. En el mercado de invierno de hace dos temporadas, Siqueira iba a fichar por el Real Madrid porque Coentrao había llegado a un acuerdo con el Manchester United. La documentación en esa ocasión tampoco llegó a tiempo.

Real Madrid y Manchester United habían llegado a un acuerdo en la tarde de ayer para el traspaso del meta español. En la operación también entraba Keylor Navas. Con este panorama, clubes y jugadores quedan en una situación incómoda de explicar a ojos de sus aficionados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información